Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Mejor Déspota
Eduardo García Gaspar
12 enero 2006
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Recientemente, la revista The New Republic, en los EEUU, otorgó el premio al déspota del año en un artículo de T.A.Frank. Vale la pena echarle un ojo a esa selección y sobre esa información sacar algunas conclusiones.

Recibieron menciones honoríficas, Robert Mugabe, de Zimbabwe por su idea de relocalizar a miles de ciudadanos de las ciudades en campos dentro de zonas rurales, lo que me imagino puso a cargo de funciones agrícolas a gente sin experiencia.

También a Than Shwe, de Burma y a Fidel Castro de Cuba, por sus cincuenta años de servicio como déspota. En el mismo grupo está Mahmoud Ahmadinejad de Irán que en poco tiempo se ganó un lugar destacado, en buena parte por su rechazo a la música occidental, sus inclinaciones nucleares y su sentido de la historia.

De las menciones honoríficas, pasamos a los finalistas. Alexander Lukashenko de Bielorusia, con 11 años en el poder y una figura que promete mucho en esa campo manteniendo las costumbres soviéticas. Sigue Muammar Qaddafi de Libia, con más de tres décadas en el poder.

Y pasamos ahora al ganador del premio el déspota del año, Kim Jong Il, por sus logros en hambrunas y proliferación nuclear más la preparación de una dinastía familiar de futuros déspotas, lo que la hace merecedor del premio, una suscripción gratuita a esa revista que lo premió.

La lista es interesante en sí misma porque está relacionada con otras realidades, por ejemplo, prosperidad. Si se toman esos países se verá que están consistentemente en los lugares de menor desarrollo, ilustrando de nuevo una asociación entre el bienestar y las libertades ciudadanas. Zimbabwe es el lugar 154, Burma el 155, Cuba el 150, Bielorusia el 150, Irán el 156, y Corea del Norte el 157, de acuerdo con la medición de Heritage 2006 para naciones libres.

Ahora, compare usted eso con los primeros lugares según la medición de heritage: Hong Kong, Singapur, Irlanda, Luxemburgo, Reino Unido, Islandia, Estonia, Dinamarca, EEUU, Australia, Nueva Zelandia, Canadá, Finlandia, Chile, Suiza.

Lo que se aprecia es esa relación proporcional entre libertad y prosperidad. Por curiosidad, España en el lugar 33, México en el lugar 60, Argentina en el 107, Uruguay en el 46 y Venezuela en el 152… lo que quizá haga de Hugo Chávez un candidato a déspota del año en algún momento del futuro cercano.

Más allá de anécdotas y premios, hay algo que es digno de notar: la prosperidad es propia de los lugares en los que existen libertades y ajena a los sitios en los que un déspota pretende implantar sus sueños. La evidencia sugiere que pueden hacerse predicciones con razonable probabilidad de hacerse ciertas: Venezuela empobrecerá, lo mismo que Bolivia, de seguir bajo las pretensiones de sus dirigentes en turno.

Son dos casos, además, interesantes porque ambos gobernantes, Chávez y Morales, llegaron al poder por la vía del voto electoral. Y eso es lo importante. Los ciudadanos pueden abrir las puertas a la dictadura y a la miseria intencional, votando por el candidato equivocado.

La posibilidad de llevar al poder al déspota por medios democráticos es uno de los defectos de la democracia que cree ser el respeto a la voluntad general mayoritaria y es particularmente probable en lugares con debilidad de instituciones y pobreza.

La debilidad de las instituciones facilita el ingreso al poder del déspota al que ellas no presentan contrapesos de poder. Y la miseria hace víctima de engaños electorales a una población ingenua y crédula. ¿Puede suceder algo así en México? Sí, pero el punto es qué tan probable sea.

Por el lado de las instituciones, creo, ellas son ahora mucho menos débiles que hace pocos años y eso es bueno. Su contrapeso contra los deseos despóticos de un presidente funcionarían bien, aunque habría situaciones violentas.

Y por el lado de la población, ella no es tan cándida como en otras partes, pero aún así no está acostumbrada a elegir gobernantes con otro criterio que el de buscar salvadores de la nación. Un Evo o un Hugo son menos probables en México que en sus países, pero aún así la apertura a un déspota en una posibilidad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras