Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Incluso es Tiempo
Eduardo García Gaspar
19 mayo 2006
Sección: ARTE, EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es relativamente común el señalar en Economía que aún la persona más rica debe tomar decisiones de uso de sus recursos, es decir, por más rico que sea, no lo puede hacer todo. Imagínese usted mismo con 100 millones de dólares en el banco.

Aún así tendrá que decidir entre ir de viaje o quedarse en casa; entre ver la tele o leer un libro; entre conducir su Mercedes o su Rolls Royce.

Esos ejemplos se usan para mostrar que el tiempo es un recurso limitado, cuyo uso es una cuestión de decisiones personales. Una persona puede dedicar dos horas a ver un partido de futbol y ese tiempo no podrá usarse para otra cosa una vez empleado así.

El tiempo es un recurso valioso que podemos emplear de maneras productivas o no. Eso depende de cada uno de nosotros.

A esto, es común añadir otra cosa. Suele hablarse de tiempo de trabajo y de tiempo libre, una división demasiado extrema para mi gusto, pero que tomo con aceptable ahora, y que nos lleva al uso del tiempo libre. ¿Qué hacer durante ese tiempo? La idea común del tiempo libre es la de emplearlo en cuestiones irrelevantes que en nada ayudan a la persona.

Pongo ejemplos extremos para ilustrar esto. Una persona puede emplear su tiempo libre para hacer una de dos cosas. Puede dedicarse a ver los programas de televisión que hablan de los más recientes chismes de las celebridades del día. O puede usar ese mismo tiempo para leer un buen libro, como por ejemplo, las novelas de Balzac. Me parece obvia cuál de esas dos opciones dejará mejores resultados en la persona.

Ambos son tiempos libres, pero hay uno superior a otro. Como ese ejemplo hay muchos otros, que usted podrá imaginar claramente. Y es que simplemente hay actividades que ayudan a elevar el espíritu, esa famosa frase que indica que acabaremos siendo mejores.

Se trata al fin de tomar decisiones acerca del uso del tiempo libre como un instrumento de mejora personal. No es una opción entre diversión y aburrimiento, considerando diversión a todo lo que es desperdicio de tiempo.

La adquisición de conocimientos puede ser profundamente divertida. Es un asunto sencillo, el de cada uno de nosotros tomando una decisión para tener un pasatiempo, una especie de actividad extra de aficionado, que nos guste y que eleve nuestro espíritu. Usted seleccione la que sea, quizá ya lo ha hecho.

Por mi parte, le recomiendo echarse un clavado en la pintura para conocer de ese arte. Es uno de mis pasatiempos y le juro que una vez echado a andar el pasatiempo, es mucho más divertido que sentarse a ver lo que sea que pasen en la tele. Para eso, existe un libro que debe ser su inicio. Es el de Beckett, Wendy (1999). SISTER WENDY’S 1000 MASTERPIECES. New York. DK Pub. 0789446030. Son las mil pinturas mejores de todos los tiempos, seleccionadas por la célebre Sister Wendy.

Créame que la inversión vale la pena para desquitarla en años de placer. Y encontrar, por ejemplo, “El entierro del Duque de Orgaz” de El Greco: una pintura en la que se encuentran el mundo espiritual y el terrenal, separados, pero como parte de un todo.

Es el placer de ver esa obra y encontrar detalles, como el del retrato del único niño de la pintura, de cuya bolsa sale un pañuelo, en el que se lee “el Greco me hizo” y que tiene su humor, pues se refiere al hijo del pintor pero también a la pintura misma.

Mi punto en el fondo quizá sea el de entrar en el mundo de la civilización, de su historia, para saber de dónde venimos. Y gozar pinturas como la de “Desnudo descendiendo una escalera. No. 2” de Duchamp, una maravilla. Y es que en verdad la vida es algo extraordinario. Esta oportunidad es para mucho más allá que ver aplastarse frente a una televisión o ver películas sin sentido.

No digo que no se haga eso, sino que se dosifique a una proporción menor. ¿Cómo explicar el perder el gozo de ver las pinturas de El Greco para saber de la vida de Tom Cruise?

El arte, la pintura, la música, los libros de historia, todos son oportunidades de diversión en nuestros tiempos libres. Real y verdadera diversión. Termino con una idea, la de mi miedo, miedo a que los intelectuales hayan convertido a las buenas cosas de la vida en asuntos aburridos, tediosos y cansados, que repelen a quienes buscan diversión.

POST SCRIPTUM

• La obra de Beckett, Wendy (1999). SISTER WENDY’S 1000 MASTERPIECES. New York. DK Pub. 0789446030, es una maravilla. El libro está en inglés, pero no importa. Basta con contemplar las reproducciones.

• “El Entierro del Duque de Orgaz” puede ser visto aquí, aquí y aquí.

• El “Desnudo descendiendo la escalera no. 2” puede ser visto aquí, aquí , aquí y aquí.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras