¿Que es populismo? Su definición, características, elementos y funcionamiento.

Populismo, reconocimiento útil

La ventaja de una columna así es la posibilidad de reconocer al populismo y alejarse de él todo lo posible. Pocas cosas tan perversas pueden acontecerle a una nación que caer en manos de un gobierno de ese tipo.

Las definiciones tradicionales del populismo se basan en la idea de atraer a la masa de la población. A lo que «el pueblo». Ell segmento mayor de población al que se dirige el político y lo hace en oposición a las elites de la misma nación.

Populismo, definición y características

En octubre del año pasado, el historiador mexicano Enrique Krauze publicó una columna sobre el populismo.La tituló Decálogo del Populismo y es una lista de 10 atributos de esa actitud del político.

Tomo algunas de las ideas de Krauze, que son una buena sistematización del populismo y añado observaciones mías.

Un modo de gobernar

Es una estrategia de campaña y de popularidad gubernamental, muy bien ejemplificada con Perón en la Argentina. (en Locuras que Ganan Elecciones está el caso de Evita Perón).

Un modo de gobernar que se sustenta en un romance incondicional entre el gobernante y la multitud. Una tracción mutua de fascinación recíproca, sin condiciones y con emotividad.

Sin signo político

El populismo no tiene signo político. Puede ser de izquierda o de derecha. Las ideas del gobernante no importan mucho realmente. Puede ser un socialista o un liberal, o imposible de clasificar, no importa.

Populismo necesita un líder

El populismo necesita para sobrevivir una persona. Es el líder, un hombre fuerte quien está al frente. Él es una especie de encarnación del objeto de los deseos de la multitud.

Él es carismático. Lo que dice y cómo lo dice es bienvenido por la multitud. Uno habla y los otros aplauden y aprueban. El líder es indispensable, insustituible.

El portavoz e intérprete de la voluntad de la mayoría. Un autoengaño mutuo: la mayoría piensa que el líder es la respuesta a todo y el líder también lo cree. El romance crea un mundo virtual de enamoramiento en el que todo deseo es posible.

Necesita recursos, muchos recursos

La realidad inventada por ambas partes necesita dinero. Requiere recursos, para cumplir las promesas del líder. Ellas suelen ser tomadas como posibles. Los cálculos de costos son inoportunos y molestos.

Por eso, en el gobierno, el populista maneja los fondos públicos sin medida. Las acciones deben suceder aunque para ello tenga que recurrirse a cualquier medio. Sería injusto no hacerlo.

Dice Krauze con toda la razón, «El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos. No tiene paciencia con las sutilezas de la economía y las finanzas. El erario es su patrimonio privado…»

Acciones inmediatas, espectaculares

La multitud necesita realidades y el líder requiere satisfacerlas a cualquier costo. Deben verse acciones de inmediato y ellas deben ser colosales.

Expropiar empresas, imponer impuestos, invadir terrenos, inventar esquemas financieros, imprimir dinero, expropiar propiedades. Todo es legítimo en el populismo.

Oponerse a esas medidas es injusto y reaccionario. El romance entre la multitud y el líder se alimenta con acciones llamativas, justificadas por las promesas hechas.

Un sistema de redistribución

La necesidad de recursos para financiar las promesas impone un sistema redistributivo. Los recursos son tomados de donde existen, llevados al gobierno y este reparte entre la multitud.

El populista reparte lo que no es suyo y sus partidarios lo reciben. Es un juego en el que nada se crea, todo se distribuye. Con un inconveniente, los repartos no crean riqueza. Ella tiene límites.

Sin creación de riqueza, la pobreza no se remedia y la economía cae. Los fracasos tenidos necesitan explicación. El líder no puede cometer errores. Si sus medidas no dan resultados, eso se debe a otras cosas.

Necesidad de enemigos

Otra característica del populismo. Necesita explicar sus fracasos y no hay mejor explicación que sus enemigos. Los enemigos de la multitud.

El romance se enriquece con un poderoso elemento de la imaginación. Son los opositores ocultos, las confabulaciones secretas, los enemigos del régimen. Esos a quienes puede culparse de los fracasos que todos ven.

Los enemigos necesitan ser combatidos. Es un asunto de supervivencia del líder y su gobierno. Él necesita implantar medidas de emergencia. Incluso confiscaciones, opresión, cárcel, represión.

Se trata de defender a la voluntad soberana del pueblo que sólo el líder es capaz de entender.

División social

La división social es necesaria para que el populismo viva. Hay enemigos internos y externos. Se necesita hacerles frente y movilizar a la multitud. La solidaridad con el líder se muestra en marchas, reuniones, discursos, cuanto mayores mejor.

Dentro de la sociedad hay enemigos de la multitud. Es la prensa vendida, las clases altas, los conservadores, o cualquier otro grupo interno. Ellos se alían con el exterior y forman conspiraciones ocultas.

Y se aplica una regla simple: quien critica al líder y a su gobierno forma parte de esas conspiraciones. La crítica es equivalente a traición.

Por encima de la ley

Las leyes existentes no pueden ser freno a la voluntad del populismo y que el líder encarna. Las leyes son sustituidas por la voluntad del líder y su definición de justicia. Desaparece el estado de derecho.

El líder está por encima de la ley. La división de los poderes y la independencia de las instituciones es un obstáculo para implantar la voluntad del líder. Legisladores y jueces deben seguir al líder sin condiciones. Deben ser parte de los incondicionales gratuitos.

Sin límite de tiempo

El populismo tiene otra característica. No puede estar sujeto a los períodos democráticos de elecciones periódicas.

Con tantos enemigos, con tanto que hacer y con la voluntad del pueblo, nada debe detener el romance entre el líder y la multitud. Una fascinación colectiva que no admite la posibilidad de cambiar al líder.

Una vez en el poder, el populismo no suelta. Solamente dejará el poder tras una lucha dañina para todos.

Populismo en resumen

Cuando en un país se perciban esas características del populismo habrá un riesgo severo de miseria y pobreza. Cuando la multitud se enamore de un líder y quiera que gobierne a su capricho, sin ley, sin restricciones, sin contrapesos…

Y una cosa más…

Una noción adicional al populismo, la que se ha añadido, es el neomarxismo, como se explica en este video:

[La columna fue revisada en 2019-04]