Tipos de ejecutivos que ejercen tipos de administración muy distintos. Un poco de humor de oficina para una clasificación de características de la administración.

Un estudio del Institute for the Study of Peculiar Management Practices, ISPMP, encabezado por Ludwig von Pfaffpfaff, arroja los siguientes resultados.

Se trata de una clasificación de los diferentes tipos de administración que las empresas practican. No son grupos excluyentes, dice el mismo von Pfaffpfaff, pues esos tipos de administración pueden presentarse combinados en muchas empresas.

Administración tipo Montessori

Un sistema ya conocido, pero que merece ser repetido. Dentro de él, cada miembro de la empresa hace lo que quiere, cuando lo desea.

Por ejemplo, el responsable de asuntos jurídicos interviene en labores publicitarias, o el gerente de almacén decide cambiar las políticas de contabilidad.

Todo el punto es dar libertad a las personas para hacer lo que quieran, sin límites ni restricciones.

Administración por crisis

Un sistema interesante, otro de los tipos de administración, que consiste en no tomar decisiones ni realizar acciones que prevengan problemas y crisis futuras.

Toda la administración de la empresa sigue trabajando como si nada cambiara en el entorno hasta que la crisis se presenta y entonces se preocupa de cómo enfrentarla.

Este sistema tiene la ventaja de proveer al ejecutivo con períodos de tranquilidad, en los que no hay estrés y puede jugarse golf un par de días a la semana. Al llegar la crisis, el ejecutivo siempre tiene la opción de salir de la empresa y entrar a otra en la que no exista crisis.

Administración por sí-logismo

Otro sistema basado en la ciencia (logos) de decir sí a todo, siempre que eso aplique a lo dicho por el superior inmediato.

Tiene el grave problema de impedir las contribuciones de empleados y tener una sola fuente de iniciativas, las del mandamás.

Pero, tiene la gran ventaja de dar una vida deliciosa, apacible y placentera al ejecutivo, pues su único deber es seguir las instrucciones superiores; no hay instrucciones, no hay trabajo y ya se puede salir al golf.

Administración por oratoria

Dentro de este sistema, sube en jerarquía aquél que mejor emplea sus dones verbales, siempre que ellas estén destinadas a ensalzar al superior máximo.

Suelen usarse expresiones como «gran visión», «enorme capacidad» y otras similares al hablar del superior, no importa que lo que haga y decida sea una reverenda estupidez.

Siempre hay para él los más grandes elogios, especialmente al jugar golf.

Administración por gemido

Este tipo de administración está sustentado en la queja asignada a factores externos ajenos al control propio.

Si bajan las ventas, esa realidad es causada por cuestiones como la situación económica, la actividad de la competencia, las tasas de interés, la falta de colaboración de los intermediarios, cualquier cosa antes que aceptar responsabilidades personales.

Administración por voto popular

Este tipo de administración consiste en la convocación infinita de reuniones en las que se da oportunidad a todos de sugerir acciones para tomar una decisión final que no cause el menor malestar en nadie.

Su objetivo es lograr un equipo ejecutivo en el que todos sienten que tienen razón y nadie es contradicho. Las decisiones, desde luego son tibias e inadecuadas, pero se tiene la ventaja de evitar frustraciones en los ejecutivos, quienes salen a jugar golf sin complejos.

Administración en pasillos

Consiste este sistema en producir las decisiones grandes del negocio en los pasillos y no en las oficinas, ni en las salas de reunión. Las reuniones se siguen realizando pero en ellas no se toman las decisiones.

Administración por caos

Consiste en una serie de decisiones diarias, numerosas, que tienen relaciones al menos ortogonales entre sí, muchas veces opuestas y contradictorias.

Es decir, carecen de relación al menos, son numerosas, y entre ellas casi siempre hay oposición lógica. La gran ventaja de este sistema es la novedad, pues el ejecutivo siempre tiene cosas diferentes que hacer, lo que es un gran tema de conversación cuando después del golf se toma una copa.

Administración por contienda

Este sistema, muy popular, consiste en guiar las acciones propias de cada ejecutivo por un criterio simple, el hacer lo contrario de lo que intenta realizar otro ejecutivo del mismo nivel.

Si alguien propone, por ejemplo, lanzar un nuevo producto, al menos uno de los ejecutivos hace todo lo posible por evitar ese lanzamiento. Estas peleas son una gran tema de conversación en el golf y permiten la formación de equipos rivales al jugarlo.