Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tan Sólo Una Palabra…
Selección de ContraPeso.info
28 octubre 2006
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta un texto de Leonor María Salinas Treviño, a quien se agradece el amabie permiso de reproducción.

“Catilina (político romano) subrayaba los abusos de la corrupción, a la vez que usaba la provocación seudoideológica de un aprendiz de dictador. No se trataba de reorganizar el Estado, sino de sustituir con otras personas a aquellas que ocupaban las posiciones del poder. La palabra libertad disimulaba aspiraciones mucho menos nobles; [...]” Ikram Antaki

Si tiene una computadora, que a la vez posee el procesador de palabras de Microsoft Word, encontrará que al seleccionar este término aparecerá –curiosa, precisa o desgraciadamente- en el Thesaurus (versión en español) un listado con sinónimos y antónimos, en el cual esta palabra es presentada con diversos significados equivalentes, entre los que se encuentran dos sustantivos en especial: ocio y desorden. Del primero se presenta una serie de sinónimos tales como asueto, vacación, margen, y en el segundo, caos y anarquía.

Sí, la Libertad es eso, una palabra que transita de un lado a otro en la geografía de la vida. Para el criminal, el delincuente, es un asueto en su mente y espíritu no tener que pensar en el otro al que afecta, una vacación, para hacer lo que desea sin ninguna restricción, es estar al margen de las normas que una sociedad impone. Para los demás es caos, porque somos pensión gratuita de los “vacacionistas”, y anarquía, ya que la legalidad se convierte en la perfecta –violable y vulnerable– prisionera de sus propios cercos y limitantes.

El crimen organizado es poseedor indiscutible de la plena LIBERTAD, con mayúsculas y sin condicionales que le impidan sus propósitos y actividades: transgrede, sin ser detenido, es parásito improductivo y vive sin preocuparse por el “qué dirán”, “qué me harán”, “cómo pagaré los impuestos”… Sus empleados –los eficientes y, por desgracia, los cada vez más– desempeñan los “trabajos” con clara autonomía, porque simplemente cercan y aprisionan a la víctima tomando de ella lo que quieren y en el momento que quieren. Su organización es pulcra y vanguardista, rompe los cercos –que es su labor– y lo hace con recursos sofisticados y/o personal cada vez más eficiente y preparado, además, tiene otro punto a su favor: el efectivo trabajo en equipo que realizan.

Este “ente” libre no se cuestiona si ejerce su quehacer por terrenos municipales, estatales o federales, simplemente lo hace y ya; las autoridades, en cambio, establecen perímetros restrictivos para cumplir con su obligación, “es que ésta no es mi zona”, “pasó allá…, en el otro estado”, “eso es delito federal y no me corresponde”, aunado a ello, cada vez más solicitan “cooperaciones” para resolver los problemas; ¿qué no sería más contundente y eficaz dar solución a un conflicto independientemente de una jurisdicción?

Como sociedad, le hemos impuesto a la Libertad un nicho de significados, convirtiéndola así en antagonista de sí misma. Nuestra Constitución y leyes establecen, en algunos de sus diversos artículos, que los mexicanos “libremente” podemos transitar por el país, que “libremente” podemos adquirir e intercambiar bienes, que “libremente” podemos establecer vínculos laborales, que podemos vivir en este país… “libremente”, sin embargo, es aquí donde la palabra “Libertad” es esclavizada por la praxis que le damos: ¿qué usted no paga si viaja en autopistas nacionales, como la de Monterrey-Reynosa?, ¿qué usted no paga una tenencia por obtener un automóvil, tenerlo registrado, asegurado y, si se le ocurre, también por hacer un cambio de propietario?, ¿qué usted no paga tributos a Hacienda por tener un trabajo lícito?, ¿qué usted no paga por las rejas y alarmas para la seguridad de su casa o, si no tiene para lo anterior, lo paga con su angustia y vive atemorizado de que le quiten lo único que le queda, que es la vida? Entonces, la “Libertad” constitucional y legal no la tenemos, la compramos, la pagamos… ¡y muy caro!

La Libertad, como tal, vive en el mundo delictivo de manera plena, genuinamente autónoma, sin complejos, alimentándose de su particular esencia y, por naturaleza propia: lejos del cautiverio. En el otro mundo, donde estamos personas como usted y yo, la Libertad no vive, vegeta en decadente matrimonio con la Esperanza, vínculo que se nos ofrece cada vez que hay campañas electorales; acá, en la tierra real, la Libertad no respira, la hemos asfixiado con nuestros muros burocráticos y de incompetencia; de este lado, es quimera y fantasma (a la vez) de las honestas voluntades, es tan sólo… una palabra aguda que hemos malgastado subastándola al peor postor: El crimen.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



7 Comentarios en “Tan Sólo Una Palabra…”
  1. Rosalba González Dijo:

    Me parece un ejercicio léxico, político y axiológico muy interesante!

  2. Myrna Guajardo Dijo:

    LIBERTAD una palabra que hemos transformado de la realidad a un sentir pues vivimos bajo tantas reglas que somos exclavos de las mismas. Sin olvidar que vivimos con la sosobra de los abusadores y no respetuosos del respeto de los demas.
    Muy buena reflexión, felicidades.

  3. kinga Dijo:

    A mi me parece exelente como usted toco la tema tan importante y provocó, a través de esta ánalisis profunda… Las naciones luchan por la libertad ya desde muchos años… sin embargo queda la pregunta si tienen ahora por lo que luchaban tanto Es muy interestante como se cambian el contexto y la significación de las palabras… Tal vez la palabra, solo en si misma, no se cambia pero la gente la usa en el contexto que le guste y que le caiga mejor… Lo que es aún peor ahora…es que ya que pagar por ella..

  4. Ma. Beatriz Hinojosa G. Dijo:

    De verdad que me ha parecido excelente. He necesitado leerlo más de una vez para comprenderlo del todo porque nunca había caído en la cuenta del significado total de la palabra. Felicidades

  5. Dalia Dijo:

    La libertad ya no nos tocó. Parece absurdo, pero la libertad es para quien viola la de otros.
    Gracias por compartir el artículo e invitarme al premio de habilidad escritural. Algunos muchachos prometen, sin duda.
    Dalia

  6. Victoria Rdz. Dijo:

    Me parece que es un escrito que debe leerse por su contenido y su forma; es asombroso tu sentido crítico…tienes para rato…”No te lo vas a acabar”. Me gustó mucho.

  7. Hortencia Mireles Guevara Dijo:

    Excelente análisis de la palabra Libertad. Lastima lo que significa hoy; la hemos reducido a una mercancia o, lo que es peor, la prostituimos sin miramientos. Gracias por provocar -con tu reflexión- mi reflexión al respecto.Ahora, hay que rescatarla.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras