Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Se Compran Votos
Eduardo García Gaspar
8 junio 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Alguna reacción causó la propuesta del candidato del PRD, la del “Programa de Ingreso Familiar” y que señala que de llegar a ser presidente, él elevará el ingreso de quienes ganan menos de 9 mil pesos.

Lo elevará 20 por ciento, mediante la reducción de precios de diversos servicios y el otorgamiento de dinero y bienes. Usted lo conoce: gasolina y electricidad a precios bajos, pensión a adultos mayores y demás.

Es un caso claro de compra de votos, más que el de las ofertas del resto de los candidatos. Y tiene problemas que han sido señalados en otras partes: distribuye riqueza y no la crea sino la consume, distorsiona precios, genera más probabilidades de corrupción, considera personas y no familias, beneficia más a los de ingresos altos, ignora que lo que debe considerarse es la productividad para elevar el ingreso.

En fin, otro caso de propuestas descabelladas, quizá el mayor de los ocurridos en esta elección. Por dos razones.

Una, no cuadran las cifras de lo propuesto con lo real.

Otra, la tendencia de esos regalos es a crecer. Por ejemplo, la pensión alimentaria a la tercera edad tendría un costo de 30 mil millones el año entrante, pero de 50 mil en algo más de 10 años. La idea de que los recursos son limitados no es considerada por ese candidato.

La parte económica y de sustento de esa propuesta es al menos dudosa, incluso a pesar de las defensas que ha recibido. Hasta aquí, la cuestión es relativamente tradicional, la de un candidato que ofrece una idea sin gran sentido para atraer votos e intentar remontar en las encuestas. Pero hay algo más que vale una segunda opinión y de lo que poco se ha hablado.

Me refiero al sustento ideológico de esa propuesta. Al fundamento filosófico que ella tiene y al que se ha bautizado como marxismo popular: la idea de que en un sistema de mercados libres la riqueza de unos es la causa de la pobreza de otros. Cuando se piensa así, efectivamente la única solución es la de quitarle a unos para darle a otros, haciendo del gobierno una agencia de prestación de favores con un poder descomunal.

Y cuando se piensa así, aún sin quererlo, se fomenta el odio entre personas y se divide a la sociedad en víctimas y villanos. Lo que afirmo es que, sin prudencia, el candidato del PRD está sembrando odios entre los mexicanos: envidias que llevan al único efecto posible, el de un gobierno con autoridad para expropiar patrimonios y que se sostiene regalando a sus partidarios lo que quita a sus opositores. Nada se crea, todo se destruye.

Ese marxismo popular, más aún, es atractivo para quien tiene una educación deficiente y piensa en el efecto inmediato, de beneficio personal, creyendo que es posible realizar y sostener eso. Más o menos lo mismo que sucedió con la promesa de crecimiento del 7 por ciento que hizo Fox hace seis años… y que fue creída por muchos.

La propuesta del candidato del PRD es fantasía pura, pero además, como dije, tiene un problema colateral: fomenta odios de clase que dividen a la sociedad. Peor combinación es difícil de tener.

La otra consideración que no he visto hacer es la interna, dentro del PRD. Los perredistas no son tontos y más de uno deben saber que su propuesta tiene cimientos débiles. ¿Por qué proponen ese proyecto? Difícil saberlo. Pero es posible encontrar explicaciones. Una de ellas es la ignorancia económica y la falta de prudencia: algunos perredistas pueden creer que sí es posible.

La otra, se trata de una táctica de campaña dirigida a revertir la tendencia de crecimiento de uno de sus opositores. El PRD ha tenido a caer o permanecer estático en las encuestas y el PAN se ha movido hacia arriba.

Puede ser que se trata de una acción de promoción de voto, un tanto desesperada, y que está bien lanzada antes del debate, para dar material al candidato del PRD… pero que le puede causar daño.

Toda mi ambición fue ir un paso más allá. La propuesta del incremento del ingreso familiar del candidato del PRD tiene grandes debilidades en sus fundamentos económicos y ellas han sido planteadas abundantemente. Todo lo que quise agregar es que esa propuesta también puede estar creando odios y envidias entre los mexicanos. Y esto es mucho más grave.

POST SCRIPTUM

El W. Wilson International Center for Scholars ha reportado que en la encuesta BGC del 3 de junio el candidato del PAN tiene 46%, seguido por el candidato del PRD con 33% y el del PRI con 18%.

La encuesta de un día anterior, de GEA, muestra al candidato del PAN con 40%, al del PRD con 31% y al del PRI con 27%.

Posteriormente, el día del debate, fueron publicadas nuevas encuestas. En la de Excelsior, el candidato del PRD registra 35.5% y el del PAN, 34%.

En la de La Crónica, ambos candidatos registran 35%.

En la de El Universal el empate es de 36%.

• En un análisis breve de la propuesta del candidato del PRD se señaló que,

“De acuerdo con las cifras del Presupuesto de Egresos de la Federación, el impacto total de reducir a la mitad las percepciones de todos los niveles de mando (sin plazas de enlace) en las Secretarías de Estado sería, a lo mucho, de 6.3 mil millones de pesos (incluyendo el costo del seguro de separación individual). Tal reducción, sin embargo, impactará negativamente las finanzas públicas dado el menor pago de ISR y de aportaciones al ISSSTE del gobierno federal. Habría una pérdida de ingresos de alrededor de 3.4 mil millones de pesos. Por lo tanto, el ahorro neto sería de alrededor de 2.9 mil millones de pesos.”

Y que

“Una pensión alimentaria de 700 pesos mensuales para todos los adultos mayores del país (3.6 millones) costaría 30 mil millones de pesos en 2007. (En 2020, el costo sería de 50 mil millones de pesos (de 2005) dada la tendencia generacional.)  Las becas a los discapacitados pobres costarían 15 mil millones de pesos y se atendería a 1.8 millones de personas. En total, suman 45 mil millones de pesos para atender a 5 millones de personas. (Nota: El programa Oportunidades atiende a 25 millones de personas con 31 mil millones de pesos.) La propuesta del seguro universal de salud (asegurar a 48 millones de personas) costaría 19 mil millones de pesos. Construir 200 preparatorias y 30 universidades públicas, así como mantener a 700 mil estudiantes costaría 123,540 millones de pesos por año. Tan solo lo anterior suma 188.5 miles de millones de pesos por año; no incluye, claro, los trenes bala, los parques de diversiones, los subsidios al campo y a los energéticos, los útiles escolares, las nuevas refinerías, etc.”

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras