Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Año Importante
Leonardo Girondella Mora
2 enero 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Una nota del Wall Street Jornal de finales de noviembre llevaba el título de ¿Por qué las naciones latinas son pobres?. Se refería a América Latina y hacía la misma pregunta que se han planteado por economistas desde Adam Smith. ¿Qué es lo que causa la prosperidad?

La nota hacía dos cosas. Planteaba la pregunta en medio de lo que acontecerá en la política de la región, con su posible giro socialista.

A lo que agregaba datos del Banco Mundial y su investigación de Doing Business in 2006. En resumen relacionaba los datos de esa investigación con las causas de la pobreza. América Latina está tercamente aferrada a su modelo estatista de control gubernamental de la economía.

La nota, de Mary Anastasia O’Grady recordó algunos datos de esa investigación: entre 155 países, por ejemplo, México es el número 125 en lo que se refiere a contratación y despido de personal, el mismo lugar que ocupa en la calificación de protección a inversionistas —el número 100 en la calificación de cumplimiento de contratos.

Son mejores calificaciones que las de Perú, nación que ocupa el lugar 100 en facilidad para abrir un negocio. Argentina tiene resultados peores, siendo el número 132 en contratación y despido, con una tasa real de impuestos del 98%, peor que el 75% de Colombia. De Venezuela es mejor ni hablar, consistentemente en los últimos lugares.

Los datos del Banco Mundial, por cierto, sirven de evidencia para probar de nuevo la gran asociación que existe entre libertad y prosperidad. Usted puede jugar explorando diversos países visitando Doing Business y comparando varios países —compare, por ejemplo, Venezuela y Hong Kong.

Será un sano ejercicio para cualquiera. Con toda esa información y mucha otra adicional, merece ser planteada la pregunta de real fondo. ¿Por qué América Latina se apega tercamente al estatismo y hace de lado al liberalismo?

El artículo de O’Grady señala una causa: el corporativismo. Los segmentos sociales de mayor peso e influencia, como sindicatos y grupos empresariales, influyen en el gobierno para mantener las cosas como están, bajo el dominio estatal que los favorece —un sindicato como el del IMSS no sobreviviría en un sistema liberal, y quizá tampoco Telmex.

El arreglo para mantener las cosas bajo la autoridad gubernamental, también es conveniente a la clase política, que maneja grandes presupuestos, lo que les da poder y, desde luego, la oportunidad de obtener un beneficio personal por debajo de la mesa —recientemente, Roberto Madrazo, candidato del PRI, reconoció ser propietario de un pent-house en Florida con valor cercano de un millón de dólares, una cantidad imposible de alcanzar con los sueldos de gobernador.

Pero O’Grady no señala otra de las causas del estatismo. Una de las más importantes y que es la causa por la que llegan al poder democráticamente gobernantes como Chávez y Morales, o por la que son populares candidatos como López Obrador en México —después de todo, existen electores que votarían por ellos a pesar de toda la evidencia que existe en contra de sus ideas. Quiero señalar esto expresamente hablando de tres realidades:

• El clima intelectual de AL está viciado con preferencias socialistas. Pocos son los intelectuales de fama que son liberales. La intelligentsia de la región es socialista, o mejor dicho estatista. Y ellos en cada intervención publica cultivan esa mentalidad que llega a las personas que votan con información distorsionada.

• El clima universitario cultiva al socialismo, implantándolo en las mentes de estudiantes inocentes que terminan sus estudios creyendo falsedades. Y en su carrera profesional, esas personas, terminan apoyando medidas opuestas a la prosperidad.

El editor de ContraPeso.info me narró el caso de un ejecutivo alto de una gran empresa, quien apoyaba a los neozapatistas por sus ideas para elevar el nivel de los indígenas —la misma clase empresarial está confundida en lo que se refiere a las ideas políticas, como parece estarlo Carlos Slim en sus acercamientos con López Obrador.

• La gran falta de conocimientos por parte de la población en general, la que con altos índices de pobreza es fácil víctima de los engaños de gobiernos, sindicatos y empresarios. ¿Por qué es América Latina pobre?

Aquí hay una respuesta directa. Porque tiene un apego enfermo a la intervención estatal en la economía. Y tiene ese apego por la complicidad corporativista y un tonto clima intelectual que idolatra al gobierno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras