Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
AMLO Como un Lujo
Eduardo García Gaspar
6 noviembre 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Para nadie es una duda que México tiene un problema igual que el de muchas otras partes del mundo: nos falta crecer a tasas más elevadas, especialmente en las zonas del sur del país. Comprender esto no requiere gran seso. Pero decidir lo que debe hacerse es otra cosa,  tanto que suele realizarse lo opuesto a lo indicado.

Por ejemplo, en Oaxaca la calidad de la educación es mala, se tiene pobreza, no hay actividad industrial importante y demás. Para remediar la situación, los maestros hacen una huelga de meses, bloquean  la ciudad, anulan la actividad económica, cometen delitos… todo eso es exactamente lo opuesto a lo que debe hacerse para elevar el ingreso en Oaxaca. Literalmente lo contrario.

Si Oaxaca tuviera el ingreso per cápita de Suiza, podría darse el lujo de esa huelga y otros muchos más. En Oaxaca, lo que hacen los maestros y la APPO son lujos que no puede darse el estado ni el país. Lo mismo sucede con otro personaje que vuelve a salir a la luz pública, AMLO. Después de nombrar a las personas que ocuparán los puestos de su gabinete, una nota de un periódico de la Ciudad de México añade información importante.

Se reportó que ese presidente alternativo defenderá a la gente, presentará iniciativas de ley, propondrá políticas de desarrollo social, saldrá en defensa de los intereses del pueblo. Hasta aquí no hay problema. Eso es lo que dice hacer todo político. El lujo que no podemos darnos es lo dicho por ese gobierno alternativo: en caso de no hacer lo que él diga, se harán movilizaciones sociales.

Dice la nota que “habrá movilizaciones sociales cuando se intente consumar un retroceso en la vida pública del país, o se ponga en riesgo cualquier conquista social o cuando se cometa un atropello a los derechos humanos y políticos de los mexicanos”. La expresión “movilización social” es una patente de corso que permite cometer delitos amparados por el número de manifestantes.

El lujo que no podemos darnos es AMLO y sus sueños de poder. Es demasiado caro pagar el costo que él significa para el país. Es un obstáculo que impide el desarrollo, que causa pobreza. Los delirios de poder de él y sus acólitos son de verdad un lujo enorme, el que pagarán millones de personas por no salir de la pobreza y por el no crecer tanto como se puede. Es similar al caso del estado de Nuevo León.

Allí, su gobernador se ha dado un lujo: la celebración de un foro de culturas, el mismo que fracasó el Barcelona. Desde luego, el placer del gobernador no lo paga él, sino los contribuyentes, lo que hace doble a ese placer. Son lujos que no podemos darnos. Y lo que propongo es que igual que ese foro, AMLO es un lujo de aún mayor precio, no diferente a gastos excesivos de viajes de diputados, o de fortunas ilegales de nuestros políticos.

Si algunos de ellos tienen tres departamentos en Miami, dos en París y otros más en playas mexicanas, todo sacado indebidamente de sus puestos gubernamentales, AMLO representa cien, mil, veces eso y más si es que pudiera contabilizarse. Las cifras más escandalosas de corrupción presidencial, quizá dadas en tiempos del populismo, parecerían modestas comparadas con lo que AMLO le cuesta a los mexicanos.

Piense lo que Oaxaca ha costado en caída de ingresos a sus habitantes, en dinero desperdiciado y proyecte esas cifras a la amenaza de AMLO: si no se hace lo que él quiere se realizarán movilizaciones sociales. Y sus costos serán pagados por los mexicanos en dos terrenos: disminución de sus ingresos y pérdida de oportunidades. AMLO es como un rey Midas al revés, lo que él toca pierde valor.

Lo que AMLO hace ahora es cobrar a la sociedad por no haberlo elegido presidente y la factura es la más grande jamás pagada por este país a persona alguna: es un chantaje como ninguno se ha dado en la política mexicana. Si no se hace lo que AMLO apruebe, entonces hará movilizaciones sociales. Las movilizaciones sociales tienen un costo, como lo demuestra Oaxaca: mayor pobreza y miseria.

Estamos por tanto en presencia de un hecho insólito. Se trata de un intento de secuestro de millones de mexicanos por parte de unos pocos que nos amenazan con imponer por la fuerza sus ideas y en caso de negarnos, emplear la violencia. Son lujos que no podemos darnos.

POST SCRIPTUM

• La nota periodística usada es de El Universal del 4 de noviembre.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras