Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aparador del PRI
Eduardo García Gaspar
21 febrero 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Visto muy esquemático, el asunto del ahora ya bautizado como “gober precioso”, de Puebla, Mario Marín muestra abiertamente: varias grabaciones telefónicas, clandestinas, que en resumen ilustran una relación indebida entre el ejecutivo estatal y un empresario de poder tratando un castigo gubernamental dirigido a una periodista que había publicado revelaciones deshonrosas para el empresario.

La exhibición es absoluta (aunque falta demostrar técnicamente la autenticidad de las voces y que no ha sido negada por terceros; un periódico supuestamente probó la autenticidad). La situación a abierta. Un millonario tiene un problema con una periodista. Pide la ayuda de su amigo el gobernador.

Éste distorsiona su función e invade el terreno de otro poder, ordenando un arresto indebido. En agradecimiento por el favor, el empresario promete enviar dos botellas de cognac. Las grabaciones corren como reguero de pólvora.

Y los medios mexicanos reproducen las grabaciones que muestran a un gobernador soez, vulgar, manipulador, vendido y abusando de su poder. Se pide su dimisión. El gobernador niega todo.

Muy poco tiempo después, se reporta que la Cámara de Diputados exhorta al gobernador y a la procuradora estatal a separarse de sus cargos mientras se realizan las investigaciones sobre el caso de la periodista Lydia Cacho, que es la afectada.

Pero resulta que en el Senado, PRI y PVEM “revientan” la sesión cuando se discutía el caso de Marín y así se exhibe de nuevo el PRI, ya no sólo con su gobernador en Puebla, sino como partido que prefiere proteger a los suyos por encima de lo lógico.

Total que el PRI termina otra vez colocado en un aparador que lo exhibe como un club de personas de baja ralea. Es realmente ver a Montiel y a Marín, del PRI, siendo protegidos y abrazados por el resto de los miembros de ese partido. Las realidades están abiertas para todos. La libertad de prensa está amenazada por autoridades estatales, no federales. El ejecutivo estatal viola la división de poderes y su poder judicial accede.

Un millonario influye en política con dádivas. Y el partido de los 70 años en el poder se cierra totalmente protegiendo a sus miembros. Esto último es como un fumble en la yarda uno: De haber ido legalmente en contra de ese gobernador de su propio partido, el PRI habría ganado una credibilidad enorme y ayudado a su candidato a la presidencia.

Ni modo, perdieron la oportunidad y en el aparador están frente a todos los mexicanos como una asociación auto-protectora de sus mismos miembros, como como un partido político. Es como un boxeador que en la pelea por el campeonato se golpea a sí mismo, dando ventajas a su contrincante.

Miopía de la real y una ayuda considerable a los otros dos candidatos. Un caso que quedará para la historia de idiotez política. Hay en esos eventos tres vertientes dignas de una segunda opinión y sobre las que vale la pena el especular.

Los hechos son estatales, no federales. Parece como si la podredumbre política se hubiera trasladado de lo federal a lo estatal, o bien que nacionalmente se descubre lo que todos en cada estado saben de sus gobiernos. No hace mucho en un periódico del norte se descubrieron micrófonos ocultos, supuestamente colocado por las autoridades estatales.

Los estados son ahora los exhibidos. En Nuevo León, por ejemplo, corren rumores de enormes suciedades en su gobierno sustentados en mayor deuda y demasiado gasto. La podredumbre estatal es una de las vertientes. La otra es la miopía del PRI. Más errores no pueden cometerse: Montiel, con una fortuna de alta sospecha, es cobijado por autoridades en manos del PRI.

Y la misma historia se repite con Marín. Todo en medio de una competencia electoral en la que su candidato está en tercer lugar. Podían haber ido contra Montiel y Marín, pero optaron por no hacerlo y eso crea aún más sospechas de carroña interna. Sólo los iguales se protegen entre sí, debe pensar mucho del electorado, lo que pega al PRI y le hará muy tentadora la aplicación de su know-how de fraude electoral en julio próximo, como medida desesperada.

En el aparador de la corrupción el PRI es líder absoluto, pero los otros partidos también han sido afectados. El PRD tiene videos que muestran dólares abundantes con personas allegadas a su candidato y el PAN tiene el bochinche de los hijos de la primera dama. Este aparador es un golpe a todo el gobierno mexicano y produce una pérdida generalizada de autoridad moral… quizá elevando el nivel de abstencionismo.

POST SCRIPTUM

Supongo, por tanto, con buena base que la percepción generalizada de los electores mexicanos es que su gobierno está formado por personas corruptas en serio, más allá de toda proporción, especialmente la gente del PRI. No creo que sea realista esperar que un gobierno así percibido ayude a promover la formación de ciudadanos ejemplares. De hecho será todo lo contrario.

El viernes 17, el Universal reportó a Marín diciendo que

“Esta es un historia a la que le faltan muchos capítulos. Soy víctima de intereses electorales, que no tenían como objetivo a los poblanos, sino sólo aprovechar la situación con fines políticos”. El periódico también reportó que Marín “no pedirá licencia, pues dijo que no puede ser sancionado antes de que se le haga un juicio; negó tener participación en actividades ilegales y descartó que le sean retirados sus derechos políticos”.

En cuanto a la marcha de apoyo a Marín, la misma nota señala que “Personal sindidalizado del ayuntamiento y del estado denunció esta mañana amenazas de despido en caso de faltar a la manifestación que algunos sectores organizan en apoyo a Mario Marín… transportistas del estado indicaron que se les amenazó con retirarles sus concesiones en caso de faltar a la manifestación” de ese día por la tarde.

Por la tarde del mismo día, Grupo Reforma reportó que “Acompañados de funcionarios locales, más de 10 mil personas marchan en Puebla en apoyo al Gobernador Mario Marín por el caso Lydia Cacho”.

El sábado 18, por la mañana, El Universal reportó que “… Mario Marín, planteó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación… investigue su presunta participación en conversaciones telefónicas en las que se revela un supuesto acuerdo para encarcelar a la periodista Lydia Cacho”.

Y por la tarde, el mismo periódico señaló que “Se deslinda Madrazo de Marín. Señala el candidato presidencial del PRI que la SCJN debe investigar el presunto contubernio entre el gobernador de Puebla y el empresario Kamel Nacif ”.

El domingo 19, el mismo periódico señaló que Marín, el gobernador de Puebla ha dicho que él “… es un hijo del pueblo y nadie lo va a quitar (del cargo), salvo el pueblo… [las acusaciones son] una infamia no sólo contra mí, sino contra todos los poblanos”.

El 23 de febrero, por la tarde, El Universal reportó que

“A puerta cerrada, la diputación federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) acordó, a petición de legisladores del estado de Puebla, que el coordinador Emilio Chuayffet hiciera un extrañamiento, en privado, al también diputado Pedro Ávila, por la crítica que hizo el martes pasado desde la tribuna al gobernador de Puebla, Mario Marín Torres”.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras