Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Humanos Débiles
Leonardo Girondella Mora
26 julio 2006
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Tomo un supuesto como punto de partida de lo que sigue —los humanos somos seres imperfectos: tenemos fallas, nos equivocamos, tenemos errores, hacemos lo indebido; no siempre, pero esos actos son posibilidades de todos los días.

No creo que haya otra posibilidad que aceptar que los seres humanos somos imperfectos. La posición opuesta llevaría a una conclusión irreal.

Una vez que ha sido aceptado ese punto de partida, saco una conclusión que es inevitable. Si los humanos somos imperfectos, las cosas que creamos también lo son —las instituciones que fundamos son también imperfectas, todas, sin excepción. Sólo los seres perfectos podrían crear instituciones perfectas.

Por tanto, lo que ha sido creado por seres imperfectos también es imperfecto y eso incluye a empresas, asociaciones, gobiernos, clubes, fundaciones, iglesias, sindicatos. Todo eso es imperfecto y por ende sufre de errores, equivocaciones, defectos, malas administraciones, faltas, incompetencia, inhabilidades, destrucción. Creo que muy pocos estarán en desacuerdo con lo que he dicho.

Ahora quiero poner la atención en una de esas instituciones, la del gobierno.

Los gobiernos, siendo creaciones humanas, son imperfectas y adolecen de los mismos defectos humanos. Es verdad que como toda institución humana, los gobiernos tienen aciertos, pero es inevitable reconocer que también tienen sus errores. Sin embargo, los gobiernos tienen dos características esenciales que obligan a explorar con mayor detenimiento su imperfección:

• Su poder sobre la sociedad es muy grande.

• Su capacidad de corrección de fallas es limitada.

Exploro a continuación cada una de esas dos características esenciales de los gobiernos.

&&&&&

El poder de los gobiernos es muy grande y si ellos son imperfectos, sus errores tendrán consecuencias mucho mayores a los causados por instituciones sin ese poder. Los gobiernos poseen el monopolio del uso de la fuerza, de la justicia, del ejército, de la emisión de leyes, de la policía y, dependiendo de casos particulares, dominan total o en su mayoría los sectores de educación, energía y otros.

El problema es de tal magnitud que crea el potencial de gobiernos totalitarios o dictatoriales —causa por la que la democracia opera como un freno al poder del gobierno dividiendo sus funciones, realizando elecciones periódicas y respetando autonomías regionales.

En resumen, un problema de consideración vital en la política es el otorgar demasiado poder a una institución que es imperfecta —es obvio que sus errores tendrán repercusiones mucho mayores en toda la sociedad que las fallas de instituciones de menor poder. Si llegara a tener fallas el sistema de salud nacional, el de educación, el de policía, esos errores producirían graves daños en la totalidad de los ciudadanos.

&&&&&

En segundo lugar mencioné la capacidad de corrección de esos errores, que en el caso de los gobiernos califiqué de limitada —tienen menos habilidad para corregir sus errores que otras instituciones. Lo que digo es que los gobiernos sufren la tendencia a mantener los errores que inevitablemente cometen, durante más tiempo, lo que hace mayores a las ya de por sí grandes consecuencias.

Una institución privada, cualquiera que sea, fracasa al acabar con sus recursos, o dejar de tener un propósito de utilidad —es el caso de las quiebras de empresas, las que subsisten siempre que cumplan con un manejo eficiente de sus recursos.

Si la empresa deja de prestar servicios que son aceptados por sus clientes, ella dejará de existir sin posibilidad de hacerse de recursos adicionales que no tenga sentido dar. Sin embargo, este mecanismo de corrección no está presente en las instituciones gubernamentales.

Los gobiernos tienen la facultad de financiar sus acciones con los fondos recolectado por medios coercitivos, una fuente de recursos que no solicita evaluación de la viabilidad de la institución, ni requiere reportar resultados.

Aún más, las acciones gubernamentales tienen parámetros vagos de evaluación de resultados, lo que impide una corrección de errores, pues por lo general cuando existe una falla en algún programa gubernamental, ella es achacada a la falta de presupuesto y no a fallas internas.

&&&&&

La conclusión general de las consideraciones señaladas tiene implicaciones severas para el funcionamiento gubernamental —la más clara de ellas es la de aceptar que los gobiernos más limitados son mejores que los grandes, lo que a su vez es prueba de la superioridad de la opinión liberal, que afirma que los gobiernos mejores son los más pequeños y responsables de funciones limitadas.

Desde luego, también deberá concluirse que los programas y las acciones de gobierno deben pasar por filtros de evaluación y transparencia mucho más severos que los actuales.

El caso de la educación en México es un buen ejemplo de fracaso de un programa gubernamental —9 de cada 10 alumnos de educación básica acuden a escuelas públicas y los resultados de exámenes de esos alumnos los colocan a la mitad de los obtenidos por escuelas privadas en el mismo país. Esto es algo sabido por años y sin embargo, nada ha sido hecho para resolver un problema de tanta importancia.

Finalmente, me parece una enorme paradoja que algunas personas se preocupen por el poder que tienen las grandes empresas y para evitar sus posibles abusos propongan con toda seriedad aumentar el poder de una institución aún más poderosa que esas empresas, con fallas más serias, más grandes, más costosas y con menor chance de ser corregidas.


ContraPeso.info un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Humanos Débiles”
  1. Experto en la materia Dijo:

    Si los humanos somos imperfectos lo que acabas de escribir tambien lo es. NOTA DEL EDITOR: por supuesto, como también lo es el comentario.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras