Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Robo de Agua
Selección de ContraPeso.info
29 abril 2006
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El siguiente es un trabajo Marisa Hernández Pavón, alumna mía, de 18 años, de Coatzacoalcos, estudiante de Ingeniería Química Administrador. Es el resultado de un trabajo voluntario dado a los estudiantes y que ella ganó con el mejor trabajo. Se les dio una columna aparecida en un periódico de Monterrey, México y que debían criticar encontrando fallas de razonamiento y errores de argumentación. Eduardo García Gaspar

Crítica a “Robo de Agua”

Por Marisa Hernández Pavón

El 3 de abril publicaron en El Norte una columna titulada “Robo de Agua”. Lo que hace es exponer sus ideas sobre la venta del agua. Empieza argumentando que es injusto que nos vendan algo nuestro. Compara el agua con el aire y el sol, diciendo: “El agua, como el aire, como el calor del sol son de todos los habitantes del planeta. Cobrar por el oxígeno o por la luz del sol sería absurdo. Cobrar por el agua también lo es.”

Sin embargo, no ve las diferencias obvias que existen entre estos recursos, comenzando por el hecho de que la luz del sol no se va agotando por el consumo humano, en todo caso, es un proceso que ocurrirá de manera natural sin que el hombre tenga alguna influencia en ello. El agua, por otro lado, sí se está agotando debido al consumo humano.

Si el agua se llega a acabar, como ya está sucediendo, es culpa del hombre. Por lo tanto, al cobrar el agua embotellada lo único que se hace es reafirmar que es un recurso escaso. Menciona que no debemos de comprar de manera resignada el agua, sino que el darnos agua potable es obligación del municipio. Y es cierto, según el artículo 115 el municipio debe encargarse de brindar servicio de agua potable a la comunidad, así como muchos otros.

Sin embargo, también esa agua se cobra, y no se queja de eso. Según la autora es injusto que paguemos agua embotellada, entonces ¿también nos negamos a pagarle al gobierno sus servicios?, porque eso es lo que hacen las embotelladoras: brindarnos un servicio, y cada uno de nosotros decide si aceptarlo o no. Nadie nos obliga a comprar agua embotellada, ni siquiera es una necesidad, porque bien se podría hervir el agua que llega hasta nuestros hogares.

Sin embargo, sí es una gran comodidad, ya que nos ahorramos el hecho de tener que hervirla nosotros mismos para asegurarnos que en realidad sea potable el agua.

Otra de sus críticas se centra en el hecho de que las cuatro principales embotelladoras de agua en México sean trasnacionales diciendo: “El hecho de que existan más de tres mil marcas comerciales de agua embotellada en México y de que las de mayor consumo pertenezcan a cuatro marcas transnacionales -Danone, Coca Cola, Pepsi Cola y Nestlé- nos dice que el agua ya no es nuestra, que ahora nos la venden.”

Esta situación es lógica por la apertura que se está viviendo en el país desde hace algunos años. Se puede comparar este hecho con la industria automotriz. Los automóviles utilizados en México son de empresas extranjeras, y no por eso el hecho de que los compremos es malo para nuestro país, o bien, si alguna utilizara recursos mexicanos para fabricarlos no nos perjudicaría. Esto es simplemente una de las características de la apertura.

También culpa a las industrias de malgastar el agua y estar acabándosela. Por un lado tiene razón, algunas industrias utilizan miles de litros de agua en un día. Sin embargo, muchas de ellas utilizan métodos en donde el agua es reutilizada y no necesariamente se desperdicia. Además los productos fabricados son demandados por la sociedad, no se hacen sin propósito alguno.

Con esta crítica, se llega a la conclusión de que el agua embotellada no es tan mala como lo plantea la autora de “Robo de Agua”, simplemente es un servicio que se nos brinda, y nosotros decidimos si la adquirimos o no. Además, lo que hace es criticar principalmente el hecho de que empresas transnacionales vengan a nuestro país a vendernos agua, esto se pude notar con lo que menciona en su frase final: “¿Vamos a seguir comprando a las trasnacionales el agua que se están robando con anuencia del gobierno mexicano?”.

Sobre este argumento pregunto: ¿cuál sería la diferencia si las empresas que nos la vendieran fueran nacionales?, simplemente un cambio de origen de la empresa. Debemos aceptar el hecho que la apertura nos da muchas ventajas, como buena calidad y precios, y no cerrar nuestra mente al creer todo lo que nos exponen en los medios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Robo de Agua”
  1. Francisco Torres Gamez Dijo:

    Marisa,

    Excelente articulo y buen punto. El agua es un bien escaso, y como tal debe quedar sujeto a derechos de propiedad como cualquier otra cosa, para su racionamiento adecuado, a traves de un sistema de mercado y precios.

  2. carla sosa Dijo:

    favor de incluir el texto criticado para poder valorar la critica…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras