Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
6 Domingo Ordinario B (2006)
Textos de un Laico
10 febrero 2006
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La primera lectura (Levítico 13, 1-2.44-46) contiene el tema del leproso, “El leproso vivirá solo, fuera del campamento”.

Dice más en detalle que, “Cuando alguno tenga en la piel un tumor, una úlcera o mancha reluciente, y se le forme en la piel una llaga como de lepra será llevado al sacerdote… Se trata de un leproso, y el sacerdote lo declarará impuro… [y] llevará las vestiduras rasgadas, los cabellos revueltos y la barba rapada, e irá gritando: ‘¡Impuro, impuro!’. Mientras le dure la lepra, será impuro. Vivirá aislado y tendrá su morada fuera del campamento”.

• Para entender la lectura del Levítico, el evangelio de este domingo narra un pasaje (Marcos 1, 40-45) impresionante. Dice que “En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso y le suplicó de rodillas: ‘Si quieres, puedes limpiarme’. Jesús, compadecido, extendió la mano, lo tocó y le dijo: ‘¡Quiero, queda limpio!’. Inmediatamente le desapareció la lepra y quedó limpio”.

Es una imagen poderosa la que se produce colocando juntas a ambas lecturas. El leproso del Antiguo Testamento es aislado. Vive separado. Y debe anunciar públicamente su impureza. Pero en el Nuevo Testamento, las cosas cambian. El leproso puede ser curado de su enfermedad y reintegrado a la comunidad. Ya no vivirá separado.

Con facilidad puede adivinarse una especie de metáfora: el pecado nos aísla, nos separa y es Jesús quien trae el perdón. Jesús salva, inaugurando los nuevos tiempos. Las breves palabras de Marcos son impresionantes y desatan la imaginación: el leproso sabe de su enfermedad pero también sabe de Jesús.

Es un doble conocimiento, el de las faltas propias y el de la existencia de Jesucristo, a lo que añade una fe enorme diciendo, ‘Si quieres, puedes limpiarme’. Es ese conocimiento de Jesús el que le lleva a colocarse en sus manos y a decirle, “si tú quieres, yo sanaré”.

Eso es precisamente lo que nos llama a hacer el salmo responsorial de este domingo: “Perdona, Señor, nuestros pecados. Dichoso el que fue absuelto de su culpa y a quien se perdonó su pecado. Dichoso el hombre a quien el Señor no le tiene en cuenta su falta y en cuyo espíritu no hay engaño”.

El salmo mismo añade eso que hizo el leproso del evangelio: “Pero reconocí ante ti mi pecado, no te oculté mi falta; pensé: ‘Confesaré al Señor mis culpas’. Y tú perdonaste mi falta y mi pecado”. Poca duda puede haber del llamado de Jesús a cada uno de nosotros. Pide reconocernos como pecadores y así ponernos en sus brazos solicitando su perdón, gracias al que quedaremos sanos.

•La segunda lectura, de San Pablo (I Corintios 10, 31-33; 11,1) añade un paso a lo anterior. Nos habla de imitar a Cristo. Dice el apóstol: “Ya coman, ya beban, o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para gloria de Dios. Y no sean ocasión de pecado ni para judíos, ni para paganos, ni para la Iglesia de Dios; hagan como yo, que procuro dar gusto a todos en todo, sin buscar mi propio interés, sino el de los demás, para que se salven. Traten de imitarme, como yo imito a Cristo”.

Las tres lecturas consideradas en conjunto nos llevan a un mensaje muy claro: Jesús es nuestro salvador, gracias al que podemos reintegrarnos a su reino. Necesitamos el doble conocimiento del leproso del evangelio: sabernos imperfectos y pecadores y saber que en Jesús está nuestro perdón.

A lo Pablo añade una intención de conducta, imitar a Cristo para permanecer sin pecado. Es un llamado a una oración simple, salida de nuestro corazón, “Señor, soy un pecador. Si tú quieres, puedes sanarme”.


La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras