Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Decisión Del Pastel
Leonardo Girondella Mora
4 septiembre 2006
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


Las plataformas electorales de los partidos en las pasadas elecciones contenían una serie de promesas de tan baja calidad, que en algunas personas provocaban primero risa —y al final preocupación, cuando se pensaba que en realidad esas promesas intentarían ser cumplidas.

En el fondo eran promesas de reparto de un pastel en una fiesta infantil, en la que los niños aplaudirían más a quien más pastel les diese.

Entre las promesas me llamó la atención la insistencia de uno de los candidatos en la distribución de la riqueza —lo que me hizo recordar uno de los principios de sentido común que aceptamos cuando lo meditamos: los gobiernos no tienen nada que dar a nadie, a menos que antes lo hayan tomado de alguien y un gobierno que es lo suficientemente grande para darle todo a todos, es lo suficientemente grande como para quitarle todo a todos.

Es una realidad que los gobiernos obtienen sus ingresos por medio de los impuestos —no hay otra manera de financiamiento de la autoridad pública. Eso lo sabe todo el mundo, pero lo que se ignora es que cuando un gobierno le da algo a alguien, ese algo le ha sido quitado a otro.

Por ejemplo, una persona anciana recibe del gobierno una pensión alimentaria, digamos de mil pesos al mes; los 12 mil pesos anuales que eso significa no fueron pagados por el gobierno, sino por otros ciudadanos.

Y ya que hay gastos de administración y operación, los 12 mil pesos anuales que recibió el anciano significaron, tal vez, unos 18 mil pesos o más retirados del bolsillo de alguien. Esto es absolutamente cierto y coloca a los gobiernos como distribuidores de recursos —no creadores de riqueza, sino simples distribuidores: retiran por la fuerza recursos de los ciudadanos para regresarlos a los ciudadanos, y no en el mismo monto.

De aquí se llega a otro corolario necesariamente cierto: cuando un gobierno quiere dar más obligadamente tiene que retirar más —más de lo que devuelve, debido al gasto administrativo. En esta función no hay creación de riqueza, los recursos permanecen igual que antes; lo único que se ha alterado es la distribución de esos recursos.

El tamaño del pastel sigue igual, pero las rebanadas se han repartido según la voluntad del gobierno.

Y cuando eso sucede, la naturaleza humana reacciona a los incentivos que tiene frente a sí —quien quiera tener una rebanada mayor del pastel debe sujetarse a la voluntad de la autoridad; hay que estar a bien con la autoridad y eso hacen precisamente muchos grupos que se organizan para buscar su mayor rebanada.

Desde luego, el problema es que esa rebanada tiene que ser quitada a otros, a los que han tenido la osadía de no alinearse a la voluntad de la autoridad.

Ahora debe verse el otro lado del pastel. Es obvio que el pastel no ha sido creado por el gobierno, pues lo único que hace es repartirlo y lo puede hacer de tal manera que algunos de los que hicieron el pastel tenga menos interés en hacerlo, pues la rebanada que se llevan no paga su trabajo o su riesgo —es decir, la distribución del pastel puede ser de tal manera que provoque pasteles de menor tamaño y todos serán dañados, incluso los que recibían rebanadas grandes; ahora serán grandes, pero de un pastel más pequeño.

Yendo un paso más allá, creo que es obvio que la función clave es el crecimiento del pastel, de tal manera que el tamaño de la rebanada sea de menor importancia cada vez —lo que importa, en otras palabras, no es el reparto del pastel, sino hacerlo cada vez mayor; y eso no se va a lograr dando pequeñas rebanadas a quien lo puede incrementar.

En el fondo de las cosas, de acuerdo a lo que he expuesto, existen dos opciones de acción gubernamental:

Dar facilidades para que todos los que quieren hacer el pastel lo hagan, aumentando su tamaño.

Repartir un pastel existente, con probabilidades de que sea menor y con el riesgo de abusos de poder.

La decisión es de los gobernantes y de quienes los eligen —la decisión entre un pastel que se empequeñece y un pastel que crece.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras