Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Problema de Aprendizaje
Leonardo Girondella Mora
28 junio 2006
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El 6 de abril pasado, Anne O. Krueger, quien es First Deputy Managing Director del FMI habló en la Annual Gilbert Lecture, de la Universidad de Rochester en New York. Tomo sus ideas centrales y sobre ellas hago comentarios.

• Colocándonos en el tiempo, hace 100 años, el el inicio del siglo 20, la tendencia anterior era una de expansión y crecimiento. Los estándares de vida de elevaban como nunca antes en la historia. Supongo que había razones de sobra para ser optimista en esas fechas —pero sucedieron cosas que impidieron la continuación de esa tendencia: las dos guerras mundiales y la depresión. Hasta los años 50 comenzó de nuevo una tendencia ascendente.

Esos últimos 50 años del siglo 20 no han sido malos. Al contrario. Se ha intensificado la integración global ayudada por cambios tecnológicos, dice Krueger —más la mejora de estándares de vida. La tesis de Krueger es doble. Por un lado, ella sostiene que las políticas económicas internacionales han sido muy exitosas en general; por el otro, señala que existen retos que podrán alterar los éxitos logrados.

• Del siglo 19 hasta nuestros días, el adelanto tecnológico ha sido un factor de gran importancia. En el siglo 19 especialmente, el comercio global se benefició por el declive en los costos de transportación —el beneficio en el siglo 20 se debió a la reducción de barreras políticas al comercio.

El panorama que deja verse en esta información es una de dos fuerzas contrapuestas: el adelanto tecnológico promueve la globalización y el comercio internacional y estos adelantos chocan con barreras nacionalistas que frenan la internacionalización.

Vayamos de nuevo a los últimos años del siglo 19. Los ingresos personales crecían notablemente. Los adelantos técnicos eran grandes. Los costos de transportación se redujeron enormemente. Y, también, los países europeos redujeron las limitaciones al comercio exterior.

La consecuencia fue la obvia, ese comercio creció a una tasa anual de más del 3% desde 1870 hasta 1914. La Primera Guerra Mundial detuvo el avance. La Gran Depresión empeoró las cosas, especialmente con la aplicación de políticas proteccionistas, contrarias al libre flujo de bienes. Si la recuperación posterior daba un panorama positivo, eso fue detenido por la Segunda Guerra Mundial.

Al final de esa guerra, las economías se dividen en tres tipos:

  • Las que aíslan su economía del resto, como la URSS y China. Deben agregarse los casos de América Latina, bajo la mentalidad de la sustitución de importaciones.
  • Las economías industriales, que incluyen a las que su producción había caído por la guerra y las que no habían sufrido eso.
  • Las economías subdesarrolladas, que era el nombre que se les dio en ese tiempo.

• Hacia 1950, los EEUU eran el jugador mundial de mayor peso económico —pero 20 años después, Europa y Japón eran también jugadores de tamaño considerable. En esas dos décadas el comercio mundial creció 8% al  año, no tanto por el efecto de nuevas tecnologías sino por el retiro a barreras de comercio internacional. Muchas de las excepciones a esa tendencia fue la posición adoptada por las naciones subdesarrollladas, que optaron en general por políticas opuestas: aislamiento y proteccionismo.

Los subdesarrollados que fueron la excepción y no cerraron sus economías, como Corea del Sur, llegó a ocupar en este momento el lugar número 11 en exportaciones mundiales.

Los años 70 fueron los de sucesos como la elevación de la inflación, del shock petrolero, del déficit norteamericano, de la suspensión de la convertibilidad del dólar. Luego en los años 80, se sufrió un nuevo shock petrolero, recesión por control inflacionario. altas tasas de interés, crisis de deuda de varios países —el aislamiento comercial de los países que habían preferido esa opción no arrojó resultados positivos, al contrario.

En los años 90 aconteció el colapso de la URSS y tuvo un nuevo ímpetu el comercio internacional con nuevas reducciones de barreras. El ejemplo de las naciones subdesarrolladas que tenían economías abiertas fue inspiración para cambios, como el de México en esa década, con la firma del TLCAN.

Pero hubo problemas, por ejemplo en México y la crisis de 1994. Su política cambiaria no se acomodó a la expansión crediticia local y el déficit llegó a casi 8% en ese año, lo que no fue financiado por los inversionistas. El resultado final fue una devaluación del 65%.

En esa década hubo otras crisis, como la de Corea del Sur, que fueron remediadas con préstamos sustanciales. La economía de los EEUU creció notablemente. Surgió la UE con el 26% del producto mundial. Japón experimentó serios problemas. En 2000, dice, las naciones en desarrollo representaban el 47% del producto mundial y un tercio del comercio internacional.

• Los cambios han sido grandes. Especialmente lo referente a un mundo más abierto y comunicado. Por ejemplo, en 1931 una llamada telefónica entre New York y París, de 3 minutos, costaba casi 300 dólares a precios de 1998.

El 2001, la misma llamada con mejor calidad, costaba un dólar y aún menos en 2006. Krueger dice que al menos para bienes manufacturados, el promedio de tarifas de comercio internacional es menor a 5%. Entre los cambios:

  • Importancia relativa de la actividad económica internacional: 5.5% en 1950 y 17.2% en 2000.
  • En 1950, 45% de lo exportado eran artículos agrícolas y 37%, manufacturas; en 1980, los servicios eran 15%, los manufacturados, 45% y los bienes agrícolas, 12%. Para 2004, lo agrícola era 7%, los servicios casi 20% y las manufacturas, casi 60%.
  • Ingreso per cápita en los EEUU (dólares de 2005): 13,000 en 1950 y casi 42,000 el año pasado. Este país era en los años 50 el gran poder económico, lo que cambió en los años 70 con Japón y Europa convirtiéndose en jugadores mayores. China y la India tienen la perspectiva de convertirse en grandes poderes económicos.
  • Mejoras en calidad de vida, como la mortalidad infantil en China, que en 1960 era de 150/1000 y ahora es cinco veces menor. La expectativa de vida se ha elevado desde los años 60, reduciéndose la diferencia entre países desarrollados y en desarrollo, de 30 años a 10.
  • Notables fracasos en algunos países, como los del Sub-Sahara. La región después de la Segunda Guerra tenía ingresos per cápita algo mayores a los de países de oriente, con excepción de Japón. Por ejemplo, Ghana en 1956, con 1,874 dólares per cápita, al mismo tiempo que en Corea era de 1,347; en 2000 en Ghana ese ingreso era de 2,114 y en Corea de 16,997. Los países en desarrollo ya no pueden ser todos puestos en una misma categoría.
  • Agrego otro dato: “En 1870, Suecia era más pobre de lo que hoy en día es el Congo” (Johan Norberg).

• Claramente pueden verse variables que afectan el desarrollo. Una es la selección e implantación de las políticas correctas. Otra es la estabilidad de la economía —quitándose de la mente la idea de que la inflación es deseable para crecer: las decisiones de inversión son mejores sin inflación.

La historia de Perú con Alan García es un buen ejemplo del fracaso de políticas expansionistas, con un boom inicial y una seria crisis al final que llevó al ingreso per cápita a ser menor que el anterior.

El panorama que dibuja Krueger es el de un siglo 20 con su segunda mitad de gran crecimiento en la mayoría de los países. El adelanto tecnológico ha sido notable. La globalización ha traído grandes beneficios. La perspectiva es positiva, como también lo fue antes de la Primera Guerra. No debe tomarse por seguro el optimismo. Es posible que se den fuerzas opuestas.

Me parece natural concluir que de seguir los datos que da Krueger puede llegarse a una conclusión sencilla: existen medidas económicas buenas y malas —que producen prosperidad y que producen miseria. De lo que se infiere otra conclusión.

Se conocen las políticas económicas buenas y es posible distinguirlas de las malas, por lo que el no diferenciar entre ellas es el real problema y no es económico, sino de conocimiento y aprendizaje.

El problema radica en eso que hace que dentro de las democracias las elecciones sean ganadas por quienes aplican las políticas económicas incorrectas —lo que llevó al poder a Hugo Chávez, Evo Morales, Néstor Kirchner, gobernantes cuyas recetas económicas son las opuestas a la prosperidad. Información en extremo relevante en estos momentos para México.

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes



1 comentario en “Un Problema de Aprendizaje”
  1. Luis E Orellana S Dijo:

    la verdad este es un excelente artículo, bueno lo encontré tratando de realizar un trabajo para la universidad sobre la diferencias entre las sociedades avanzadas y sub-desarrolladas. este a sido de mucha ayuda para mi trabajo de investigación y para mi personalmente.
    muchas gracias y sigan adelante





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras