Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Reformas Indeseables
Eduardo García Gaspar
19 enero 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las campañas electorales mexicanas son una colección de ataques mutuos entre los candidatos que se basan en dos niveles.

Primero explotar la situación actual, diciendo que es mala, muy mala, realmente mala. Para luego, afirmar que ellos tienen el remedio ideal para solucionar eso que está tan mal. Lo que eso significa es que las campañas exageran las cosas. Exageran al peor de los extremos lo malo de lo que sea que haya sucedido en los últimos años.

Si las cosas no andan mal, ellos dirán que andan muy mal. Si se han hecho cosas, dirán que aún falta mucho que hacer. Si las cosas andan mal, dirán que en realidad son peores de lo que vemos.

Y, más aún, no se limitarán: mentirán descaradamente, citando cifras y estadísticas, las que les conviene. Ante esto, el ciudadano razonable tiene que ser prudente y no creer lo que dicen los candidatos en sus exageraciones.

Primero, las cosas no están tan mal como las pintan ellos.

Segundo, las soluciones que proponen no son tan buenas como dicen ellos. Y sin embargo, ese ciudadano razonable sí debe pensar por él mismo viendo lo que está mal y lo que puede hacerse. ¿Que anda mal en México? Algunas cosas, pero no todas.

Lo más grave que acontece es, me parece, que no ha habido reformas estructurales. Las noticias al respecto son consistentes. México podía haber estado en mejor posición ahora si los partidos políticos hubieran logrado hacer reformas para actualizar leyes e instituciones. Estamos creciendo, pero podíamos crecer más.

Las economías que han crecido son las que han hecho reformas. México quizá crezca en promedio algo como el 2 por ciento en este sexenio. Más de lo que crece Europa. más o menos como Japón, pero menos que China, India y países con reformas logradas como Estonia, Irlanda, Chile y otras.

Es decir, el problema de México es el de crecimiento. Es un problema general del país. Ante esto, que es real, la reacción infantil, como la de uno de los candidatos presidenciales, es la de olvidarse de las reformas y meterle al acelerado al gasto del gobierno… lo mismo que hizo Echeverría.

Hay que ser un poco más refinado y pensar en las causas de esa falta de crecimiento. Un ejemplo de esto es la criminalidad: su elevación frena inversiones y sin inversiones no se crece. Otro ejemplo, la corrupción: una elevación de los costos de las inversiones y otro freno a ellas. Más una ley laboral que eleva los costos del trabajo y causa desempleo. Más impuestos complejos que producen evasión y crean petrodependencia. Más sistemas de pensiones estatales que evitan inversión pública.

Mi punto es aceptar que existe un problema de bajo crecimiento y que eso se debe a falta de reformas para actualizar leyes e instituciones. Los datos pueden ser corroborados en las mediciones mundiales: aún somos un país con demasiada intervención de un gobierno ineficiente y corrupto que no cumple con su razón de ser. Ante esto, que me parece innegable, es que deben ser contrastadas las propuestas de los candidatos a la presidencia.

Esas propuestas serán buenas en el monto en el que se dirijan a exponer reformas. Desafortunadamente no lo hacen. Las ideas de los candidatos del PAN y del PRI son en extremo limitadas al respecto. En ninguno de ellos el problema es enfrentado de manera frontal.

Calderón le da un tratamiento centrado en un estado de derecho, lo que es muy bueno, pero insuficiente. Y Madrazo apenas apunta a medidas pragmáticas en las que tangencialmente pueden preverse reformas. Y el candidato del PRD ni siquiera se ha dado cuenta de que se necesitan reformas.

Lo que digo es grave: las campañas presidenciales están sustentadas en propuestas que o no toman de frente al problema, o lo ponen de lado. Es para asustar a cualquiera. O los candidatos no entienden lo que sucede en el país al que quieren gobernar, o no quieren tratar abiertamente el problema por consideraciones políticas.

Es mi impresión personal que uno de ellos no se ha dado cuenta del problema real y que los otros dos tienen miedo a hablar de lo que ven como potencialmente impopular. Y eso nos lleva a una conclusión paradójica: lo que México necesita hacer con urgencia es algo que se piensa que no llevará al poder a quien proponga hacerlo.

POST SCRIPTUM

Si lo que digo es cierto, entonces hay una conclusión adicional: el candidato presidencial que NO proponga las medidas de reforma necesarias para crecer será uno que estará peleando por el primer lugar y de lograrlo, no realizará lo que se necesita.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras