Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pena de Muerte y Terrorismo
Eduardo García Gaspar
11 mayo 2006
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El tema me causa temores porque no alcanzo a tener una posición que me convenza a mí mismo. Me refiero a la pena de muerte y sobre lo que tengo algunas ideas que pausadamente comparto con usted. Vayamos primero a la idea de si funciona o no.

En general, las penas legales se aplican con el objetivo de castigar al culpable de forma proporcional a su falta.

Eso suena lógico. Sin esos castigos la ley no sería respetada. Otro de los objetivos de las penas legales es el de mostrar al resto de las personas lo que le sucede a quienes violan la ley.

Todo es muy lógico y racional en esta manera de pensar acerca de las penas legales. Son aceptados, por esa razón, castigos que son grandes, como cadenas perpetuas en prisión.

La lógica detrás de esto es la de proporcionalidad entre el delito y el castigo, a lo que se adicionan consideraciones de atenuación y agravamiento. No veo problemas con estas ideas, aunque en la realidad algunas leyes puedan ser no tan buenas como se podría. Pero ahora viene la pregunta difícil.

¿Funciona la pena de muerte como un castigo eficiente que prevenga delitos así castigados? La respuesta teórica es que sí: un castigo de ese calibre debe lograr que las personas piensen que de cometer esos delitos el castigo sería el peor de todos.

La respuesta práctica no es tan sencilla. Lo que he leído al respecto muestra evidencia en ambos sentidos: algunos análisis muestran que sí previene delitos, otros no. Digamos, con humildad, que quizá no lo sabemos y entremos al terreno de la moral.

¿Es moralmente aceptable castigar delitos? La respuesta es positiva y nos plantea otra interrogante. ¿Es moralmente aceptable la pena de muerte? Se ha argumentado en ambas direcciones de manera convincente. Para unos ningún hombre tiene el poder de quitar la vida a otro, pero hay quienes piensan que existen delitos de tal magnitud que justifican el quitar la vida al culpable. Y esto nos manda a un caso concreto.

El de Moussaoui, el terrorista que recientemente fue condenado a cadena perpetua. Veamos de qué ha sido encontrado culpable. De violación de permisos de visa en 2001. De saber de los futuros ataques terroristas y de tomar lecciones de vuelo para participar en ellos, sin decir a nadie esto.

De mentir a la autoridad acerca de ataques futuros. De conspirar en asociación con al-Qaeda. Durante su juicio se declaró culpable de esa conspiración y mostró orgullo de que sería parte de otro de los aviones destinados a los ataques, el que se dirigiría a la Casa Blanca. El resultado de esos ataques fueron 2,700 muertes de inocentes.

Puedo aceptar el razonamiento de que el culpable del asesinato de una persona, con agravantes, pueda recibir condenas de cadena perpetua, o de 50 o 60 años de cárcel. Pero en el caso de Moussaoui se presenta el problema de la proporcionalidad de las penas.

¿Merece el mismo castigo Moussaoui que el asesino confeso de una, dos, tres personas? Hay algo dentro de mí que dice que en casos como el de ese terrorista la pena de muerte es no sólo aceptable, sino deseable.

No lo justifico por venganza, sino como una consecuencia lógica de la proporcionalidad del castigo y del mostrar lo que le sucede a quienes eso hacen. Pero hay otra parte de mí que me dice que en realidad nadie tiene el poder de quitar la vida a nadie, ni incluso a un tipo tan trastornado como Moussaoui.

En lo que no tengo dudas es en que si se decidió darle cadena perpetua su cumplimiento sea estricto, sin consideraciones que hagan placentera su estancia en la prisión.

Creo que lo mismo va para los terroristas en general. Y todo esto nos lleva a otra consideración de mayor fondo. Me parece obvio aceptar que no todos los culpables de grandes faltas son capturados y enjuiciados. Muchos culpables andan sueltos por las razones que sean, entre los que destacan miembros del crimen organizado y políticos corruptos.

Culpables sin castigo. ¿Les sucederá algo a ellos? Mi creencia es afirmativa. Alguna pena futura tendrán los culpables sin castigo hoy. Por eso, al menos en parte, creo en una vida futura y en un juicio final perfectamente justo y sin escapatoria.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Pena de Muerte y Terrorismo”
  1. Luis Roamani Dijo:

    Buenas tardes, es un buen artículo muy bueno, lo felicito.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras