Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dolarizar México
Santos Mercado Reyes
20 enero 2006
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Cuando iniciaba la década de los 80 cada vez que cobrabas tu sueldo tenías que correr a la tienda pues los precios aumentaban de un día para otro y a veces el precio de la tarde  era mayor que el de la mañana. Eran los tiempos del keynesianismo puro.

Aún en el régimen de Miguel de la Madrid la inflación llegó a poco más de 160%. Algunos ahorradores brincaban de alegría pues los bancos estaban dando “altas tasas de interés” pero cuando recibían su dinero aumentado, alcanzaba para comprar menos que cuando lo metieron al banco, se sufría “ilusión monetaria”.

La gente que tenía sus ahorros en el banco y no hacía movimientos, prácticamente perdieron todo. El dólar, por supuesto, sufrió los efectos y su valor aumento desmedidamente. Aquellos que tenían deudas en monedas extranjeras buscaban el árbol más alto para colgar sus cuellos.

En realidad, la historia de la inflación galopante en México empezó en 1972, cuando entró el presidente comunista Luis Echeverría Álvarez. Echó abajo lo poco que había logrado su antecesor, Gustavo Díaz Ordaz. Tanto Echeverría como José López Portillo abrazaron la peor política monetaria que puede seguir un país. Pero veamos con más detalle qué hicieron.

Echeverría y Portillo estaban decididos a construir un gobierno fuerte capaz de resolver los acuciantes problemas de la sociedad. Querían acabar con la pobreza, la marginación, el desempleo, el atraso, la falta de escuelas, hospitales,  etc. ¿Acaso no era un objetivo noble? ¿Dónde estuvo el error? En efecto, el objetivo era bueno, no lo vamos a cuestionar. El problema fue el “método”.

Ambos presidentes, educados en la UNAM, odiaban el sistema capitalista, el mercado, la iniciativa privada. Luego, quisieron abrazar el método  comunista, al estilo de Fidel Castro. Es decir, que el gobierno sea el hacedor, el artífice, el líder que administra los recursos de la sociedad. No me referiré a todas las políticas que implementaron, aunque hay que estudiarlas porque México está en alto riesgo de repetir la historia.

Sólo mencionaré  que estos presidentes que se creían dioses, se dieron cuenta que tenían en su poder una maquinita impresora.

Bastaba meter papel periódico y sacar billetes. Podían producir todo el dinero que quisieran para contratar más empleados en el gobierno, inventar nuevas secretarías, escuelas, universidades, etc. Como dice Milton Friedman “bastaba poner a trabajar la máquina impresora horas extras”.

Esta creación de dinero (también se le llama señoreaje) tuvo efectos terribles en la economía, peores que una guerra. Los precios aumentaron cada día, el dólar subía constantemente, se devaluó el peso, los comerciantes no podían calcular costos y muchos quebraron, los inversionistas extranjeros prefirieron huir hacia países con menos locuras  monetarias, el desempleo creció, la pobreza se extendió.

Con este desorden llega Miguel de la Madrid. No podía echar a la calle a millones de burócratas que habían sido contratados por los dos presidentes comunistas (Echeverría y Portillo) y por un buen tiempo tuvo que dejar prendida la máquina de hacer billetes. Le tocó a Carlos Salinas de Gortari aplicar mano dura a la política monetaria. ¿Qué hizo?

Muy simple, casi destruyó la maquinita de hacer billetes. El ritmo de impresión bajó mucho y gracias a eso, la inflación  se redujo de 160% a 7 u 8%. Con Vicente Fox, así de rancherote como lo ve, ha tenido el buen tino de usar muy poco la máquina de hacer billetes y gracias  a eso podría recibir una medalla por tener la mejor política monetaria en cien años.

No tengo elementos para garantizar que el próximo presidente de México mejorará la política monetaria de Vicente Fox. Sé que si López Obrador o Roberto Madrazo llegan al poder, no les temblará la mano para darle velocidad a la maquinita de hacer billetes, me baso en su desprecio al neoliberalismo. Así que deberíamos  preocuparnos por crear  un escudo que proteja a la economía mexicana.

No basta darle autonomía al Banco de México que es quien decide si crea más dinero o no. Tendría que imponerse una ley que prohibirá explícitamente crear más dinero. Es decir, México tendría que destruir su máquina de hacer billetes a fin de garantizar inflación cero, devaluación nula y moneda fuerte.

Bueno, para que no diga usted que soy muy drástico. La máquina de hacer billetes sólo debe servir para reponer los billetes viejos o para fraccionar, es decir, quemar un billete de cien pesos y producir cien billetes de un peso. Y cuando digo “quemar” lo digo en sentido literal pues de esa manera se logra mantener una cantidad de dinero fija en la economía.

Únicamente la regla de “stock monetario fijo” es lo que permite que la moneda sea dura, no pierda valor, no genere devaluaciones ni pérdida de poder adquisitivo. Es muy difícil que los economistas keynesianos, formados en nuestras universidades públicas, entiendan la idea del “Stock Monetario Fijo” pues desconocen las ideas de la Escuela Austriaca de Economía.

Luego, dadas las condiciones,  le tengo otra propuesta mejor: hay que dolarizar la economía mexicana.  Por favor, antes que me mande a la hoguera o me empiece a cantar el Himno Nacional, déjeme explicarle: Dolarizar la economía mexicana no quiere decir que cometamos los desatinos del gobierno argentino (Carlos Menem).

Simplemente hay que dar curso legal al dólar para circule libremente en el país y que la gente comercie, pague impuestos, salarios, deudas, etc. con el peso mexicano o con el dólar indistintamente. De esta manera, si el nuevo gobierno adoptara políticas monetarias irresponsables (señoreaje) la gente se refugiaría en el dólar y desecharía el peso mexicano. Pero si el próximo gobierno mexicano siguiera la norma de “Stock Monetario Fijo” usted observará que el peso mexicano será bien recibido en Estados Unidos, en la Unión Europea hasta en  China.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



4 Comentarios en “Dolarizar México”
  1. José Carlos Daza Velázquez Dijo:

    No por favor… deveras no por favor ¿dolarizar México? ¿entregarlo ya todo de una vez? con todo respeto: NO POR FAVOR

  2. Jesus Rodriguez Dijo:

    es muy buena idea, la idea es que las dos monedas esten en circulacion, y con el tiempo una de las dos nos dar ala razon.

  3. josue Dijo:

    no se trata de entregar todo al extranjero, sino cambiar nuestra moneda por otra mejor, el dolar, claro està, con esto se tiene romper con la ley obsoleta en cuanto a las tierras, como es y es que deben desaparecer la figura de los ejidos, para que exista otra forma de ver la existencia. digo a lo mejor no sea asi, pero habrìa que intentarlo, la ventaja serìa en màs cercanìa con los E:E:U:U. y muchos mas turismo, y creo 100% en un canal que atraviese tabasco mexico hasta chiapas, pero esto se debe lograr con inversiòn. y la ùnica forma es èsta.

  4. enrique Dijo:

    para nada seria una buena idea la de dolarizar mexico, mejor a ponernos a trabajar para crear una moneda fuerte que sea igual o más poderosa que el dolar… o como estados unidos logró crear una moneda tan fuerte? me encanta como hay personas que poco a poco quieren entregar el pais, pequeños SANTANITAS de nuestra actualidad…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras