Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Entre Razón y Locura
Leonardo Girondella Mora
1 julio 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Enrique Krauze, el conocido historiador mexicano, en junio pasado publicó una columna titulada “El Mesías Tropical” en la revista Letras Libres —el gran tema del escrito es la personalidad del candidato del PRD. No hay análisis económico, ni evaluación de las propuestas de ese candidato. Krauze intenta sólo un retrato personal de uno de los candidatos.

La información es rica. Hay datos y antecedentes. Hay historia y biografía. Krauze en un buen escritor informado —pero en su estilo suave, siempre me da esa impresión, deja las cosas como sin terminar, sin llegar a sostener una idea final clara a la que le haya llevado su análisis.

He tomado de su escrito elementos que él usa para describir a ese candidato —es una simple lista de lo que podría verse como las piezas incompletas de un rompecabezas por armar. Estas son las piezas seleccionadas de ese escrito y todas se refieren a rasgos de la personalidad de López Obrador.

  • Tempranero, elusivo, sagaz.
  • Creyente en la idea de que el pueblo nunca se equivoca.
  • Sus objetos de culto personal: imagen de B. Juárez, fotografía de Savador Allende, fotografía de él con el subcomandante Marcos, fotografía de Rosario Ibarra de Piedra, escultura indígena.
  • Jovial, directo, sencillo.
  • Sin pasaporte, sin viajes al exterior, concentrado en México.
  • Vivaracho de pequeño; al ser regañado se “trababa”; pegaba duro.
  • Malo para las matemáticas, bueno para el beisbol; enfurecía al perder su equipo.
  • Estudió Ciencias Políticas en la UNAM; toda su vida ha estado en política
  • Apasionado por la historia de Tabasco, su estado natal.
  • Admira a tabasqueños, especialmente Tomás Garrido Canabal y Carlos Madrazo.
  • Cree en que lo que México necesita está en el pasado mexicano.
  • Temple rudo, combativo, apasionado, orador incendiario.
  • Más político e ideológico que práctico y técnico.
  • Usuario de la retórica de polarización social; usa expresiones “los de arriba”, “los finolis”.
  • Cree que la palabra dinero es sinónimo necesario de maldad.
  • Cree que la delincuencia se debe primordialmente a la pobreza.
  • Tiene un proyecto de izquierda, a la que no ha definido.
  • Dice admirar a Benito Juárez y L. Cárdenas; con los que poco o nada tiene que ver, según Krauze.
  • Es opaco en su administración.
  • Relativiza las realidades, se desmarca de las responsabilidades; cree que los ataques son productos de confabulaciones secretas, el famoso “compló”.
  • Su concepto de derecho es marxista: la ley es una arma burguesa. El pueblo está por encima de la ley.
  • Se ve a si mismo como posible sacrificio: Ghandi, Mandela, Jesús.
  • Su democracia es la popular, no la liberal; ella requiere un líder que interprete la voluntad popular.
  • Se dice católico no practicante; inspiración en Garrido Canabal: puritana, dogmática, autoritaria, proclive al odio y redentorista.
  • Piensa que todos sus adversarios están equivocados.
  • Es tenaz y eficaz; cree tener una misión, especialmente después de un accidente en el que casi muere.
  • Ha dicho que “Diálogo verdaderamente sustantivo para el avance de la democracia es el que se acompaña de la movilización ciudadana”.
  • Fuerte y continuo practicante de marchas y tomas de instalaciones.
  • Es vehemente y agresivo; intolerante; líder mesiánico.
  • No es de la izquierda moderna.
  • Víctima del desequilibrio mental al que lleva el apoyo popular de sus partidarios.
  • Se ve como ungido más que electo; muy capaz de perpetuarse en el poder.

La lista de rasgos de personalidad es, me parece, lo suficientemente completa como para que cualquiera con un mínimo de sentido común puede formarse una imagen de este candidato y anticipar los que sucedería en caso de que sea elegido. Me parece que la base central de su personalidad es dual: él cree que es un elegido con una misión redentora de salvación en la que sólo las buenas intenciones cuentan y que todos los que se oponen a él son miembros de una confabulación secreta —en resumen, vive fuera de la realidad.

Con esto como punto de arranque puede hacerse una proyección de posibles sucesos futuros.

1. Si gana la elección, su personalidad se enfrentará a pesos y contrapesos del poder presidencial y eso será causa de desesperación personal. Su tenacidad le llevará a buscar maneras de quitarse las limitaciones legales y formales —usará marchas de apoyo que representen a la voluntad del pueblo y manipulará a la política para hacerse de apoyos en las cámaras y tener incondicionales en el poder judicial, el Banco de México y demás. Atraerá hacia sí a los sindicatos oficiales.

Buscará cambios que permitan la continuación en el poder. Con frecuencia hablará a la nación. Atacará duramente a quienes se le enfrenten, con la acusación de ser parte de las fuerzas enemigas que buscan su destrucción —la creación de un enemigo indefinido es característico de todo régimen de ese tipo. Los resultados económicos del país, bajo su programa, serán mediocres en el mejor de los casos —de lo que culpará al enemigo inventado, al estilo de López Portillo, tomando medidas desesperadas..

2. Si pierde la elección, llamará a movilizaciones sociales que busquen anular las elecciones y creará una situación de indefinición de gobierno, con consecuencias graves. Krauze dice que este candidato podría aceptar su derrota sólo teniendo un margen muy alto de diferencia contra el ganador.

Mi impresión personal es la de una persona con serios problemas mentales y con un plan de gobierno inoperable. Una combinación explosiva.

Finalmente, el dato de su admiración por Garrido Canabal es para poner los pelos de punta a cualquier persona que conozca las acciones de ese personaje de la historia mexicana reciente. Sobre este personaje, en ese artículo, Krauze escribe lo siguiente.

A Graham Greene, que recorrió Tabasco en 1938, tres años después de terminada la era de Garrido, lo intrigaba la “oscura neurosis personal” de aquel “dictador incorruptible”. Su sombra seguía rondando. Ahí estaban las “escuelas racionalistas”, instituciones de disciplina casi militar donde los niños era adoctrinados “científicamente”, aprendían las virtudes de la razón, la técnica agrícola y los ejercicios físicos.

Greene se impresionó con los carteles que vio en las escuelas: una mujer crucificada a la que un fraile le besa los pies, un cura borracho bebiendo vino en la Eucaristía, otro tomando dinero de manos indigentes. Su confesor en Orizaba se lo había advertido: “A very evil land”, y Greene, converso al catolicismo, creyó constatarlo a cada paso: “Supongo que siempre ha existido odio en México –apuntó–, pero ahora el odio es la enseñanza oficial: ha superado al amor en el plan de estudios [...] Uno se niega a creer que logrará algo bueno: y es que ese odio envenena los pozos de humanidad.”

Ahí estaba también la huella de una existencia puritana (las luces se apagaban todavía a las 21:30, la venta y consumo de alcohol estaban prohibidos) y el recuerdo de una sociedad regimentada: cooperativas de distribución agrícola controladas por el gobierno, “ligas de resistencia” obligatorias para cada gremio de trabajadores o empleados, y, sobresaliendo entre todas, los llamados “camisas rojas”, contingentes estudiantiles de ambos sexos uniformados con colores rojinegros, recorriendo las calles con disciplina fascista y sirviendo como tropas de adoctrinamiento y choque para la intensa campaña “contra Dios y la religión”.

En escenas filmadas por el gobierno de Garrido para fines de propaganda se veía cómo los “camisas rojas” (precursores de los “guardias rojos” chinos) empuñaban la piqueta para destruir, piedra por piedra, la Catedral de Villahermosa; arrojaban a las llamas imágenes piadosas de los templos destruidos y los objetos de culto que la gente guardaba en sus casas, y escenificaban tumultuosos “autos de fe” donde los niños, maestros, jóvenes y viejos se turnaban para destruir con la piqueta grandes esculturas de Cristo crucificado.

El lector comprenderá ahora que lo que está en juego es mucho más allá que la selección entre izquierdas y derechas —el elector mexicano estará optando entre la razón y la locura.

&&&&&

• En Etcétera se dice que,

“…la pintoresca figura de Tomás Garrido Canabal, quien había mantenido un cacicazgo de corte militarista por más de diez años en Tabasco. En efecto, aliado y solapado con y por los callistas, Garrido aprovechó su inmenso poder como gobernador del estado para impulsar en él un proyecto de sociedad cuyos ejes programáticos fueron: la organización paramilitar y corporativa de 50 mil “camisas rojas”, ejecutores y portavoces del radicalismo anticlerical; el combate a la Iglesia y a la religión católicas a través del ejercicio directo de la violencia en contra de sus representantes, sus mitos e instituciones; la persecución de los vicios y costumbres de ocio de los tabasqueños mediante la destrucción de las tabernas y las casas de juego; la construcción masiva de escuelas, granjas agrícolas, brigadas culturales, fiestas deportivas y rurales (se sustituyó el santoral cristiano por un culto pagano en honor a los productos agrícolas regionales) y la centralización y el control político de los sindicatos, los cuales quedaron bajo la batuta del Estado garridista.

Este experimento social sui géneris, de fuerte inspiración fascista, no tuvo mayores coincidencias con las experiencias izquierdistas de Yucatán, Veracruz y Michoacán, pues Garrido, aunque compartía el anticlericalismo de los radicales de izquierda (Alvarado, Carrillo Puerto, Tejeda, Cárdenas), jamás llevó a la práctica un programa de socialización o distribución de la propiedad agrícola y más bien se opuso al reparto ejidal, al tiempo que se convertía él mismo en próspero terrateniente.

Garrido Canabal, hombre dogmático y megalómano, utilizó a sus “camisas rojas” para construir un gobierno autocrático que no sólo no permitía las libertades democráticas esenciales (de expresión, organización y disidencia), sino que recurría cotidianamente a la violencia (asesinatos, torturas y cárcel) en contra de sus opositores con tal de mantener y ampliar su poder absoluto en Tabasco”.

En ETabasco.gob.mx, se dice que

“Tomás Garrido Canabal, fue electo gobernador en 1922 y tomó posesión el 1° de enero de 1923, desde un principio se distinguió por su lealtad irrestricta al “grupo de Sonora”, encabezado por Obregón y Calles. Por esta razón, al ocurrir en diciembre de 1923 el pronunciamiento de gran parte del ejército y de la marina en favor de Adolfo de la Huerta, los efectivos concentrados en Veracruz emprendieron el ataque contra Tabasco, dominado en los primeros días de enero de 1924 con la ayuda de tropas procedentes de Chiapas al mando del general Alberto Pineda. El Estado permaneció bajo el gobierno huertista de Manuel Antonio Romero hasta mayo siguiente. Reinstalado, Garrido Canabal implantó una especie de socialismo ideado por él; organizó ligas obreras de resistencia y consolidó un monopolio político por medio del Partido Socialista Radical”.

En Frommers se dice que,

“Garrido Canabal, socialist governor of Tabasco in the 1920s and 1930s, tried to turn the conservative, backwater state of Tabasco into a model of socialism. Garrido Canabal supported many socialist causes, but the one that became his passion was anticlericalism. He did such bizarre things as naming his son Lucifer and his farm animals Jesus and the Virgin Mary. He also destroyed or closed many churches in Tabasco, including the cathedral of Villahermosa. Graham Greene provided a fictional depiction of him in The Power and the Glory”.

En Historical Text Archive se dice que,

“Tomás Garrido Canabal was elected Governor of Tabasco for the 1922-26 term and then again in 1931-34. Under the constitution of 1917, state governments had the right to specify how many ecclesiastics (for example, priests) could work in a state. He was virulently anti-clerical, so, in 1925, he ordered all priests to marry, closed and ransacked churches, removed the crosses from grave stones, removed religious images, and suppressed the word “adios,” [to God]. On his experimental farm, La Florida, he owned a bull named God, a donkey named Christ, a cow the Virgin of Guadalupe, an ox the Pope. and a hog also named the Pope. His son was named Lenin and his daughter Zoila Libertad. He had a nephew named Luzbel [Lucifer]. The novelist, Graham Greene, used Garrido Canabal’s attitudes and actions in The Power and the Glory. During his second term, he formed the Red Shirts, males between the ages of 15 and 30. They wore blacks pants, red shirts, and black and red military caps. This para-military organization was used to enforce his will. He even used them hundreds of miles away in Mexico City in student politics in the National Autonomous University of Mexico”.

• El libro para ilustrar la locura en los gobernantes es el de Tuchman, Barbara Wertheim (1985). THE MARCH OF FOLLY : FROM TROY TO VIETNAM. New York. Ballantine Books. 0345308239. Fabuloso.

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras