El mercado de bebés y la posibilidad de su diseño por encargo. Estas son las ideas examinadas en las siguientes dos columnas.

.

Una idea de Kevin Schmiesing. Agradecemos al Acton Institute el gentil permiso de reproducción. El título original es «The Baby Market»

El mercado de bebés de diseño

“Provee un servicio muy deseado. Estamos haciendo felices a las personas”.

De esta manera justifica el doctor Jeffrey Steinberg, director médico de Fertility Institutes, la práctica de selección de embriones por sexo, de acuerdo a un artículo de la AP del 20 de septiembre.

En otras palabras, mientras la gente lo quiera, alguien debe venderlo.

Una encuesta reciente —la primera de su tipo en EEUU— encontró que casi la mitad de las clínicas de fertilidad en ese país permiten a los padres seleccionar a los embriones de acuerdo a sexo, y que 9% de las peticiones resultaron en esa selección.

Por su parte, China e India están ya enfrentando dificultades producidas por décadas de selección de sexo por medio del aborto. Los hombres superan a las mujeres por amplio margen.

Esa práctica, que habría aparecido tabú en Occidente, ha mostrado ser ahora común. Los abortos suceden más pronto en el proceso y (quizá) no existe una preferencia significativa de niños sobre niñas, pero esas no son diferencias esenciales.

Uno estaría tentado a decir que este es un paso más en la dirección de la existencia de un «mercado de bebés», en el que los padres seleccionan y escogen los rasgos que quieren o que no quieren en sus hijos, pagan a los técnicos sus honorarios y regresan felices a casa.

Pero no puede decirse que este inquietante suceso se trate de «un paso más» en esa dirección —ya llegamos allí.

Hace 15 años, Juan Pablo II escribió que «Existen importantes necesidades humanas que escapan a la lógica (del mercado). Hay bienes que por su propia naturaleza no pueden ni deben ser vendidos ni comprados» (Centesimus Annus, n. 40).

La prisa en convertir en mercancía todo bien humano, lejos de ser prevenida por las palabras del pontífice, ha continuado realizándose.

Cuando yo estada en la universidad hace una década, había anuncios en el periódico del colegio solicitando donadoras de óvulos. Usualmente, especificaban el tipo de donadora que se tenía en mente: blanca, bien parecida, de alto Coeficiente Intelectual.

En julio de este año, la British Human Fertilization and Embryology Authority otorgó permiso a un centro de fertilidad para pagar a las mujeres por los óvulos que necesitaban para realizar una investigación. Antes, los investigadores dependían de óvulos donados.

Estos dos pequeños casos demuestran que el mercado para el cuerpo de las mujeres tiene dos facetas: sexo y fertilidad. Puede predecirse que el patrón del último siga el del primero.

Las mujeres con familias, amigos y otras opciones de soporte financiero no venderán su fertilidad al postor más alto, como tampoco estas mujeres son generalmente las que venden sus cuerpos en las calles.

La dignidad de hombres y mujeres es mantenida por la sexualidad intrínseca dentro de una relación de amor. Cuando esa relación es separada y se crea un mercado para ello, las oportunidades de explotación crecen.

Suena cada vez más anticuado, pero solía ser que los bebés eran concebidos por actos de amor entre sus padres y eran bienvenidos al mundo por ellos con gratitud (o al menos, en  circunstancias menos ideales, aceptados como la responsabilidad que los niños significaban, por ser después de todo su propia sangre).

La idea del hijo como un don está sujeta a presión creciente para ser visto como una alternativa y a veces bajo nociones conflictivas de derecho, carga, o bien de consumo.

Los deseos de los padres de salud, belleza y talento en los hijos son perfectamente comprensibles. Pero es una urgencia llevada demasiado lejos cuando los rasgos «menos deseables» en los niños son desechados en la etapa embriónica.

La implicación es que un cierto niño no es merecedor de amor y aceptación, a menos que llene un perfil imaginario.

El mercado es una cosa admirable. No hay instrumento mejor para la medida de la productividad humana y el aprovechamiento del ingenio para las necesidades humanas.

Pero sus ventajas se vuelven perniciosas cuando cubre a bienes humanos que nunca debieran haberse reducido a términos monetarios. La idea de un «mercado de bebés» nos debe ser repulsiva. Que exista ya uno debe causarnos alarma.


.

Una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Conoze.com el amable permiso de publicación. 

Por qué decir no a los «bebés de diseño»

Muchas enfermedades genéticas son un reto para la medicina. La investigación de vanguardia busca caminos para curar o, al menos, mejorar la vida de los enfermos, especialmente cuando son niños.

Nuevas posibilidades se abren a la ciencia con el uso de las técnicas de fecundación artificial. Una de ellas consiste en la «producción» de «bebés de diseño» o «niños medicamento».

Si algunas enfermedades serían tratables a través de transplantes de células o de tejidos genéticamente compatibles, ¿por qué no producir un «bebé de diseño» apto para ayudar al hermano enfermo?

La técnica parece sencilla. El laboratorio toma varios óvulos de la esposa, los fecunda con el esperma del marido. Hace luego un diagnóstico selectivo sobre las características genéticas de los embriones obtenidos.

Escoge y transfiere en el seno materno a aquel embrión que pueda donar tejidos al hermano enfermo. Los demás embriones quedan a merced de la decisión que se tome en cada caso.

Este método de bebés de diseño encierra serios problemas éticos.

El primero se refiere a la misma técnica. Sabemos que cada hombre o mujer que inicia la aventura de la vida merece respeto y protección por ser lo que es: un individuo humano, o, en lenguaje más preciso, un hijo, nuestro hijo.

El lugar más digno para su concepción no puede ser la probeta de un laboratorio, sino el seno de su madre.

Desear que nazca un hijo que pueda curar a su hermano no nos da permiso para recurrir a una técnica que implique poco respeto por su vida, como ocurre cada vez que se provoca la fecundación en un ambiente de cultivo que no responde a los derechos del embrión a su máxima seguridad y a iniciar su existencia en su lugar natural.

El segundo problema ético con los bebés de diseño es mucho más profundo.

Una pareja «necesita» un hijo sano que tenga ciertas características genéticas. Son concebidos, como vimos, varios embriones en el laboratorio.

Una vez seleccionado, a través del diagnóstico pre-implantacional, el embrión (o embriones) apto para curar a su hermano, es transferido a las trompas de Falopio de la madre, de forma que pueda desarrollarse, nacer, y luego donar algunas de sus células o tejidos para curar al hermano enfermo.

¿Y los demás embriones? Sencillamente, no sirven, sobran, a no ser que la pareja decida congelarlos para darles, en un futuro no muy bien definido, una oportunidad de vivir.

Esta selección de embriones (uno destinado a vivir, los otros destinados a morir o a ser guardados como material «que sobra») implica una grave injusticia.

Ningún hombre, ninguna mujer, puede ser eliminado o impedido en el camino de su crecimiento, de su vida, por el hecho de no reunir unas cualidades escogidas por los adultos. Cada ser humano vale, aunque sea débil, pobre, de una raza o de otra, de un ADN o de otro.

Si vale, merece ser respetado: nadie puede impedirle que continúe su aventura humana.

Dar la oportunidad de vivir solo al embrión que «servirá» como donador y discriminar a los demás nos muestra hasta qué punto el hombre puede tomar opciones injustas, incluso con instrumentos técnicos altamente esterilizados, de una precisión antes inimaginable, y con dos resultados muy diferentes: uno, la posible la curación de un niño enfermo; otro, el rechazo o abandono de unos embriones declarados «inútiles».

Hoy, como siempre, la ética nos dice que no todo lo que resulta útil coincide con lo que sea éticamente correcto. Nos escandalizaría, nos resultaría grotesco, el ver una foto de un niño sonriente, acompañada con un texto como el siguiente: «Este niño ha sido curado gracias a unos traficantes de órganos que arrancaron su riñón a un niño pobre de Asia».

Nos rebelaríamos, sentiríamos que la humanidad ha sido pisoteada, herida, si un niño de un país rico fuese curado con el riñón robado a un niño de un país pobre.

La humanidad también es pisoteada cuando un niño puede ser curado gracias a un hermano suyo, seleccionado entre otros hermanos que fueron concebidos en probeta y luego condenados al abandono o a la destrucción.

Alguno dirá que defender los principios éticos destruiría la esperanza de tantos padres de familia que desean encontrar un camino para la curación de sus hijos. Otros negarán que los embriones sean seres humanos dignos de respeto.

Otros, en fin, defenderán la autonomía de la investigación: si ponemos barreras éticas a los laboratorios, la medicina no progresar ni salvar a miles, quizá millones de seres humanos.

No es fácil responder a todos.

Quizá tendríamos que volver a escuchar la voz de un Sócrates que nos recordase a nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI, que no importa tanto conservar la vida si ello implica traicionar a un amigo, herir a un inocente, permitir la destrucción de embriones que han sido concebidos fuera de su lugar natural, en un mundo que solo los quiso en tanto en cuanto pudieran ser útiles para curar a otros, y que los rechazó cuando fueron declarados «inútiles».

Además, una barrera ética nunca será un obstáculo para la investigación. La mejor manera de estimular al científico a buscar caminos de curación en el máximo respeto de cada ser humano nace precisamente del respeto de la dignidad de todo ser humano.

Cuando los principios éticos nos ayudaron a comprender que no se podía asesinar a un feto porque el parto era peligroso para su madre, la medicina desarrolló y mejoró el parto cesáreo. Gracias al mismo viven miles de madres y de niños, algunos de los cuales tal vez son conocidos o familiares más o menos cercanos.

El transplante de células y de tejidos ofrece nuevos caminos de esperanza a miles de enfermos, niños y adultos.

El desarrollo de las nuevas técnicas no podrá dejar de lado el respeto que merece cada hombre, cada mujer, en su integridad, en su patrimonio genético, en su inicio (desde la concepción) y en su camino hacia la maduración.

Escoger, seleccionar y eliminar embriones con la esperanza de curar a un ser humano, nunca será un camino ético, nunca será algo digno del ser humano.

Sigue en pie, por lo tanto, la idea expresada hace muchos siglos por el poeta Juvenal: no está bien, para salvar una vida, perder los motivos del vivir…

Que, en positivo, significa: es hermoso cualquier esfuerzo que hagamos por los demás en el respeto de la dignidad de todos, especialmente de los más pequeños y desamparados: los embriones.

.

Y solamente unas cosas más…

Otras ideas relacionadas: