Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mucho Más que Económico
Eduardo García Gaspar
25 abril 2006
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La nueva ley de radio y TV ha sido sujeta a críticas severas por una razón: su trato favorable a los medios existentes, quienes para obtener nuevas concesiones les basta hacer una solicitud, versus sus competidores potenciales quienes están obligados a licitar.

El asunto, visto así, es uno de falta de igualdad. Un estado de derecho supone como requisito absoluto una igualdad para todos ante la ley.

Si una ley viola esa consideración meta-legal de igualdad y si, más aún, los favorecidos son fácilmente identificables, eso presenta una situación altamente cuestionable que rompe el estado de derecho. Más que un embrollo de poderío económico es algo de justicia, igualdad y, sobre todo, de grandeza humana.

Es desafortunado, por eso, porque se ha visto sólo la faceta económica del asunto, hablando de fortalecimiento de empresas dominantes. Hay mucho más que eso, es una situación de desigualdad legal… que es un asunto más serio. También más allá de la cuestión económica que tanto deslumbra y evita ver los asuntos de fondo, es necesario considerar los contenidos de los medios, los de las grandes cadenas de televisión principalmente.

Podemos comenzar por una aseveración muy repetida: los contenidos de los medios electrónicos son malos. Por “malos” se entiende baja calidad, vulgares y, sobre todo, de escaso talento, hechos en serie y sin producir un efecto positivo en las personas. Sí, falta de talento e ingenio.

Todos hemos sido testigos de contenidos de ese tipo: conductores superficiales tratando temas prohibidos, actores cuyo éxito es cutáneo repitiendo líneas de argumentos tontos; chistes malos, groseros, repetidos, pero sobre todo sustituyendo al talento con el atrevimiento.

No es un panorama agradable el que dan las telenovelas, los programas de chismes de celebridades y otros más. “Vomitan desechos los canales”, le escuché decir a una persona. ¿Qué hacer ante eso? La situación es seria. Los mexicanos padecen una mala educación escolar, no leen y los medios electrónicos empeoran el panorama.

Si un estudiante sabe lo que es un libro, decía un actor en una película, es porque vieron uno, una vez, en la televisión. El efecto real es destructivo: crea seres cuyo tema central de conversación es el por qué Cuauhtémoc Blanco no está en la selección mexicana de futbol… y que no saben quién pintó La Mona Lisa.

O que piensan que El Código da Vinci es verídico. Seres sin cultura son seres sin cimientos y los seres sin bases no pueden ser libres, sólo libertinos. El tema bien vale una segunda opinión por una razón, ante esa falta de talento en los medios surgirá la reacción obvia, que es la intención de regular los contenidos.

Estoy hablando de buenas intenciones llevadas a una ley que regule los contenidos… y eso me preocupa. Las intenciones serán sin duda loables. Pero se colocará más poder en el gobierno y es precisamente en el gobierno donde están los chicos que nos han dado una educación pública de calidad ínfima. No creo que puedan hacerlo bien y, peor aún, podrán dar cabida a una herramienta de censura gubernamental utilizada para fines totalitarios.

La situación es realmente compleja y va al fondo de los cimientos mismos de la sociedad. Los medios electrónicos son los principales del país y no están colaborando. ¿Se les puede obligar a ser mejores por medio de una ley? Lo dudo y peor aún, como dije, eso colocaría aún más poder en el gobierno, lo que a nadie conviene.

El remedio estaba en abrir más la competencia, para facilitar la entrada al talento que no existe en los medios electrónicos dominantes. Pero la puerta fue cerrada, al menos en parte, con esa nueva ley. Comprender la dimensión real del problema, desafortunadamente, es imposible o casi.

Prevalece la obsesión del panorama económico y todo lo que se alcanza a ver es un problema de monopolios y empresas poderosas. Nos quedamos como Marx, con su terquedad material, sin entender que el asunto es uno de desarrollo humano, de espiritualidad, de ir más allá del último escándalo de una celebridad efímera, o del atractivo que tiene el mostrar prostitutas en televisión.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Mucho Más que Económico”
  1. María Elena Rodríguez Dijo:

    Excelente!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras