Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Para Ganar Hay Que Perder
Eduardo García Gaspar
8 septiembre 2006
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Su asesinato es impresionante y debe servir de lección de aprendizaje. Todo lo que sé de él es que era un buen tipo, Marcelo Garza.

Tenía el puesto de director de la Agencia Estatal de Investigaciones, en Nuevo León, un otrora estado muy tranquilo en medio de la inquietud mexicana. Los datos iniciales indican que lo mataron con una pistola cuyas balas atraviesan vehículos blindados.

Su labor era hacer cumplir la ley. Deja a una viuda y dos huérfanas. No es el primero de esos asesinatos. En febrero de este año, fue asesinado Héctor Ayala, director de policia de uno de los municipios conurbados de Monterrey.

Los medios reportaron que está a punto de llegar a 40 el número de ejecuciones dentro del estado. Sospecho que sean ya tiempos de aprender algo de lo sucedido, porque al final de cuentas la inteligencia es eso, aprender a no tropezar dos veces con la misma piedra… o tres, o cuatro, pero ¿casi 40 este año?

Empecemos por lo obvio. Nuevo León no parece estar gobernado por alguien que sabe lo que son las prioridades. El gobernador ha contratado eso que fracasó en Barcelona, el Foro de las Culturas y a ello ha dedicado una buena cantidad de recursos que no son los suyos, sino los de terceros… usted sabe, el gran placer que causa gastar dinero que es de otros, especialmente en caprichos personales.

Todo para hacer llegar el Foro de las Culturas a una ciudad en la que los policías son asesinados y la inseguridad reina. En fin. El costo de oportunidad es gigante, porque los recursos dedicados a esa humorada del gobernador podrían haberse ido a labores de seguridad, policía. Pero, el gobernador del estado sigue esa gran tradición del político, la de no ver la realidad y crear la suya propia.

Pero ahora vayamos a lo de más fondo: la batalla contra las drogas es un fracaso total y absoluto. El consumo de drogas se mantiene, los traficantes siguen y la inseguridad aumenta. Lo que en realidad ha logrado la batalla contra las drogas es hacer más inseguro al país.

Por una razón, la prohibición inyecta cantidades enormes de dinero que van a manos de los chicos malos. A más prohibición, más dinero y ellos felices. La batalla contra las drogas ha creado un negocio de miles de millones.

Lo que me lleva a una conclusión de mero sentido común, con la que usted estará de acuerdo seguramente. ¿Qué prefiere encontrarse en la calle, a un tipo drogado que no puede caminar o a un traficante de drogas?

Ya nos hemos encontrado borrachos en las calles, caminando sin sentido. Los hemos visto conduciendo un auto y perdiendo el control y lastimando a otros. Prefiero a ellos que a los traficantes. Por mucho.

Y ya que tengo que escoger entre lidiar con algunos borrachos o drogados, y gente que asesina en plena calle y decapita gente, le digo una cosa: me quedo con los drogados y los borrachos, por amplio margen. Me aterraría enfrentar a alguien que decapita, que asesina con balas especiales, que no tiene sentido de la más mínima moral. Ya que mi gobierno me ha puesto en la disyuntiva de escoger, tomo a los drogados y me quedo con ellos.

Lo que estoy diciendo es que la guerra contra las drogas ya se perdió y que los únicos que no se han dado cuenta son los gobernantes. Unos se dedican a organizar eventos internacionales de fantasía, otros a no dejar que alguien suba a la tribuna del congreso y otros más a hacer publicidad de sus logros. Cada uno metido en su pequeño mundito irreal personal no acaban por entender que la batalla se perdió.

Y que vamos a ganar todos si reconocemos que perdimos la batalla contra las drogas. Resulta que perdiendo esta batalla, ganamos la guerra y hacemos desaparecer el negocio ilegal de drogas, que es de lo que se trata. Arrestando a sus miembros, el negocio nunca terminará, siempre habrá nuevas personas que llenen los vacíos de poder. Pero despenalizando las drogas, los ciudadanos terminaremos mejor.

Ya no tendremos que temer encontrarnos en medio de una balacera, ni sufrir asesinatos de buenas personas. Nuestro problema será uno más simple y hasta comparativamente grato, el sufrir a algún drogado en la calle o en un vehículo, conduciendo alocadamente.

¡Qué gran mundo sería ése en el que toda mi preocupación de seguridad fuese encontrarme a un drogado en la calle!


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Para Ganar Hay Que Perder”
  1. María Elena Rodríguez Dijo:

    Esta manera de ver las cosas siempre me ha alarmado, pero viniendo de ti y de tu sano juicio, le daré una segunda pensada. Gracias!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras