Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Error Mexicano Hoy
Eduardo García Gaspar
9 febrero 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Demos un paseo breve por la historia mexicana para entender lo que hay dentro de ella en términos de estabilidad. Arbitrariamente comienzo con la fundación del Imperio Azteca en 1325.

De esa fecha hasta su rendición en 1521, hubo 12 emperadores. Podemos ver un régimen estable e incluso estático, con largos tiempos de dominio de cada emperador.

La Colonia duró unos 300 años, de 1521 a 1821 y se tuvieron 65 cambios de gobierno. Fue una época bajo el dominio español, con estabilidad de gobierno. Sumados estos años a los casi 200 de los aztecas, tenemos unos 500 años de gobiernos no democráticos y, digamos, buen nivel de tranquilidad social.

La cosa cambió en 1821 con la independencia hasta el arribo de Díaz en 1876. Esa época independiente duró 56 y en total hubo 53 gobiernos. No fue precisamente una época tranquila. Las peleas se dieron fuertes entre los conservadores y liberales, dentro de lo que fue un caos de luchas por el poder, hasta que arribó Porfirio Díaz, el que para todos propósito práctico dejó el poder en 1911 para abrir otra época de desorden hasta 1934 cuando hubo estabilidad, que no democracia.

Y así hasta la fecha con un suceso extraordinario en 2000, el fin del dominio del PRI. Y ese paseo histórico cuenta cosas interesantes. Desde el Imperio Azteca hasta nuestros días han pasado unos 680 años, más del 95 por ciento de ellos bajo sistemas no democráticos de gobierno.

Esto prueba que tenemos poca práctica democrática y escasos principios de ese tipo. La democracia y las libertades no son parte de nuestra tradición, lo que en buena parte nos hace seguir viendo las cuestiones de gobierno como la búsqueda de salvadores nacionales.

Veamos ahora la porción independiente, de 1821 hasta ahora. Son en total 185 años. De ellos, 56 años fueron de luchas internas en la primera etapa de independencia, a los que debemos sumar 23 años de revolución interna, para un total de 79 años de conflictos intestinos, el 43 por ciento. Luego, 35 años de Díaz más 66 de PRI (desde Cárdenas), nos dan 101 de regímenes autoritarios, el 54 por ciento.

Es decir, el 97 por ciento del tiempo desde la independencia lo hemos vivido bajo problemas de luchas internas o bajo regímenes dictatoriales, con la excepción de estos últimos años, más el período de Juárez a quien no consideré en las cuentas anteriores. Digamos, redondeando, que un 7 por ciento del tiempo hemos sido demócratas y el resto del tiempo hemos estado o peleando o dominados.

No es una historia rica en experiencias de libertades ni de costumbres democráticas en las que se sabe lidiar con la libertad de expresión y las elecciones. Bajo estas condiciones es lógica la actitud de muchos que votaron por Fox con una mentalidad, similar a la de Madero: luchar contra la reelección del PRI, similar a la de Díaz.

En Fox se vio a un salvador, alguien en el que debía confiarse entregándole el país para que lo rescatara y solucionara sus problemas, que es la misma idea que se tiene ahora. No la elección de un presidente, sino el ungimiento de un redentor. Y sin embargo, hay diferencias. Durante las luchas del México independiente, había ideas, las del liberalismo y las del conservadurismo.

No fueron las luchas personalistas de la Revolución, en las que esos “ismos” se personalizaron con nombres como maderismo, zapatismo, villismo, carrancismo. Una costumbre que llega a nuestros días, con expresiones como foxismo, zedillismo y salinismo. En fin, la historia mexicana no nos ha preparado para lo que sucederá en 2006 y lo digo en un plano muy concreto.

Para la mayoría, me imagino, las elecciones son una cuestión de selección de personas, como lo fue durante la Revolución y la época del PRI. Me parece que en realidad eso ya no es cierto. Las elecciones de este año son más una cuestión de ideas, como en la época inmediata a la independencia.

Estamos frente a ideas y entre ellas debemos seleccionar. Olvídese de los nombres de los candidatos y vea sus ideas. Estamos frente a opciones socialistas y a opciones medio liberales y es entre ellas que se debe escoger, no entre personas. Ver candidatos es miope, muy miope, y, sin embargo, ésa ha sido la costumbre nacional por decenas de años. Si hacemos eso, estaremos cometiendo un error serio, muy serio… otra vez.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras