Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Brecha de Ingreso
Eduardo García Gaspar
10 octubre 2006
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


No son pocas las personas que movidas por intenciones loables cometen un error. Me refiero a quien con gran inquietud ve la realidad de personas que gozan de muy grandes ingresos y la compara con otra realidad, la de personas con muy escasos ingresos. La comparación es tan llamativa que roba la atención y no deja ver el verdadero problema.

El real problema es la existencia de personas con bajos ingresos, no la existencia de personas con ingresos mayores. Estos ya dejaron de ser un problema y gozan de ingresos altos o medios. La atención debe ser puesta en quienes tienen ingresos bajos, especialmente los de ingresos muy bajos, la pobreza extrema.

El punto bien vale una segunda opinión porque cuando el tema se enfoca de manera equivocada, la solución a aplicar será también errónea. Debe ser claro que quien opta por ver la brecha de ingresos tenderá naturalmente a quererla reducir y seleccionará políticas  gubernamentales distributivas.

Por ejemplo, muy altos impuestos a los mayores ingresos y gasto social. Creyendo eso, es lógico que se apliquen medidas distributivas.

Pero si el tema se enfoca de otra manera, entendiendo que el problema es uno de ingresos bajos en un segmento de la población, se tiende a solucionar el problema de otra forma muy distinta: tratando de elevar el crecimiento general de la economía y aplicando programas muy dirigidos a la atención de la pobreza extrema, sin medidas redistributivas mayores.

Son dos enfoques muy distintos y reflejan la diferente mentalidad de socialistas y liberales. El socialista centra su atención en la brecha de ingresos y quiere aplicar políticas distributivas. El PRD es un ejemplo de esta forma de ver las cosas (me refiero al real PRD, no a AMLO).

El liberal pone su énfasis en la prosperidad general de la población y aplica medidas muy dirigidas a atender a la pobreza extrema. No creo que haya en México un partido que abiertamente sostenga esto, aunque quizá el PAN y Nueva Alianza lo sugieran.

Mi punto es simple. Ver brechas de ingresos es un análisis muy llamativo, pero erróneo. Un ejemplo simplificado: un país con dos habitantes, uno gana un peso al día y el otro, mil; la diferencia es extraordinaria, pero es la misma que se daría proporcionalmente si un habitante gana mil pesos al día y el otro un millón. En el primer caso hay un problema de pobreza en una persona, pero no en el segundo.

El problema es hacer que quien gana un peso al día gane más. No es hacer que quien gana mil pesos al día gane menos. A lo que debo agregar dos ideas sobre las reacciones que algunos lectores suelen tener cuando escribo sosteniendo ideas que tienen la apariencia de ser contrarias a lo políticamente correcto.

Primero, presupongo que la riqueza obtenida ha sido obtenida de manera honesta y sustentada en esfuerzo personal y, por ende, no defiendo la riqueza obtenida por medios deshonestos. Una vez aclarado eso, voy a la segunda consideración, que es algo más compleja.

Suele pensarse que la pobreza de unos es causada por la riqueza de otros, que hay una relación de causa-efecto entre ricos y pobres. La noción es creída por algunas personas aún hoy en día, en la mayoría de los casos que conozco, de manera inconsciente. Se cree que el alto o mediano ingreso de una persona le ha sido quitado a quien tiene ingresos bajos. La realidad es que esto es falso, totalmente falso, a menos que se trate de un robo.

En un robo, la suma de beneficios es cero. El daño que me causa un robo es igual al beneficio que recibe el ladrón. Pero en un intercambio voluntario la suma de beneficios siempre es positiva, pues las dos partes se benefician. En otras palabras, los grandes ingresos de unos no son causa de los bajos ingresos de otros.

Sin embargo, es más fácil entender lo primero que esto último, cosa que por ejemplo, fue aprovechada en muchos de los discursos de campaña electoral en México, los que suponían que la pobreza de unos es causada por la riqueza de otros. Es un contagio de la idea marxista de la explotación del trabajador.

Por mi parte me quedo con una idea: la mejor forma de resolver la pobreza es sostener un crecimiento económico sólido y prolongado, con programas muy dirigidos a la pobreza extrema que eleven la productividad de esas personas.

POST SCRIPTUM

• El lector atento habrá notado que la suma de beneficios en un robo no necesariamente es cero. Puede ser negativa en el caso de que el daño que se sufre al ser robada una computadora puede ser mayor que el beneficio que recibe el ladrón al vender la máquina. O cuando me es robado un gran recuerdo familiar de escaso valor monetario.

• Cuando recibo comentarios de lectores que se refieren al problema de la pobreza, la mayoría de ellos hacen referencia a las brechas de ingreso y, por tanto, sugieren acciones que disminuyan la brecha. El error es grave.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras