Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Oaxaca y el Subdesarrollo
Leonardo Girondella Mora
9 noviembre 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Una buena columna fue escrita por Carlos Fernández-Vega en el periódico La Jornada, el pasado 2 de noviembre. El punto principal de su opinión es la pobreza oaxaqueña y en general del sur de México. Vale realmente la pena repetir algunos de los puntos del columnista.

• Oaxaca ocupa los penúltimos lugares a nivel nacional en los índices de desarrollo humano, salud, educación e ingreso….

• … la desigualdad de los niveles de desarrollo en México resulta palpable al considerar que el Distrito Federal registra niveles no muy distantes a los de algunos países europeos, mientras Oaxaca y Chiapas no superan el índice de los Territorios Ocupados de Palestina.

• El índice de desarrollo humano (IDH) en Oaxaca es ligeramente menor al que reportan Cabo Verde y Guyana

• En Oaxaca se observan los extremos de desarrollo más distantes en una entidad federativa mexicana. Allí encuentra uno de los municipios con mayor nivel de desarrollo, Santa María del Tule, con un IDH de 0.86, pero también uno de los de menor desarrollo humano, Coicoyán de las Flores, con un IDH de 0.39.

• Los 15 municipios con menor IDH, los más pobres entre los pobres, se encuentran en sólo cuatro estados de la República: cinco en Chiapas, siete en Oaxaca, dos en Veracruz y uno en Guerrero.

A ellos, puedo añadir que Oaxaca en 2004 representaba el 1.2% del PIB, Guerrero el 0.9% y Chiapas el 1.7%, para un total de 3.8% de los tres estados. En cuanto a población de 2005, los tres representan el 10.6% del total nacional —una gran desproporción.

En 2005, los tres estados recibieron el 0.2% de la inversión extranjera directa, la inmensa mayoría de ella en Guerrero. La estadística de porcentaje de delincuentes sentenciados registrados en juzgados de primera instancia por homicidio, por entidad federativa de ocurrencia según fuero común en 2005 es de 6.4% para Chiapas, 14.7% para Guerrero y 9.8% para Oaxaca —el porcentaje nacional es de 4.6.

Datos como esos y similares son de sobra conocidos —basta con ver los resultados de los censos nacionales para confirmar que ciertos estados del país son realmente pobres y están en malas condiciones materiales. No hace falta levantar un movimiento guerrillero ni salir a la calle a marchar para saber de esa situación.

Con eso en mente y una mente ligeramente disciplinada, la interrogante que debe plantearse es un simple ¿por qué?

¿Por qué existen regiones dentro de México que han permanecido en la pobreza al mismo tiempo que otras tienen ritmos de progreso satisfactorios? ¿Qué es lo que sucede en estados como Oaxaca, Guerrero y Chiapas que ha producido frenos al desarrollo? En esencia es la misma pregunta del famoso libro de Adam Smith —y es aplicable a resto del planeta al tratar de descubrir qué es lo que hace que unos países tengan más prosperidad que otros.

Lo que sigue es un intento de ir más allá de la columna de Carlos Fernández-Vega enumerando algunas de las causas que explican la falta de desarrollo de esa región del sur mexicano —sin que ellas sean colocadas en orden de importancia.

1. Infraestructura de comunicaciones y fragmentación poblacional. Existen pocas vías de comunicación dentro de una zona muy montañosa con muchos centros poblacionales muy pequeños. Sin comunicaciones terrestres la actividad económica es cara e ineficiente, restando competitividad local —y no se tienen ciudades de tamaño medio que hagan eficientes las inversiones de salud y educación.

Son, en resumen, un enorme conjunto de poblaciones aisladas, con escasa posibilidad de actividad económica que haga posible la inversión atractiva empresas y negocios para elevar la productividad del habitante.

2. Baja preparación de capital humano. La actividad escolar es mala y prepara mal a los estudiantes —el talento humano es de menor calidad y atrae menos a las inversiones que otras regiones del mismo país. La combatividad de los maestros, como en Oaxaca, daña con severidad la preparación del talento humano disponible en la zona.

Se sabe que existe una asociación positiva entre educación promedio de una región y su crecimiento económico —Oaxaca y en general la región sur tienen bajos resultados en educación promedio.

3. Posible mala reglamentación para acciones económicas. Los datos que se tienen indican grandes variaciones acerca de las regulaciones para manejar negocios en el país y que México no está en una posición privilegiada al respecto.

Es una posibilidad que en esa región, los trámites y condiciones sean aún menos propicias, lo que obstaculiza el crecimiento que es condición necesaria para combatir la pobreza.

4. Inestabilidad social. El estado de derecho es una condición para el desarrollo y ella no es algo que caracterice a esa región mexicana —los disturbios de Oaxaca en este momento, la existencia de guerrilla en Guerrero y los territorios bajo la influencia del EZLN en Chiapas hacen a la región muy poco atractiva para las inversiones productivas.

5. Escasa asociación con actividades de libre comercio. Se sabe que la vinculación de las regiones con actividades de comercio interior está asociada con mayor crecimiento —la región sur del país tiene una asociación muy escasa con actividades de libre comercio.

6. Prevalencia de ideas socialistas. Es un tema por investigar y que sostiene que el clima intelectual de esa región está fuertemente imbuido por nociones económicas no propicias al desarrollo —concretamente, en esos lugares es más frecuente encontrar tesis socialistas y de marxismo simplificado que entienden a la economía como una actividad de explotación y suma cero. Esto crea un ambiente intelectual no propicio a la inversión, a la que se ve con sospecha.

La utilidad de un examen de causas es el dar una idea general de las soluciones —para que esa región remedie su problema, por tanto, se necesitan medidas para elevar el desarrollo educativo, mejores comunicaciones, una legislación eficiente y barata, facilidad para inversión ligada a comercio exterior y en general una serie de medidas ligadas a la libertad económica, muy especialmente un estado de derecho que haga razonablemente estable el medio ambiente político.

Igual que se conocen las características de la situación del sur mexicano, se sabe de los remedios que deben aplicarse —no son secretos celosamente guardados, al contrario. Pero aplicarlos a esa realidad es una tarea hercúlea por dos razones centrales.

Una de ellas ya la señalé: en la región prevalece, para su desgracia, un medio ambiente intelectual con las ideas equivocadas acerca de la economía. La otra es el corporativismo, muy bien mostrado en la sección 22 del SNTE en Oaxaca.

En otras palabras, la región está afectada y alterada por dos fuerzas contrarias al progreso —los grupos radicales socialistas, violentos, con las ideas equivocadas, y los grupos corporativistas que desperdician recursos preciosos para la región.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras