Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Izquierda Rabiosa
Eduardo García Gaspar
5 abril 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Existe una buena cantidad de socialistas, gente que se inclina a diferentes niveles de intervención estatal para dirigir a la sociedad. Los hay tan ligeros que poco se distinguen de algunos liberales. Pero también los hay tan extremos que desearían regímenes como los de la URSS o Cuba.

El gran problema, sin embargo, es la existencia de un pequeño grupo de socialistas, peligroso en verdad. Me refiero a lo que quizá pueda llamarse la izquierda rabiosa.

Su característica es el hacer de lado los medios racionales y políticos, para usar medios violentos. Le doy un ejemplo, el de unas personas que protestaban por la realización del Foro Internacional del Agua en la ciudad de México hace un par de semanas.

Una de las noticias reportó lo siguiente. Las autoridades de esa ciudad liberaron a 8 detenidos. Habían sido acusados de portar armas de fuego. Haciéndose pasar como estudiantes, los jóvenes se dirigían a una marcha por el mencionado foro.

Al ser detenidos se les encontraron bombas molotov, pero fueron liberados porque la gasolina de esas bombas es legalmente considerada inflamable, no material explosivo. El razonamiento legal es patético, sin embargo hay mucho más de fondo. Esos jóvenes, sean estudiantes o no, ilustran un estilo de participación en la vida pública, el estilo de la agresión. Los medios para alcanzar sus propuestas no son los aceptados de discusión, negociación y razonamiento.

Sus medios son esos, los de las bombas, las protestas, las marchas, la rotura de vidrios, el secuestro de autobuses, las piedras, las pancartas con eslóganes. A ellos me refiero llamándoles la izquierda rabiosa y distinguiéndola del resto de la izquierda, en la que hay personas razonables que rechazan esos medios.

La inmensa mayoría de las protestas y marchas, por numerosas que sean son siempre una minoría de la sociedad, lo que les hace aumentar el volumen de ruido para aparentar ser más grandes. Por eso acostumbran hablar con insultos y ataques. Son gente con una marcada inclinación por la violencia y la violencia es algo que la civilización rechaza.

Donde comienza la violencia la civilización termina. Esto es lo que hace temible a la izquierda rabiosa: su disposición natural a imponerse sobre el resto por medio de las amenazas. Son ellos una forma de terrorismo que busca imponerse por la fuerza, por ejemplo, tomando edificios públicos e incluso la cámara de legisladores, como ha sucedido en México.

La imagen más parecida a ellos es la de los hooligans del futbol, para quienes las leyes y el respeto a los demás no existe. Sus tácticas son las de la violencia física y verbal, sin posibilidades de llevarlos a la negociación, ni a la discusión ordenada. No hablan, gritan. No discuten, arrojan piedras. No ceden, quieren imponerse. No razonan, insultan.

Esta izquierda rabiosa que si bien pequeña, es ruidosa y vociferante, existe en México y su volumen ha crecido. Al menos esa es mi impresión personal. ¿La causa? La posibilidad de que gane las elecciones presidenciales uno de sus compañeros de viaje, el candidato del PRD, lo que le representa una relación de la que debe desligarse pronto. Son pandilleros ideológicos que le presentarán problemas políticos eventuales.

Lo que digo es que el presidente de un país no debe dejarse asociar con esa izquierda rabiosa. No le es conveniente, ni le producirá beneficios. Al contrario. Un presidente ocupa un puesto serio, formal, integral, que no puede estar ligado a las tácticas de pandilleros que usan a la violencia como estrategia. Un presidente no puede tener como socios implícitos a personas violentas. Siendo de izquierda muy abierta, es natural que ese candidato sea del agrado de esos pandilleros ideológicos.

No es su culpa que eso suceda, pero sí es culpa suya el no desligarse abierta y repetidamente de ellos. El asunto es serio porque con cada suceso, la temeridad de esos grupos crece y puede convertirse en problema serio. Peor aún, son grupos proclives a ser infiltrados por fuerzas también inclinadas a la violencia o con intereses disfrazados.

He leído un par de reportes que hablan de la infiltración de la ideología chavista en grupos de ese tipo. No es algo aceptable, porque al fin de cuentas, sea quien sea el que gane las elecciones, él tendrá que ser un ejemplo de la aplicación de la ley y el orden.

POST SCRIPTUM

• Existe en inglés la expresión angry left, para describir el mismo grupo al que aquí me refiero: un grupo muy pequeño, muy radical socialista, sin vocación democrática de libertades, que usa la violencia física y verbal y está dispuesto a mentir y defraudar. Su marco mental es el del marxismo popular, que entiende a la sociedad como dividida en sectores en pugna irremediable.

• Una de las características de la izquierda rabiosa es la del marxismo popular (una expresión creada por Arnold Kling) y que explica a las sociedades como formadas por grupos en conflicto esencial: los opresores y los oprimidos. En cada una de las ocasiones, ellos definen quiénes son los oprimidos y sin mayor análisis se dedican a atacar a los opresores. La consecuencia de pensar así es el fomento del odio y el rencor dentro de la sociedad, en la que unos llegan a creer que su mala situación se debe a la buena situación que otros tienen (en otros términos, equivale a creer que es un juego de suma cero).

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “La Izquierda Rabiosa”
  1. Leopoldo Escobar Dijo:

    Ahora sí me decepcionó ¿A que futuro presidente izquierdista se dirige? , ¿a López?
    ¡López es el primer fascista amarillo, el izquierdista rabioso número uno! Si López llega al poder lo único que impedirá un baño de sangre es que voluntariamente entreguemos nuestras propiedades, libertades y absoluta obediencia. Y quizás ni así; recuérdese a los judíos ante los nazis: ni completamente rendidos pudieron evitar el genocidio





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras