Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Siempre Tras el Protector
Eduardo García Gaspar
2 enero 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es mi entender que el conflicto se mantiene, pero bajo otras bases. Seguimos bajo la lucha entre las ideas de la libertad y la ideología del estatismo. La Guerra Fría era tal vez de dos niveles, el de las ideas y el del dominio político. El derrumbe de la URSS terminó con el conflicto político-armado.

Pero se mantiene el duelo de ideas entre dos fuerzas que entienden al mundo de manera muy diferente. Hay mucho más énfasis en la idea de democracia, el comercio mundial crece, los precios del petróleo no han afectado tanto, la pobreza mundial sigue disminuyendo, China se está abriendo, la India progresa, en Irak ya hay elecciones, Japón va mejorando. las ideas liberales crecen.

Pero este mundo no es perfecto y los problemas se mantienen: terrorismo, populismo, déficit en EEUU, poco crecimiento en la UE, Irán y sus gobernantes, Chávez y sus locuras.

Mi intención es señalar dos puntos. Comienzo por el pesimista. Este mundo no es perfecto. Siempre existirán problemas y creo que la mayoría del tiempo serán serios. No podemos esperar la perfección y si la buscamos, terminaremos en una situación aún peor que la que se quiso corregir.

La realidad existe y para dominarla tenemos que obedecerla. Las soluciones mágicas políticas o económicas no existen. Todo requiere trabajo y tiempo. La propuesta de soluciones sin trabajo e inmediatas es materia de campañas electorales destinadas a ciudadanos crédulos que piensan que el gobierno es la solución de sus propios problemas y que quieren que otros los resuelvan.

Precisamente por esto, porque la perfección no es posible es que temo a los socialistas, cuyo monotematismo estatal suele estar basado en la idea del gobierno que cuida al ciudadano de la cuna hasta la tumba.

Las promesas socialistas tienen ese componente de la posibilidad de un mundo perfecto, como sucede con el marxismo, pero también con los ideales dictatoriales de Hitler. A lo que voy es que la imperfección del mundo nunca se acabará y que el intentarlo, por la vía de sistemas políticos, conduce a la dictadura. El punto positivo es la difusión de las ideas de la libertad, muy sustentadas en la promoción y el avance de la democracia.

Cuando la democracia llega, por consecuencia natural debe llegar el resto de las libertades, incluyendo la libertad económica, para construir regímenes imperfectos pero libres, que dejan al ser humano en posición de desarrollar su potencial. Creo que la libertad avanza, poco a poco, pero lo hace.

Ese avance, sin embargo, tiene problemas, pues la democracia da oportunidad de llegar al poder a dos de sus enemigos, al dictador y al demagogo, quienes van en contra de las libertades de los ciudadanos.

El avance de las libertades, me dijeron muchos, no tendría problemas después de la caída de la URSS. Les dije que no, que las libertades tienen muchos enemigos y que ellos se reagruparían en unos años más. La región latinoamericana es buen ejemplo de esto.

Han llegado al poder personas con ideas que son opuestas a las libertades: Chávez y Morales son buenos ejemplos en Venezuela y Bolivía, al igual que Kirchner en Argentina.

Tres buenas pruebas de que el mundo no es perfecto y que presenta problemas graves en estos momentos. En México, que tampoco es perfecto y ha dado pruebas brillantes de no serlo, tenemos también problemas. La democracia mexicana reciente es una buena noticia, pero ser democráticos no implicaba pasar por arte de magia al desarrollo.

Había que trabajar gobernando mejor, lo que no se hizo. Fox no entendió su papel político, pero tampoco lo comprendieron los partidos y eso provocó unas elecciones futuras en las que por primera vez el país se enfrenta a candidatos claros de izquierda y de derecha… algo a lo que no estamos acostumbrados.

Nunca en México se ha votado por otra cosa que por un redentor que todo lo solucione. Así se votaba antes y así se votó por Fox. Ahora los candidatos son claramente de izquierda y de derecha, como en casi toda democracia y eso es bueno.

Lo malo es que, me parece, los votantes mexicanos quieren seguir viendo redentores y no gobernantes con ideas. El elector mexicano, necesariamente, no es perfecto y votará mayoritariamente usando razonamientos incorrectos.

Es mi entender, digo al final, que el mundo no es perfecto y que para mostrarlo con claridad allí tenemos al socialismo, a Chávez, a Kirchner, a Morales, a López Obrador, y a todos esos que enseñan que el progreso tiene obstáculos, que siempre existirán piedras en el camino. Pero la tendencia está allí y nos movemos en esa dirección. Siempre habrá tropezones


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras