Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Nada Para Ninguno
Eduardo García Gaspar
7 abril 2006
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay dos grandes piezas de información para mostrar que en las elecciones mexicanas a la presidencia aún nada está decidido. La primera es un antecedente histórico y la segunda es una nueva serie de encuestas. Empecemos por la segunda. Una encuesta de finales de marzo (Mitofsky): la diferencia entre los candidatos del PRD y del PAN se redujo 2 puntos, 38 a 31 por ciento respectivamente, con Madrazo en 29.

Con fechas similares, otra encuesta (GEA/ISA): el candidato del PAN con 36 y el del PRD con 34, en un empate técnico, y Madrazo con 28. Otra encuesta reportada (Beltrán); la misma historia de empate técnico, aunque con cifras invertidas. El patrón de comportamiento es el de cerrar diferencias entre los candidatos, colocando de punteros a dos de ellos. Vayamos ahora a las mismas fechas, pero seis años antes, en las elecciones de 2000.

En Marzo de ese año, Labastida tenía el primer lugar de preferencias de voto con 47 por ciento y Fox estaba en segundo lugar con 39, una diferencia de 8 puntos, niveles smilares a los de ahora. Se refuerza, por tanto, a la idea que nada está decidido aún. ¿Cómo saber más al respecto? La respuesta más razonable es esperar a ver más encuestas, especialmente en mayo, y ver la tendencia general de los datos. En mayo de 2000, la diferencia se había reducido notablemente, a unos 2 puntos entre Fox y Labastida, que es lo que ahora indican las encuestas de GEA/ISA y de Beltrán.

Insisto, aún no hay nada para nadie y eso elevará la temperatura electoral. Después de Semana Santa, los candidatos empezarán su todo por el todo. Unos para defender su ventaja y acrecentarla, otros para acercarse a los primeros lugares. Podemos anticipar más ataques, más discusiones, más desesperación.

Las elecciones para los candidatos son un sorteo con un premio único por el que han luchado a diario. Es natural que lleguen a extremos de guerra entre ellos. Con nada decidido y con candidatos en pie de guerra es una posibilidad que ese calentamiento se contagie a la población y los electores pasen de ser meros espectadores a convertirse en fanáticos.

La diferencia entre quien va a ver un partido de futbol y un hooligan es lo que mejor explica lo que quiero decir. Los partidarios de los candidatos, convertidos en hooligans es lo que será indeseable tener… pero puede suceder. Podrá suceder que se llegue al día de las elecciones con una temperatura electoral elevada entre los ciudadanos y con esos ánimos calientes será muy difícil contener las reacciones de los perdedores.

Aceptar derrotas no es un hábito de los partidos en México, todos acostumbrados a reclamar fraudes y uno de ellos a ver conspiraciones ocultas. Es decir, los días siguientes a las elecciones del día 2 de julio van a ser históricos: potencialmente violentos dependiendo de dos variables: (1) la claridad y rapidez del anuncio del ganador y (2) la aceptación de derrotas por parte de los perdedores.

No sabemos qué sucederá, pero sí sabemos que hay severos riegos de violencia post electoral. No es un escenario agradable para el país. Hay dos actores centrales en esto. Uno es el conjunto de autoridades electorales, cuya misión es mantener la calma y anunciar el candidato ganador de manera clara, transparente y definitiva, sin dejar lugar a dudas y lo más rápido posible.

El otro es el conjunto de partidos, quienes deben actuar de manera responsable y prudente, especialmente para calmar los ánimos de todos sus partidarios, perdedores y ganadores. ¿En dónde estamos parados ahora? Muy seguramente en un momento en el que nada hay decidido y todo puede suceder.

Si las cosas van como se apuntan hasta hoy, la carrera presidencial será muy cerrada, especialmente entre dos de los candidatos. Pero eso es ahora. Con las encuestas de mayo sabremos más acerca de la tendencia de acercamiento de los candidatos.

Si se me permite el uso de una metáfora, los dolores del parto democrático mexicano comenzaron con la elección del actual presidente, pero el bebé aún no nace. Nacerá y será robusto dependiendo de la madurez y prudencia de partidos, autoridades electorales y actual gobierno… pueden reaccionar así, como adultos, o como niños caprichosos.

POST SCRIPTUM

• Los datos de las encuestas de 2000 son las de Grupo Reforma.

• Un ejemplo de calentura electoral es la noticia reportada por El Universal:

El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador estableció aquí un símil entre Felipe Calderón y René Bejarano. ‘Hablan de las maletas de Bejarano, ¿y las maletas que está recibiendo el candidato del PAN ahora de Banamex y de otra gente? nada más que no hay video, eso es lo único, pero claro que está recibiendo maletas de dinero’. El abanderado del PRD, PT y Convergencia, salió así al paso del nuevo spot del PAN en el que recuerdan los videos en los que se ve a su ex secretario particular, René Bejarano, recibiendo dinero en maletas de las manos del empresario Carlos Ahumada” (9 de abril).

El candidato del PRD que siempre había atacado a la presidencia, ahora redirige su discurso a sus oponentes reales y reconoce implícitamente su posición en las encuestas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras