Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lectores y Reacciones
Eduardo García Gaspar
8 mayo 2006
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Quienes escribimos columnas de opinión recibimos cartas de los lectores. Muchas de ellas halagadoras, otras de crítica y algunas realmente agresivas. No creo que exista nada más instructivo, pues el aprendizaje nunca acaba en nuestras vidas y uno aprende de esas cartas.

Ejemplo de las cartas positivas es una reciente, que dice:

“Gracias por este interesante trabajo. Coincido cien por ciento en lo que expresa…Trabajos con éste, le aclararan a la opinión publica cuales son los motivos de fondo sobre estos movimientos, que como usted dice, se pueden hasta predecir, ya que siguen el padrón de siempre de quienes están obstinados, entre otras cosas, que en México la ley sea aplicada únicamente a su conveniencia”.

Ejemplo de las cartas agresivas es otra reciente, que me dice,

“panista recalcitrante, estamos en pie de guerra contra ti… contra todos aquellos que quieren mantener sus privilegios sobre los demás y contra toda creencia o ideología que atente el sentido común humano”.

No es agradable recibirlas, debido a su tono y extremismo, pero aún así, el columnista las toma y deriva algún conocimiento.

Hay otras cartas que piden explicaciones, como otra reciente que argumentaba sobre la ley laboral mexicana que era buena por proteger al trabajador. La contesté mostrando cómo ese deseo de protección, llevado al extremo, en realidad lastimaba al trabajador mismo, produciendo desempleo.

La carta es demasiado larga para ser citada, y pertenece a un tipo de comentario que permite un diálogo sosegado. Una reciente carta preguntaba

“¿Por qué no quiere a AMLO ni a Cuauhtémoc Cárdenas? me gustaría que me dieran un punto de vista positivo de los dos,  porque cuando los leo en sus comentarios respecto a ellos, nunca es nada halagador, de algo que si pudiese ser positivo y obvio, siempre que los leo tienen muchos defectos, ¡y si bien nos va!  pocos defectos  para variar.

Será porque es candidato en turno porque son de la izquierda y van en las encuestas arriba, y por eso lo critican mucho, o ustedes los periodistas y comentaristas tienen ya sueldo o moches del gobierno del PRI o PAN por medio de sus editorialistas”.

No puedo responder por parte del resto de quienes escriben, pero sí digo cosas mías. Recibir dinero de organizaciones no es mi estilo, ni política. Mi libertad no puede ser comprada. No querer a algunos personajes es algo irrelevante.

Lo que interesan son las ideas de los personajes y con respecto a ellos dos, simplemente digo que no concuerdo con sus ideas socialistas, que son lo opuesto de lo que necesitamos.

Es por eso que ellos resultan criticados en mis columnas. En un medio ambiente de libertad de expresión es frecuente encontrar opiniones contrarias a las propias. Algunas bien razonadas, otras pobremente.

Así es ese sistema de libertades y se vuelve como una especie de mercado libre de ideas en el que las mejores a la larga tienden a prevalecer. Los desacuerdos son de todos los días y nada que nos deba asustar.

Creyendo en la libertad personal es natural que sea yo un tipo opuesto a los sistemas socialistas. Eso es todo. Y en esto hay algo que bien merece una segunda opinión.

Me refiero a la manera de argumentar. Hay dos maneras posibles principales. Una es la de la exageración y ataque personal que descalifica al oponente no por sus ideas, sino por quién es. Con ella no hay mucho qué hacer pues no hay posibilidad de intercambio de opiniones ni de búsqueda de la verdad.

Un ejemplo de esto es una carta que recibí y que me decía que era yo

“chiflado, caprichoso, berrinchudo, que  engolosinado, esclaviza a todo mundo exigiendo que le den chiche con leche enchocolatada”.

La otra es la de la conversación razonable, la que admite argumentos, evidencias y, sobre todo, no genera calificativos personales. En este caso, a pesar de mucho desacuerdo, es posible dialogar en búsqueda de la verdad por ambas partes.

Un ejemplo de esto es una carta que me decía

“entiendo que el agua es un recurso escaso que debe tener un precio, pero creo que el precio debe ser lo más bajo posible, controlado por el gobierno”.

Eso dio origen a un par de correos que aclararon las cosas entre el lector y yo.

POST SCRIPTUM

• Creo que vale la pena reproducir la totalidad de una de las cartas mencionadas antes. Decía ella lo siguiente:

-Alardea de que su opinión posee la verdad.

-Se afana en imponer a los lectores su pensamiento.

-Se autodescribe como alguien con una inteligencia fenomenal

-Tiene el resguardo de la moral.

-Menosprecia a la gente sencilla.

-Tiene ira hacia los electores que democráticamente eligen  candidatos diferentes a los de su gusto personal o de su selecto  entorno.

-Todo lo que no va con su pequeño mundo divino le causa miedo y lo  tacha de peligroso. Y ya mejor le paro porque si sigo seré parecido  a su alma.

Le voy a confesar un secreto: AMLO gobernó una de las ciudades más  grandes del mundo y ahí sigue. Fox gobierna y aquí estamos. Madrazo  gobernó Tabasco y aí ta. Calderón diputeó sin pena ni gloria  levantando su dedo; abandonó alegremente varios puestos de alta  responsabilidad; candidato a gobernar Michoacán y otras que no  recuerdo.

¡Oh! oh! ahora quiere ser Presidente delos bonitos y las  bonitas. Verá, para mi es como un hijo único de madre soltera blanca,  cristiana y sajona; chiflado, caprichoso, berrinchudo, que  engolosinado, esclaviza a todo mundo exigiendo que le den chiche  con leche enchocolatada. ¡Ah! y tres rosquillas con los colores  patrios que desgarrará con sus manoplas limpias.

Mi familia no votará por alguien que cambia de empleo a menudo.  Votaríamos por AMLO o por usted como candidato independiente, con  una restricción aprobada por unanimidad y ésta es queee….. por  amor de Dios deje de tundir máquinas, pues ya me está dando miedo  de leer Vanguardia. MÉXICO VIVE POR LA GENTE BONDADOSA Y ANÓNIMA. LA FALSA MORAL AUNQUE  GOBIERNE SERÁ SIEMPRE DERROTADA.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Lectores y Reacciones”
  1. Ma. Leonor Morales Rodríguez Dijo:

    Felicidades por sus comentarios y puntos de vista que enriquecen a los lectores que todavía reflexionamos.
    Mis más expresivas gracias. Ah! respecto a las cartas agresivas creo que el hombre habla de lo que posee en su interior.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras