Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No es Una Pelea Caballerosa
Eduardo García Gaspar
18 abril 2006
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Seamos realistas. Aceptemos los hechos. Las campañas electorales no son una confrontación caballerosa ni de juego limpio. Hay demasiado en juego para los candidatos y que estos no recurran a acciones que van más allá de sus propuestas: hay que atacar al otro.

Y pocos como el candidato del PRD para mostrar este punto con sus ataques consistentes, de mucho mucho tiempo, al ejecutivo federal. Lo hizo cuando era alcalde de la capital mexicana y lo siguió haciendo durante su campaña.

Al menos hasta ahora, cuando le ha afectado el ya bautizado “efecto chachalaca”: sus ataques a la presidencia fueron vistos como inadecuados, lo que parece haber provocado una caída en la intención de su voto. Pero también está el otro lado, los ataques de los candidatos del PAN y del PRI dirigidos al del PRD. Están dando resultados. El más notable de todos es el del PAN, que asocia al candidato del PRD con Hugo Chávez, un gobernante mal visto en México.

Detrás de todo esto hay un principio de campaña. Es más efectivo un ataque al enemigo que una buena propuesta de gobierno. Y el mejor ataque al enemigo es el que lo liga a elementos que son anatema para la mayoría. Por eso ha dado resultado el ataque del PAN. Si se toman las propuestas del candidato del PRD es sencillo demostrar que son malas e inefectivas. De hecho son lo opuesto a lo que realmente se necesita.

Pero eso no importa al elector común, quien parece no tener la capacidad de ser movido por la calidad de las propuestas de los candidatos, pero sí por asociaciones negativas de ellos. Mostrar que las propuestas de un candidato no darían resultados, necesita tiempo y preparación. Pero asociar a un candidato, como en este caso, con un personaje mal percibido en general, eso toma segundos y cualquiera lo entiende.

Los efectos son veloces y el objetivo se cumple. No creo que haya mucho que remediar al respecto, excepto por una posibilidad. Los debates. Desafortunadamente ellos serán pocos y, si va todo bien, en uno solo de ellos aparecerá el candidato del PRD. Es una pena, porque eso elevaría el nivel de la campaña. Por lo pronto tenemos una situación que ha cambiado drásticamente. La presidencia mexicana está fuera de la contienda electoral.

El candidato del PRD ha reconocido que atacarla le producía daño y ha declarado una “tregua unilateral”. PRI y PAN siguen con sus campañas en dos frentes: convencimiento hacia ellos y ataque a sus rivales, especialmente al PRD. Normal. Pero hay algo que el candidato del PRD está haciendo y los otros no.

Desde luego se está defendiendo de los ataques de su mal desempeño como gobernante, por ejemplo con ese comercial de una de las intelectuales de oficio, no precisamente algo efectivo. Pero lo interesante es que ha incrementado sus ataques a personas e instituciones que están fuera de la campaña, un error grave.

Ha atacado a bancos, banqueros y una televisora, al menos, afirmando que son parte de sus enemigos. Sus frases son llamativas y logran algunos encabezados, pero yerran de cabo a rabo. No son ellos sus enemigos, sino los otros candidatos, cosa que parece que el PAN y el PRI han entendido, pero no el PRD.

Todo, creo, por la personalidad de López Obrador, muy dado a explicar el mundo por medio de la teoría del complot en su contra. La paranoia no ayuda, pues crea imágenes de persecución y creencias de conspiraciones como explicación de lo que no es más que una campaña electoral en la que los ataques y las confrontaciones son lo normal. Así son las elecciones: igual que un candidato realiza su campaña, los demás hacen lo mismo.

Distraerse atacando a otros es un craso error: los enemigos del candidato del PRD no son los empresarios, ni los medios, sino los otros candidatos. Es decir, hay en esto una revelación importante. Si llega a la presidencia, cualquier candidato encontrará situaciones adversas, por ejemplo, una negativa de los legisladores a aprobar una propuesta de ley o a modificar un presupuesto. Si el del PRD ganase, sería probable que interpretase eso como una confabulación en su contra, lo que no es conveniente para nadie en quien se ha confiado una gran cantidad de poder.

POST SCRIPTUM

• Un ejemplo de la equivocación estratégica del candidato del PRD es su reticencia a aceptar los debates enfrentado a sus oponentes reales. El Grupo Imagen reportó el pasado 11 de abril otro capítulo en la larga lista de negativas a los debates:

El primer debate entre los aspirantes a la Presidencia no se concretó y los partidos PRI y PAN acusaron al de la Revolución Democrática de frustrarlo. La coordinadora de campaña de Felipe Calderón, Josefina Vázquez Mota, señaló que los representantes de la coalición, Por el Bien de Todos “reventaron” los acuerdos del grupo de trabajo sobre los debates, al avalar en un primer momento la tregua propuesta a los candidatos y después retractarse. “Con esta actitud, incluso el PRD podría desconocer la elección del 2 de julio”, advirtió la ex secretaria de Desarrollo Social. Asimismo, Rosario Green, representante de Roberto Madrazo, denunció que el comisionado de la coalición Por el Bien de Todos, Jesús Ortega, faltó a su palabra de aceptar la tregua mediática. “Ya reventó la idea del debate en general, pasamos de cuatro a dos y finalmente dice que no firma el acuerdo porque no le gusta uno de los puntos que llevamos negociando en 16 sesiones y 40 horas”, declaró Green.

• Otro ejemplo de equivocación de estrategia fue lo dicho por el candidato del PRD y reportado por El Universal también el día 11:

Andrés Manuel López Obrador acusó a Televisa de utilizar sus programas para desprestigiarlo… “Anoche, por ejemplo, en “El privilegio de mandar”, este programa que es de parodia, me lo dedicaron a mí, que las chachalacas, las chachalacas… Eso ya no es spot, es manejo de contenidos… Estoy viendo el comportamiento de las televisoras en cuanto al manejo de contenidos que tienen que ver con sus programas, porque vamos a darle seguimiento… Aprovecho para enviarle un mensaje respetuoso al dueño de Televisa, Emilio Azcárraga, de decirle que vamos a estar pendientes de los contenidos y que los medios tienen la obligación de informar con objetividad y profesionalismo y no se pueden convertir en fiel de la balanza”, afirmó.

Se sabe que cuando este candidato manda “mensajes respetuosos”, el receptor del mensaje es declarado su enemigo. El programa mencionado ha hecho burla de todo político célebre, no sólo de López Obrador. La noción de la paranoia parece ser más que una teoría.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras