Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Choque de Civilizaciones
Leonardo Girondella Mora
13 febrero 2006
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Inicio esto diciendo que los incidentes surgidos a raíz de la publicación de los dibujos en Mahoma en un periódico danés dan la apariencia de ser un choque de civilizaciones, pero quizá sea mejor definido en los términos de un choque entre las viejas dictaduras y las más modernas visiones gubernamentales.

Las razones que argumento son las siguientes.

• Se dice que Mahoma no puede ser representado gráficamente. Todos sabemos que es falso. Todos hemos visto pinturas y dibujos antes del problema de las caricaturas. La reacción violenta no se debe a una violación de un precepto religioso nunca antes violado.

• Si la reacción en extremo violenta se debe a que las caricaturas eran sarcásticas e incluso soeces, entonces se puede hablar de (1) quizá el periódico danés se excedió pues quizá no hubiera publicado lo mismo de otros temas cubiertos por la libertad de expresión; (2) de seguro los periódicos europeos se excedieron exagerando sus derechos de libertad de expresión en una instancia tonta; y (3) también de seguro la reacción de los manifestantes musulmanes es intencional y tiene otros fines.

• Dije que quizá el periódico danés se excedió pues quizá no hubiera publicado lo mismo de otros temas cubiertos por la libertad de expresión. Supongo que no hubiera hecho lo mismo ese periódico en el caso de, por ejemplo, imágenes pornográficas, o cristianas, o políticas, en serie y exageradas —pero en occidente esos excesos de libertad son cuestión de todos los días y no hubiera pasado a ser una historia de página interior dos o tres días., como en México lo fue la controversia entre el secretario de gobernación y uno de los intelectuales de oficio.

• Dije que de seguro los periódicos europeos se excedieron exagerando sus derechos de libertad de expresión en una instancia tonta. No creo que hubiera hecho falta esa repetición de las publicaciones para echar más leña innecesaria en el fuego. Si necesidad de la re-publicación, todos habríamos seguido creyendo que en Europa existe libertad de expresión. La prudencia hubiese sido mejor —ya que la inocencia de los medios de comunicación ayudó a la agenda política de otros.

• Dije que también de seguro la reacción de los manifestantes musulmanes es intencional y tiene otros fines —a lo que añado que es fuera de proporción. Fueron atacadas embajadas en Beirut, Teherán y Damasco, se quemaron banderas e incluso un sacerdote católico fue asesinado en Turquía.

Los gritos de los protestantes han sido reclamos que llaman a otro holocausto, ahora de los infieles occidentales —se ha pedido hacer una carnicería con quienes se mofan de Mahoma. Todos, reclamos asimétricos, pues hay prensa musulmana que hace lo mismo con temas occidentales.

• La gran variable a analizar es la espontaneidad de las demostraciones musulmanas. ¿Son o no parte de un real sentimiento popular? Hay un indicio que indica que no —que fue un suceso propiciado: en Dinamarca, las caricaturas fueron publicadas en septiembre de 2005 y las manifestaciones se dan meses más tarde. A esto se une la vieja sabiduría del ciudadano, la que indica que las marchas son casi siempre producto de organizaciones que las causan y patrocinan.

Añadida a la anterior está otra realidad —las manifestaciones son propias de las democracias occidentales, no de los regímenes dictatoriales. Es extraordinariamente improbable una manifestación anti-Castro en La Habana, pero será común ver una pro-Castro.

• Las protestas se han dado en países sin sistemas libres y eso lleva a una conclusión tentativa: las protestas fueron deliberadamente creadas por los gobiernos de esas naciones u organismos musulmanes en busca de poder nacional —hasta donde se ha reportado, no ha habido esas manifestaciones en EEUU ni en Irak, pero sí en Irán, que tiene un régimen totalitario. Lo que significa que algunos grupos totalitarios han tomado pretextos religiosos para mantener el poder y defenderse de posibles movimientos democráticos internos.

• Igual de insultantes son esas caricaturas que otras expresiones opuestas a creencias religiosas —en especial, el Cristianismo. Son excesos de libertad y están imbuidos en las reglas occidentales de convivencia pacífica —que es lo que me lleva a señalar una diferencia de mentalidades.

• La civilización occidental tiene raíces intelectuales que son aristotélicas y que hacen énfasis en el uso de la razón —es una tradición que siempre deja la puerta abierta a las ideas diferentes, aunque a veces esa puerta haya sido pequeña u obstaculizada. La historia de las ideas occidentales está llena de puntos opuestos y opiniones en conflicto junto a las que se ha podido vivir.

Las mentes de quienes han provocado esas protestas no poseen ese refinamiento, ni esa capacidad de raciocinio. En este sentido es que nuestros tiempos realmente no son de un choque de civilizaciones, sino tiempos de enfrentamiento entre la razón y un puñado poderoso de irracionales que tiene la capacidad de manipular a incautos que les creen.

• Lo anterior apunta a otra conclusión tentativa —no es un conflicto religioso, aunque su apariencia lo sea, sino un conflicto político creado por regímenes temerosos de las libertades ciudadanas


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras