Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Reciclaje Político
Eduardo García Gaspar
11 abril 2006
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Serio es el problema mexicano de escasez de gobernantes. Unos pocos nombres son las opciones disponibles y el máximo cambio que se les ve es el de moverse de un partido a otro. Los mismos gobernantes se reciclan y eso ataca la democracia.

Para explicarlo mejor, empecemos por el principio. Quizá el peor de los excesos democráticos sea el de exaltar a ese sistema político como un valor en sí mismo al que debe rendírsele adoración.

La democracia no es más que un destornillador que se usa para hacer cosas, una herramienta, como una computadora. Nada más. Pero la democracia tiene sus razones, bastante buenas. Nos da una herramienta para llegar a acuerdos: las votaciones. Cuando hay varias opiniones sobre algún tema el llegar a un acuerdo puede ser alcanzado por dos vías. Una es la de las pistolas y la violencia, la de la imposición por la fuerza.

La segunda es la de votar, acordando respetar la opinión que tenga el mayor apoyo. No es una forma perfecta, pero es mucho que mejor que la otra opción. No está nada mal. Eso, desde luego, supone que todos acuerdan esa regla, la de aceptar la derrota de su posición.

Es una regla civilizada, de convivencia, que a la gente de mente primitiva le costará aceptar. La segunda razón que justifica a la democracia es la división del poder, para evitar su abuso y sirve de moderación al resultado de las votaciones.

La votaciones aceptan la posición de la mayoría. La división del poder protege a las minorías. Es la tradicional división del poder, pero también el federalismo, la elección periódica de gobernantes y la separación de iglesias y gobierno. La división del poder frena los abusos posibles de las mayorías.

La podemos llamar Estado de Derecho y debe actuar simultáneamente con las votaciones, sean del judicial, del legislativo, o de las elecciones. La tercera de las razones democráticas es en la que más atención debe ponerse. La democracia es una herramienta que permite al ciudadano común atender asuntos públicos que le afectan.

Una herramienta de educación personal para comprender los asuntos políticos comunes a todos. La democracia supone que el ciudadano sabe, conoce, se preocupa y por eso es que le reconoce poder de selección de sus gobernantes y libertad de expresión. Me explico más. La democracia es una herramienta para el proceso de formación de opinión pública, un sistema de instrucción en cuestiones políticas que crea ciudadanos más preparados para votar, pero también para ser elegidos como gobernantes.

Es otra manera más sutil e indirecta de frenar los abusos de poder, que serían más probables con una ciudadanía ignorante y ajena a las cuestiones públicas. Y es una manera de crear mayor cantidad de opciones de gobernantes, de entre los cuales pueda seleccionarse. Este punto bien vale una segunda opinión. Creo que las elecciones mexicanas en este momento ilustran cómo la falta de democracia en el país ha creado una escasez de opciones de gobernantes.

El caso es muy bien ilustrado por el PRI y el PRD. Entre esos dos partidos no hay mucha diferencia de miembros: un pequeño número de gobernantes salta de un partido a otro sin que exista sangre nueva. Es como una especie de reciclaje de los mismos, que en algún caso ha llegado al PAN.

Visto desde el otro lado, la creación de nuevos gobernantes, salidos de la sociedad civil es la excepción… y debería ser más regla. Esto produce desencanto. Los mismos nombres se reciclan de un partido a otro. ¿Qué gran diferencia de partido puede existir entre el PRI y el PRD, si éste nació del descontento de aquél?

La separación entre sociedad y gobierno, desde la formación del PRI versión 1.0 hasta ahora produjo lo natural: un grupo de gobernantes separados de la sociedad y cuya meta es llegar al poder, sea con un partido o con otro. Les da lo mismo. Visto en general, aún estamos aprendiendo a usar la herramienta. Nos falta aprender a respetar votaciones.

Nos falta entender que es una cuestión de leyes no de personas. Y nos falta enriquecer con sangre nueva las filas de los gobernantes para quitarnos de encima a personajes cuya única misión es llegar al poder, con cualquier partido, y abusar de él.

POST SCRIPTUM

• Seguí en esta columna las tres justificaciones de la democracia que se mencionan en Hayek, Friedrich A. von (1978). THE CONSTITUTION OF LIBERTY. Chicago. University of Chicago Press. 0226320847, pp. 107-108. Pero les añadí una dimensión que creo que falta allí, la de la herramienta destinada a evitar abusos de poder: moderar el poder que las votaciones mayoritarias darían a las mayorías en perjuicio de las minorías.

• El más reciente caso de descontento interno de miembros de un partido es el de Chuayffet, coordinador de los diputados del PRI que fue reportado así por Grupo Imagen (5 abril):

“La diputación federal del [PRI] estalló en contra de su presidente nacional, Mariano Palacios Alcocer, y su candidato presidencial Roberto Madrazo, por la integración de las listas de candidatos plurinominales al Senado… acordaron citar[los] para que expliquen… la selección… al Senado… Su determinación, dijo Chuayffet, se debía a la falta de respeto al grupo parlamentario: “Es fundamental que cada uno recibamos muestras de respeto a nuestra dignidad…”, señaló… Chuayffet… dijo: “No es grato estar en este circo. Me la he jugado con Roberto Madrazo, he aguantado el golpeteo. Vienen 29 senadores a la Cámara por la vía plurinominal y muchos no se la jugaron con Madrazo”.

En otras palabras: un miembro del PRI hace cosas en bien de su partido, no necesariamente del país; quiere ahora su premio, que es otro puesto gubernamental, pero no se lo da ése al que dio su lealtad entera, no necesariamente al país; y como no le dan su premio, entonces protesta y amenaza. Es digno de notar que la lealtad y el servicio han sido consagrados a otro miembro del partido como medio de preservación del trabajo. El buen desempeño legislativo es lo de menos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras