Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Estado Venezolano
Selección de ContraPeso.info
23 agosto 2006
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta un texto de José Cordeiro. Agradecemos a Fundación Atlas 1853 el gentil permiso de reproducción.

Muchos analistas han hablado del gran Estado macrocefálico que tenemos. En realidad, el Estado venezolano sería mucho mejor descrito como un inmenso animal lento y con poco cerebro, un perfecto brontosaurio del siglo XXI.

Lo poco de cerebro que tiene el Estado, no obstante la compensa con la enorme cantidad de manos que se alimentan de él. Nuestro Estado no es macrocefálico sino microcefálico y megadactílico.

Aquí existe un culto al Estado, como si el Estado fuera un dios; pero un dios que exige sacrificios, sacrificios humanos, y no produce milagros. Todavía parece que no hemos entendido que lo que el Estado da con una mano ya lo ha quitado con la otra. El Estado no genera riqueza y simplemente redistribuye, principalmente entre sus propios miembros, la riqueza que ha tomado de otros.

La idolatría al Estado parece ser un amor, pero de esos amores que matan.

El “ogro filantrópico” descrito por el escritor mexicano Octavio Paz es un Estado que aunque trate de hacer bien termina destruyendo todo. El Estado no es San Nicolás para prometer industrias, viviendas, hospitales, escuelas, etcétera. No basta la buena voluntad, cuando genuinamente la hay, para solucionar los problemas de la sociedad.

No hay nada gratis y todo lo que el Estado “regala” ya lo ha quitado antes, y con creces, en impuestos e inflación.

El Estado venezolano parece funcionar como una especie de “toque de Midas” al revés: todo lo que toca lo convierte no en oro sino en pobreza. Las paradojas en Venezuela son increíbles: un Estado rico en un país pobre. Mientras el Estado recibe más dinero, parece que la pobreza aumenta en vez de disminuir.

Muchas de las prioridades están invertidas en Venezuela. El Estado ha usurpado al poder ciudadano. Es necesario comenzar una revolución de abajo hacia arriba: de los ciudadanos al aparato estatal. La verdadera prioridad no es el poder gubernamental sino las libertades individuales.

Hay que invertir la pirámide entre el Estado y los ciudadanos. También hay que invertir las perversas pirámides educativas y sanitarias que distorsionan la realidad ciudadana.

Lo importante no es el Ministerio de Educación, ni las misiones, ni siquiera las escuelas, sino los estudiantes. Lo mismo ocurre en sanidad; lo importante no son los hospitales sino los enfermos. Cuando esto se entienda, el Estado comenzará a cambiar, no le quedará otra alternativa.

NOTA DEL EDITOR

Las comparaciones del autor recuerdan irremediablemente la imagen del Estado como un Robin Hood que toma de los ricos para darle a los pobres —pero de un Robin Hood a la mitad, que sólo cumple con la primera parte de su función.

Algunas citas sobre gobiernos y finanzas estatales:

Government is the great fiction, through which everybody endeavors to live at the expense of everybody else. — Frederic Bastiat

The difference between death and taxes is death doesn’t get worse every time Congress meets. — Will Rogers

We contend that for a nation to try to tax itself into prosperity is like a man standing in a bucket and trying to lift himself up by the handle. — Winston Churchill

The point to remember is that what the government gives it must first take away. — John S. Coleman, address, Detroit Chamber of Commerce, 1956

Congress can raise taxes because it can persuade a sizable fraction of the populace that somebody else will pay. — Milton Friedman

The government is like a baby’s alimentary canal, with a happy appetite at one end and no responsibility at the other. — Ronald Reagan

Society in every state is a blessing, but government, even in its best state, is but a necessary evil; in its worst state, an intolerable one. — Thomas Paine

Politics is supposed to be the second oldest profession. I have come to realize that it bears a very close resemblance to the first. — Ronald Reagan

No man is wise enough, nor good enough to be trusted with unlimited power. –  Charles Caleb Colton

Giving money and power to government is like giving whiskey and car keys to teenage boys. — P.J. O’Rourke

Government big enough to supply everything you need is big enough to take everything you have …. The course of history shows that as a government grows, liberty decreases. – Thomas Jefferson

Those who have been once intoxicated with power, and have derived any kind of emolument from it, even though but for one year, can never willingly abandon it. – Edmund Burke


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras