Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Adelanto Electoral
Eduardo García Gaspar
16 marzo 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Se ha dicho que las elecciones del pasado domingo en el Estado de México eran un adelanto de lo que podría suceder a nivel nacional. La aseveración es tan general como inútil, pero en esas elecciones sí hay indicios de posibles sucesos en julio de 2006. La más obvia y sobada de ellas es el abstencionismo. Predecible desde tiempo atrás, el abstencionismo fue alto.

Se calcula en alrededor del 60 por ciento, es decir, a la mayoría de las personas simplemente les importó un comino la elección de sus gobernantes. Lo posible de pronosticar para julio es un abstencionismo menor, quizá de un 50 por ciento o poco menor. La noticia es terrible para todo el país.

En cuanto a los votos totales, las cifras reportadas en el anuncio del día siguiente a la elección eran los siguientes, con casi la totalidad de los votos contados. PRI con 1,186,000 votos. PRD con 1,058,000. Y PAN con 920,000. La diferencia entre el mayor y el menor es de más de 260,000 votos, una diferencia grande, pero no exagerada en su proyección para la carrera presidencial, pues el Estado de México es de fuerte inclinación hacia el PRI.

Varios medios han hablado del efecto AMLO refiriéndose a la atracción de este candidato de presidencial. Creo que tienen razón. El candidato debe haber tenido un efecto positivo importante al darle unos 140,000 votos al PRD sobre el PAN. No hay duda del peso del candidato del PRD, al menos entre los votantes reales.

Regresemos al abstencionismo. Un periódico dijo al respecto que podía deberse a los escándalos políticos del estado y a la saturación electoral, pues en la entidad se “eligieron hace pocos meses al gobernador, ayer a diputados y presidentes municipales, y dentro de tres meses y medio votarán por presidente de la República, diputados federales y senadores”.

Palabras elegantes para expresar hartazgo electoral. Creo que esas elecciones, por tanto, nos dan tres puntos centrales como posibilidades. El más abierto es el del abstencionismo. Los candidatos no han prendido a los electores en la proporción esperada y parece mantenerse la tendencia de una participación decreciente.

El efecto neto de esto es que quien sea que sea elegido como presidente, lo será por una minoría, la minoría más grande, pero minoría al fin. Hay algo en la política mexicana que el ciudadano rechaza.

El segundo punto vendrá dado por las quejas y reclamaciones de acciones indebidas en las elecciones. Los reportes iniciales no son pequeños y a nivel de un estado no pasarán a ser mayores, pero a nivel federal en una carrera presidencial, esas acciones ilegales tendrán una repercusión enorme.

Si son lo suficientemente numerosas y descaradas, ellas servirán de causa para lo impensable. Eso impensable es el no reconocimiento de una derrota por parte de los perdedores en las elecciones. Sin ese reconocimiento, el panorama mexicano es temible, especialmente en caso de que el candidato del PRD pierda… recordemos que él ha dicho ya que es indestructible (una declaración quizá aún más aterradora en caso de su victoria).

Las irregularidades en las votaciones serán verdaderamente peligrosas.

El tercer punto es la perspectiva de una carrera presidencial cercana entre los tres grandes candidatos y lo que ella producirá sin remedio, una presidencia de escasa representación real. Si hay unos 9 millones de electores en ese estado y votó el 40 por ciento, tenemos a 3.6 millones, con el PRI obteniendo en números redondos 1.2 millones, es decir, el 33 por ciento de votantes y 13 por ciento del total de electores.

Dentro de todo esto parece estarse descubriendo un profundo desinterés ciudadano. Según una encuesta que escuché en la radio, la mitad de los mexicanos nunca hablan de política entre ellos, lo que es congruente con el abstencionismo de esta elección en el Estado de México. La brecha entre gobernantes y gobernados aparenta ser en verdad muy grande y esas son malas noticias para el nacimiento de la democracia en México.

La democracia mexicana, nacida en 2000 con un presidente que carece de visión, tiene riesgo de ser secuestrada por grupos alejados de los gobernados. La indiferencia de estos últimos son la mejor noticia para el dictador que quiera hacer realidad su sueño personal… nadie abiertamente le dirá que no.

POST SCRIPTUM

El candidato del PRD ha dicho que “… no nos van a hacer nada. Cuando se tienen principios e ideales, cuando no lo mueve a uno la ambición, el poder o el dinero es uno políticamente invulnerable, no quiero decir indestructible porque si no empieza el cuestionamiento, pero también, por qué no, políticamente indestructible”. Citado en El Universal (12 marzo).

Esta columna me valió un comentario que me elevó la certeza de mi análisis. Un lector escribió lo siguiente (sic para todo),

“a quien quiere seguir asstando con el petate del muerto; cual objetividad, seriedad en sus ya trillados articulos respecto a la izquierda, claro la que usted inventa como urresponsable……, pero no reconoce que el pueblo no se equivocara y que la victoria de AMLO ES YA INEVITABLE AUN CON SUS ARTICULOS, HAY QUE SER OBJETIVOS Y EXPRESAR SUS INTERESES DISFRAZADOS DE SUPUESTA OBJETIVIDAD, BUENO DE SEGURO CONTINUARÀ NO RECONOCIENDO QUE LA REALIDAD POLITICA, ECONOMIC AY SOCIAL DEL PAIS ES LA QUE LLAMA A ALGO DIFERENTE Y QUE SERA PARA BIEN DEMEXICO, HABRA INVERSION PRIVADA Y PUBLICA. MA SEMPLEOS, CONTINUARAN LA RELACIONES COMERCIALES CON EL EXTERIOR, ETC. Y LO MAS IMPORTANTE PRODUCIR RIQUEZA CON UNA MEJOR DISTRIBUCION DEL INGRESOAPALANCADO CON UNA MEJOR POLITICA PUBLICA…”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras