Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Candidatos comparados 3
Leonardo Girondella Mora
5 abril 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Análisis
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta la tercera entrega de Leonardo Girondella Mora, en la que analiza a los candidatos principales a la presidencia mexicana. La primera de esas entregas Candidatos comparados 1 analizó las propias palabras de ellos en el tema de la diferenciación de su gobierno y la forma de medir sus logros.

En la segunda Candidatos comparados 2 se analizó lo dicho por los candidatos en relación al principal problema económico mexicano. En esta tercera entrega, Girondella examina el medio ambiente que rodea a todos los candidatos en las próximas elecciones.

CANDIDATOS COMPARADOS 3

La intención de este análisis breve es proveer un contexto de las circunstancias que rodean a las elecciones presidenciales mexicanas. Para facilidad de lectura las he dividido en partes, cada una bajo un subtítulo.

Más allá de la elección de un presidente

La parte más visible es el duelo de campañas entre tres candidatos centrales —pero es necesario ver que se elegirán la totalidad de los senadores y diputados, el otro de los poderes gubernamentales sujeto a elección, y de cuyos resultados mucho depende. Además, está al elección de 6 gobernadores (contando al DF, más sus delegados) y unos 600 presidentes municipales.

La situación mexicana actual, en la que el antiguo poder presidencial ya no existe, obliga a examinar las elecciones del legislativo, el que es actor político de primer nivel con consecuencias naturales —la más obvia de ellas será la imposibilidad práctica de que el futuro presidente realice una reforma constitucional.

La otra consecuencia que se ha visto en la presente administración es la suspensión de reformas y modernizaciones, por falta de acuerdos entre legisladores y rechazos prácticos a la presidencia. La anticipación más probable del futuro es que no exista mayoría partidista entre legisladores. La gran variable, por tanto, tan importante como la elección del presidente es la formación de alianzas en el legislativo —y una interrogante mayor, en caso de perder de nuevo el PRI, ¿qué harán sus diputados y senadores?

El PRI es el partido con mayores repercusiones posibles en el legislativo por la incertidumbre de su reacción y será blanco de intentos de atracción por el que resulte presidente, si es que no es del PRI.

Aún todo puede pasar

Mi percepción de las encuestas que conozco desde el año anterior me muestra dos aspectos generales: 1) Las brechas de mediados de 2005 han tendido en general a cerrarse entre los tres principales candidatos. 2) Dentro de ese acercamiento de preferencias electorales, la diferencia de puntos ha favorecido consistentemente hasta ahora al candidato del PRD —las últimas encuestas que recuerdo exhiben variaciones sobre el tema de un tercio de votantes para cada candidato.

Y más aún, las encuestas de marzo revelan que la brecha es nula entre los dos punteros. Algunas personas sin mucha justificación, hasta hace unos pocos días al menos, habían aceptado la idea de una superioridad inalcanzable del candidato del PRD, un fenómeno para el que no existe base sólida ante las nuevas encuestas —y, además, en marzo de 2000, el candidato del PRI aventajaba a Fox por una cantidad similar a la que hasta hace poco tenía en primer lugar al candidato del PRD. Serán las cifras de mayo las que muestren si la situación se mantiene o no y aún así todo es posible.

Los candidatos atraen a perfiles más o menos claros de voto duro

El candidato del PAN atrae desproporcionalmente a personas urbanas, clase media hacia arriba, que votaron por Fox y otros candidatos panistas —casi lo opuesto del candidato del PRD que atrae más que proporcionalmente a personas rurales, de clases bajas y que han votado consistentemente por el PRD y sus candidatos.

El candidato del PRI en este sentido es más universal, con menos desproporciones entre segmentos, aunque obviamente debe ser atractivo a personas que consistentemente votan por el PRI. Regionalmente es admitido que las zonas del norte y centro son los territorios de PAN y PRI —mientras que el PAN es débil en el sur, donde el PRI tiene buena presencia.

El PRD es un partido de presencia en el centro sobre todo, pero también en el sur. Por otro lado, esos tres candidatos son los más conocidos, pero uno de ellos tiene un problema serio —el candidato del PRI tiene índices grandes de rechazo, muy superiores al de los otros dos.

Tres grandes segmentos con capacidad de decidir la elección

Es usual que se piense en dos segmentos como factores claves para decidir la elección —yo he añadido un tercero:

1) El llamado voto duro de los partidos principales —esos que consistentemente votan por uno de los tres mayores. El ranking de los partidos es el lógico: PRI, PAN, PRD.

2) Los independientes o volátiles —esos que no tienen preferencia partidista y quizá tiendan a votar más pensando en las personas, no en sus partidos.

3) Los abstencionistas —esos que consistentemente no votan y cuya motivación principal para hacerlo es el sentimiento de un peligro latente en las elecciones.

De lo anterior saco una conclusión abierta y conocida —el candidato del PRD es quien más depende del voto más volátil. Pero también otra conclusión que no he visto en otras partes: existe y es muy poderoso ese tercer segmento, el de los abstencionistas, a quienes no mueve la política, sino la percepción de peligro nacional —si este segmento percibe un riesgo grave para México, saldrán a votar y su voto será decisivo.

Clima de violencia electoral

La violencia tiene dos aspectos:

1) La virulencia de los ataques de campaña —es el crecimiento de los ataques normales de campaña a acciones de mayor resonancia, incluyendo la posibilidad de choques entre partidarios de dos o más candidatos. Es mi impresión que la temperatura se está calentando más y más

2) La violencia en inseguridad —son los asesinatos, principalmente relacionados con crimen organizado y ataques a periodistas u oficiales del orden. Los datos reportados indican una elevación sustancial. Cuanta mayor sea la violencia, menos legítima aparecerá la elección y más riesgos nacionales se producirán —riesgos de contagio de violencia.

Perfiles de reacción de cada candidato ante su derrota

De los tres principales candidatos, dos de ellos tienen perfiles que permiten concluir algo al respecto de sus posibles reacciones en caso de ser perdedores —estimo que el candidato del PAN no represente un riesgo significativo aquí, pero sí los otros dos:

1) Ha sido mencionado con insistencia que el candidato del PRD no sabe perder —ha habido muchos comentarios al respecto. Eso hace pronosticar que no reconocerá su derrota y que en ese caso realizará movilizaciones violentas de sus partidarios, las que se darán en el centro del país, especialmente en la capital. Podrá aparecer públicamente la izquierda rabiosa.

2) También ha sido mencionado que el candidato del PRI, en caso de percibir perdida la elección, hará uso de los fraudes electorales que son conocimiento especializado de su partido —las irregularidades y las reclamaciones producirán un estado de incertidumbre en el reconocimiento del ganador. Naturalmente, si el PRI gana y se dan quejas de irregularidades, habrá marchas de apoyo al mismo tiempo que marchas de protesta, en las mismas ciudades y simultáneamente.

Conclusión

De lo anterior, se desprenden los siguientes puntos:

• Todavía nada hay seguro para ninguno de los tres candidatos principales. Todo puede pasar.

• Las proporciones de elecciones de legisladores son tan importantes como las de presidente y el escenario más probable es el del mantenimiento de cámaras sin dominio claro de ningún partido —al menos en el arranque de la nueva administración.

• Las variables que pueden alterar la tranquilidad de la votación son la irascibilidad de uno de los candidatos y la máquina de fraudes de otro, en medio de posible violencia creciente causada por el crimen organizado y los ataques de campaña.

El mayor peligro es la existencia de una probabilidad real de desestabilización política causada por el no reconocimiento de derrotas electorales por parte de los perdedores en la carrera presidencial.

NOTA DEL EDITOR

• En octubre de 2005 ContraPeso.info publicó Escenarios Políticos Mexicanos 2005-2012. Con satisfacción reportamos que siguen siendo válidos mostrando tres posibilidades consistentes con los sucesos hasta esta fecha.

• Una obra de Greenfield, Jeff (1980). PLAYING TO WIN : AN INSIDER’S GUIDE TO POLITICS. New York. Simon and Schuster. 067124762X, será muy útil para comprender el estado mental de los candidatos durante una elección. Un resumen de su idea central aplicada a México se encuentra en Greenfield, México y elecciones en 2006.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras