Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los 5 candidatos mexicanos
Eduardo García Gaspar
19 junio 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Comparto con usted mi visión de los cinco candidatos presidenciales, como una forma de ilustrar uno de los muchos modos en los que puede razonarse la decisión de un voto. Usted tendrá la suya y existirán muchos más, de todos tipos y calidades.

Primero, deseché a los candidatos menores. Ni Campa ni Mercado significan nada realmente posible. Peor aún, Mercado es otra opción de izquierda, del tipo de valores relativos, que entiende a la gente como parte de grupos preconcebidos; no es capaz de entender seres individuales. Campa quiere las reformas y habla mucho de libertades, lo que es excelente, pero no tiene ni probabilidad ni madera de presidente.

Segundo, deseché a Madrazo. No creo que tenga oportunidad tampoco. Las encuestas lo muestran como el lejano tercer lugar. Vende la experiencia del PRI y su posición de centro entre izquierdas y derechas. Representa al viejo PRI, el de malas mañas, aunque también el que ha entendido la causa de las crisis económicas. Su partido está envuelto en problemas y no tienen gran conciencia moral.

Adiós Campa, Mercado y, también, Madrazo. Los dos que quedan son los que tienen real posibilidad de llegar, al menos de acuerdo a las encuestas. La dupla tiene su fundamento porque entre ellos dos se muestran las dos reales alternativas mexicanas de gobierno, el socialismo y el liberalismo. Eso es sano y bueno a la larga, mientras haya división de poderes. Consecuentemente mi decisión se encuentra entre esos dos para todo propósito real.

Tercero, coloqué a esos dos candidatos fuera de mi mente y me referí a lo que en la opinión más razonada de la que soy capaz necesita México. Volví a examinar mis creencias y mis conocimientos, de la manera más objetiva posible, poniendo de lado las subjetividades de las dos personas que quedaron para mí de finalistas. No importa si me caen bien o mal, ni si son de buena imagen física, ni cómo hablan. Lo único que me interesaba eran sus ideas.

Para esto, el último debate me fue especialmente útil.

Empecé por el candidato del PRD: quiere un Estado de Bienestar con un gobierno grande, entiende a la sociedad bajo la idea de la lucha de clases, no apoya las reformas estructurales, tiene razonamientos económicos erróneos, cree en manejar precios y no habla de la aplicación de la ley ni de la división del poder. Es la suma real de todo lo que creo que sería la peor vía de política gubernamental mexicana.

Confirmé todo lo que había leído en su libro. Adiós, López Obrador.

Me queda por ver la opción del candidato del PAN. Tiene buenos puntos, pero también malos. No es lo que busco en ideas. Me agrada que hable de aplicación de la ley, de reformas, de futuro, lo que le hace tener un rasgo liberal moderado y eso es bueno, pero podría ser mejor. Pero piensa en seguir con subsidios al campo, con monopolios públicos y otras medidas que nada tienen de liberal, lo que es malo, aunque no tanto como su competidor más cercano.

El candidato del PAN bien ilustra para mí la realidad de que ningún candidato es el ideal para nadie. Y éste es el que más cerca está de mis ideas liberales y de Estado de Derecho con división de poderes

Lo anterior muestra mis preferencias personales, quizá similares a las del lector, o tal vez muy diferentes. En mi análisis personal el factor clave de evaluación es el de las consecuencias futuras de las medidas propuestas por los dos candidatos mayores: un ejercicio de imaginación que le recomiendo hacer y que consiste en forjar una idea mental de cómo estaría México al terminar el sexenio de los candidatos que usted realmente considere.

Y sobre esto, termino con dos incertidumbres de las que he hablado en columnas anteriores. Una es la reacción de los perdedores en la contienda a la presidencia y el posible no reconocimiento de su derrota.

La otra se refiere al PRI y es la posibilidad de que ese partido decida realizar fraudes electorales, que al ser detectados, oscurezcan los resultados del ganador y creen la oportunidad de no reconocer derrotas. Dadas las encuestas, dentro del PRI saben ya que Madrazo tiene una posibilidad mínima de ganar y su candidato puede, en un acto de desesperación, mandar usar la máquina de fraudes.

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras