Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Brecha Digital
Selección de ContraPeso.info
9 enero 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta un texto de Stephen J. Grabill, Ph.D., editor del Journal of Markets & Morality del Acton Institute.

El tema de Grabill es Internet y su expansión en los países menos desarrollados, señalando una mención poco común en la ONU, la necesidad de contar con la intervención privada dentro de un estado de derecho.

En el recientemente publicado Information Economy Report 2005, el secretariado de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) enfatizó la importancia de la competencia privada y el estado de derecho para solucionar lo que ha sido llamado la brecha digital que separa a las naciones desarrolladas de las subdesarrolladas.

El reporte sostiene que actualmente se realizan esfuerzos vigorosos en las naciones en desarrollo para alcanzar a los más avanzados en la diseminación y uso de tecnología de información y comunicación en varias aplicaciones de e-business.

Sin embargo, a pesar de señales positivas en esa dirección, el reporte previene que las

“brechas son aún demasiado grandes y el avance aún muy desproporcionado para el objetivo de una sociedad verdaderamente global… materializada sin el compromiso sostenido de gobiernos nacionales, del sector de negocios y de la sociedad civil, más la solidaridad tangible de la comunidad internacional”.

Lo que es innovador de este reporte, en comparación a otros documentos de la ONU, es el grado en el que son incorporados el sector de negocios y las asociaciones voluntarias de la sociedad civil, relativos al aparato regulatorio gubernamental —y considerados en propio derecho capaces de elevar los reales estándares de vida y promover el desarrollo económico mundial.

¿Qué tan “conectado” está el mundo a Internet? De acuerdo con el reporte, los datos indican que en 2003 el número de usuarios de Internet en el mundo redujo su crecimiento a 15.1% contra más de 26% durante los dos años anteriores.

“Mientras algunas regiones mostraron un crecimiento robusto en el número de usuarios de Internet en 2003, como África (56 por ciento) y el Sudeste Europeo y los Common-wealth of Independent States (74 por ciento), la brecha general entre los países desarrollados y en desarrollo permanece amplia: sólo 1.1 por ciento de los africanos tuvo acceso a Internet en 2003, comparado con 55.7 por ciento de los norteamericanos”.

Pero estar sólo “conectado” no es suficiente.

Para beneficiarse enteramente de Internet. los investigadores encontraron que los “usuarios no necesitan sólo conexiones, sino conexiones de calidad y rápidas… lo que para algunas aplicaciones de e-business se ha vuelto indispensable”.

Mientras algunos países han mostrado tasas aceleradas de crecimiento —como China que pasó de cerca de cero a 23 millones de suscriptores de banda ancha en tres años— existen vastas variaciones mundiales en el acceso a banda ancha. (Desde luego, incluso de la misma China, un país con aproximadamente un quinto de la población mundial, los 23 millones de suscriptores de banda ancha representan la punta del iceberg del futuro de posibilidades de e-business).

La desventaja principal, sin embargo, es que en muchos países en desarrollo la información acerca del acceso a banda ancha, sin mencionar la banda ancha por sí misma, no está siquiera disponible.

Otro factor de complicación en la difusión de la economía de la información es el de bajas tasas de penetración de Internet incluso en áreas en las que el número de usuarios continúa creciendo.

“Mientras el número de computadoras se ha incrementado sustancialmente en países en desarrollo, particularmente en algunos de los mercados emergentes, la penetración de computadoras se mantiene baja, por ejemplo, en China con 2.7 por ciento, Brasil con 7.5 por ciento y la India con 0.7 por ciento”.

En los países desarrollados y en unos pocos países asiáticos en desarrollo, la banda ancha, que juega un papel clave para empresas para aprovechar totalmente las ventajas de la tecnología de información y comunicación, se está extendiendo rápidamente, mientras que en la mayoría de los países en desarrollo se continúan teniendo muy bajas tasas de acceso.

Si en verdad Internet es el estímulo que sus proponentes dicen para el desarrollo económico mundial, entonces ¿cuáles son los obstáculos tangibles que les impiden conectarse a los países en desarrollo?

De acuerdo con los críticos, son los arreglos comerciales privados entre los proveedores de servicio de Internet y los grandes proveedores vertebrales internacionales quienes son responsables de la percibida falta de calidad y del excesivo gran costo de acceso en el mundo en desarrollo.

El reporte establece que ha habido llamadas a la intervención reguladora para remediar esta situación y sin embargo, sorprendentemente, los autores rechazan esa propuesta en favor de la empresa libre.

“El reporte argumenta que la divergencia entre el modelo para los arreglos financieros tradicionalmente usado entre las redes de telefonía y los arreglos actuales de Internet no necesariamente implica la existencia de prácticas anti-competitivas.

“Argumenta más aún que el costo del acceso a Internet en países en desarrollo está más fuertemente influido por la falta de competencia en los mercados domésticos de Internet y telecomunicaciones, y por mercados pequeños y falta de economías de escala, que por los términos de conectividad a los proveedores vertebrales o proveedores de servicio de redes”.

Dada la falta de infraestructura, el tamaño reducido del mercado y el acceso limitado a las redes vertebrales de redes en los países en desarrollo, es probablemente poco realista esperar que la competencia privada por sí misma sea suficiente para permitir una mejora en la accesibilidad.

La cooperación internacional (vía las estructuras de la sociedad civil) pueden asistir en este respecto “acompañando y soportando el desarrollo comercial de la conectividad a Internet en esos países”.

Aparte de los costos elevados de conectividad de Internet, el reporte también señaló la inexistencia (en la mayoría de los casos) de instrumentos legales que aseguren e-transactions justas, seguras y ordenadas, como un serio impedimento que debe corregirse si se quiere que la economía de la información se propague a través del mundo en desarrollo.

Los investigadores encontraron que en la mayoría de los países en desarrollo, los proveedores de servicios financieros no están aún en posición para usar técnicas modernas de manejo de riesgo-crédito que otorguen capital en términos competitivos a las empresas.

Acentuando la importancia de la competencia privada y del estado de derecho como caminos concretos dentro de una estrategia amplia involucrando a los gobiernos nacionales, las OGNs y los agentes internacionales para solucionar la brecha digital, tengo esperanzas que el desarrollo económico mundial—que es otra palabra para paz— pudiera ser una realidad aún mayor en el futuro.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras