Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Humanidad Como Plaga
Selección de ContraPeso.info
27 enero 2006
Sección: ECOLOGIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta un texto de Jay W. Richards, Director of Institutional Relations del Acton Institute, al que agradecemos el amable permiso de traducirlo y publicarlo. El tema es de urgencia obvia, porque existen políticas ambientalistas que llevan a la muerte de millones de personas.

Recibí recientemente una carta de un botánico célebre en una prominente institución científica. La carta era en su mayor parte amable y elogiosa. Pero cerca del final, cuando la humanidad era el sujeto a tratar, el tono se hizo oscuro. El científico dijo que estaba en desacuerdo conmigo en que los seres humanos fueran parte del plan.

Lo opuesto, se quejó de la “devastación que los humanos imponen en nuestro planeta”. Más aún, decía, añadir cada año a 70 millones de personas al planeta hace que el futuro sea sombrío. De seguro, la peste fue una de las mejores cosas que pudo pasarle a Europa: elevó el valor del trabajo humano, redujo la degradación ambiental y, más bien pronto, produjo el Renacimiento.

Desde este punto de vista, decía, al planeta tierra le caería bien otra pandemia ¡y pronto! Tomando sus escritos públicos, yo esperaría que este científico fuera una persona humana y amable. Pero en su correspondencia privada, informalmente él desea la muerte de millones de seres humanos iguales a él. Si meramente estuviera ofreciendo una opinión privada, excéntrica, no estaría escribiendo yo sobre esto. Desafortunadamente su deseo es demasiado común entre personas auto calificadas como “ambientalistas”.

En esta perspectiva. nuestro bienestar no entra en los cálculos. Cuando mucho, somos un accidente en la historia cósmica y, como peor, somos despojadores y destructores. Por tanto, añadir más humanos al planeta es igual de malo que agregar más parásitos a un huésped ya enfermo.

De nuevo, esto sería solamente una cuestión académica, excepto porque tales ideas tienen reales consecuencias en el mundo. Cada política ambiental implantada por la autoridad gubernamental, por ejemplo, surge de la visión que alguien tenga de la naturaleza del hombre y su lugar en la naturaleza.

Si esas visiones son antihumanas, la política será probablemente antihumana. Considérese la prohibición del DDT en los años 70. La prohibición, que ahora sabemos que es desencaminada, ha resultado en la muerte de más de un millón de personas al año. La gran mayoría de esas muertes han sucedido en países pobres en desarrollo.

Ya que las políticas ambientalistas perpetúan ciertas nociones acerca de la persona humana y porque esas nociones tienen consecuencias reales en el mundo, los cristianos no tienen opción sino ocuparse en el debate sobre el medio ambiente. En particular, debemos con fuerza desafiar la misantrópica tensión en el movimiento moderno ambientalista. Los seres humanos no son un accidente. Somos una parte intencional de la buena creación de Dios.

Y mientras que Dios llamó “bueno” a todo lo que creó, sólo llamó “muy buenos” a los seres que creó a su propia semejanza. No quiere decir esto que Dios nos ha dado un boleto gratuito para hacer lo que queramos. Al contrario, la Biblia nos dice que la tierra es del Señor y que somos nosotros los responsables de conducirla. Tenemos una responsabilidad delegada sobre la tierra, por la que daremos cuentas. Y la Escritura no es ingenua acerca de las tendencias destructivas de una humanidad pecadora.

Estas verdades dan una sólida fundación teológica para tratar las preocupaciones ambientalistas al mismo tiempo que evitar el sesgo antihumano. Es desafortunado que estas verdades no figuren con prominencia en el debate contemporáneo.

En realidad es más elegante argumentar —erróneamente— que la tradición Judeo-Cristiana es el problema y no la solución. Incluso algunos cristianos que han entrado al combate no han sido cuidadosos al distinguir la evidencia empírica de hipótesis dudosas.

Una organización llamada Interfaith Stewardship Alliance ha sido lanzada para ayudar a judíos y cristianos a desarrollar una ética positiva ambiental que evita esos errores. Anunciada el pasado otoño en una conferencia de prensa en la embajada de Uganda en Washington D.C, esa asociación es una alianza de personas e instituciones —incluyendo al Acton Institute — que comparte en un interés en el mandato ambiental. ISA (por sus siglas en inglés) se enfocará a asuntos como el calentamiento global, población, pobreza, alimentos, energía, agua potable, especies en peligro y hábitats.

La alianza se inspira en la Declaración de Cornwall, publicada por el Acton Institute en 2000. El teólogo Calvin Beisner ha explicado que esa declaración describe a los seres humano no sólo como consumidores y contaminadores, sino también como productores y administradores. Pone en tela de juicio la creencia popular de que la “naturaleza sabe más” o de que “la tierra ideal no debe ser tocada por las personas”.

Y llama a la gente pensante a distinguir entre las preocupaciones ambientales que “están bien fundadas y son serias” y las que “no tienen fundamento o son muy exageradas”. En otras palabras, hace un llamado a una ética razonada y humana del ambiente. Esta ética es especialmente urgente en el tiempo en el que políticas equivocadas basadas en presupuestos antihumanos pueden llevar a la muerte de millones de personas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “La Humanidad Como Plaga”
  1. JR Dijo:

    lamento que diga eso y pido perdón por pertenecer a la plaga de la humanidad y contrario a ti pienzo que los seres humanos no deveriamos de ser los unicos privilegiados con la luz del “conocimiento” por eso creo que somos el error de la naturaleza pues somos quienes destruimos y devastamos el planeta creyendonos dueños de el, simplemente no es justo. NOTA DEL EDITOR: el error realmente grave es un de ortografía y el otro menos grave es sentirse un error no ortográfico.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras