Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Algo Así Como la Mitad
Eduardo García Gaspar
25 agosto 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Supongo que la imagen del vaso medio lleno sea la más adecuada en estos momentos. Para algunos, el vaso mexicano está medio lleno y eso es causa de optimismo. Para otros, el mismo vaso está medio vacío y eso es causa de pesimismo.

Unos quieren seguir por el camino que creen que va llenando el vaso. Otros quieren cambiar el camino que piensan que está vaciando el vaso.

Supongo que en pocas palabras ésa sea la esencia de la discusión económica mexicana desde hace tiempo: irnos por el camino liberal y por la ruta socialista tradicional. El tema está cargado de emociones, dogmatismos y errores de análisis. Quizá lo siguiente ayude a encontrar una posición razonable. Comienzo por el principio.

En la actualidad la economía mexicana tiene cosas positivas y negativas. Lo positivo es la estabilidad monetaria, con una inflación muy baja, altas reservas internacionales y un tipo de cambio sin aspavientos. En otras palabras, hay estabilidad económica.

Pero, en la parte negativa, el crecimiento no ha sido satisfactorio, a pesar de que las cifras más recientes son muy aceptables. No es para desesperarse, pero tampoco para festejar.

En el segundo paso, la pregunta que debe plantearse es por qué no tenemos un resultado económico satisfactorio. No es malo, pero podía ser mejor. La respuesta con la que todos estarán de acuerdo es sencilla de plantear: en el país se han aplicado políticas económicas erróneas que no han permitido un crecimiento satisfactorio consistente.

El desarrollo estabilizador no era sostenible, el populismo causó crisis severas y desde los 80 se han aplicado políticas económicas erróneas.

Supongo que el párrafo anterior sea aprobado por todos, liberales y socialistas por igual, ya que critica a las políticas económicas gubernamentales en general desde los años 40 del siglo pasado hasta las actuales. Si todos estamos de acuerdo hasta aquí, el  paso siguiente es examinar qué tipo de políticas se han aplicado.

Durante los años 40 a 70, la etapa del desarrollo estabilizador, el común denominador de las políticas económicas fue el intervencionismo estatal, por ejemplo, prohibiendo el comercio exterior. Del 70 al 82, la intervención estatal se elevó enormemente, por ejemplo, con el gasto gubernamental desmedido y altísima inflación como consecuencia. Del sexenio de MMH hasta la fecha, los malos resultados acumulados indican lo mismo: políticas económicas erróneas. ¿Pero de qué tipo?

El meollo de la discusión es éste. ¿Qué tipo de medidas económicas ha aplicado el gobierno desde los 80?

Sabemos que no han sido las adecuadas, pero no hay acuerdo sobre el tipo de políticas tomadas. Unos sostienen que las políticas han sido liberales. Otros sostienen que han sido intervencionistas. Alguien debe tener la razón aquí, o al menos estar más cerca de la verdad. Exploremos esto más a fondo.

Viendo el panorama general desde los 80, es razonable que se han aplicado políticas económicas de ambos tipos y no sólo de uno.

Hubo liberalismo en la apertura comercial, pero ninguno en la promoción interna de negocios (no reforma fiscal, ni laboral, por ejemplo). Hubo liberalismo en la privatización de empresas, pero nada de eso en el ramo energético ni en la adjudicación de esas empresas que mantienen rasgos monopólicos, ahora privados. La ley “televisa” es una prueba de la falta de competencia liberal, igual que la pendiente ley de precio único de libros.

Lo menos que es posible concluir es que existe una mezcla de algunas medidas liberales en un ambiente de intervencionismo estatal mantenido. En mi opinión, prevalecen las políticas estatistas del pasado a pesar de la implantación de algunas medidas liberales.

Una evidencia en favor mío es la consistente opinión de la falta de reformas estructurales: si ellas no se han implantado es muy difícil afirmar que México es un país liberal. De hecho no lo es tampoco de acuerdo a las comparaciones internacionales.

Algunas personas sostienen que el liberalismo en México ha fracasado y que por esa razón debemos regresar al estatismo. Espero haber demostrado al menos que esa conclusión es  muy discutible, pues de liberal este país tiene lo que sus habitantes de suecos o finlandeses. No puede fracasar lo que aún no se ha aplicado.

POST SCRIPTUM

• Lo anterior implica que, por ejemplo, el análisis del ex candidato del PRD a la presidencia está equivocado de cabo a rabo. Él sostiene que las medidas neoliberales han fracasado en México, creyendo que este país es en realidad un país liberal. No hay evidencia que coloque a México al nivel del liberalismo que tienen, por ejemplo, Singapur, Irlanda o Hong Kong. Sobre la base de un diagnóstico equivocado es obvio que se tomarán decisiones erróneas.

• Esta gráfica, realizada años después, muestra que la tendencia a un menor crecimiento económico comenzó en el sexenio de Días Ordaz y fue agravada por crisis posteriores.

PIB MEXICO Crecimiento

México: Crecimiento PIB


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras