Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Animal Racional Terco
Eduardo García Gaspar
27 noviembre 2007
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Para muchos en estos tiempos es más importante defender su propia opinión que el intentar saber más. Si somos animales racionales, quizá también debamos añadir que somos animales tercos. Nos empecinamos en nuestras ideas a pesar de evidencia al contrario.

Fui testigo de una situación que ilustra esto. Una persona habló de la reciente corrección en los registros de temperaturas ambientales, la que ajusta datos: el año de mayores temperaturas no fue 1998 ni el año pasado, lo fue 1934. La diferencia es de una fracción de grado, pero es real. La otra persona, un ambientalista furibundo, contestó lo obvio: esa corrección es demasiado pequeña para tener importancia.

La primera persona a su vez comentó que si esa misma diferencia hubiera sido corregida en el sentido de apoyar que sí existe el calentamiento global, se habría usado extensamente… pero como la prueba era contraria, se le desechaba como irrelevante. Tenía un punto bueno esta persona: solemos ignorar lo que nos contradice y resaltar lo que nos apoya.

Cuando se les pidió que revelaran sus datos y análisis a Michael Mann y a Phil Jones, se negaron a hacerlo. Los dos habían sostenido que la temperatura global se incrementaría y no estuvieron dispuestos a ver sus datos examinados por escépticos. Fueron tercos y en eso pierden la enorme ventaja de aprender.

Vuelvo a esa conversación entre las dos personas. La escéptica mencionó que se argumenta que los osos polares perderán su hábitat, pero que no se menciona que el número de osos polares se ha incrementado varias veces en las últimas décadas (más tarde leí que esto es cierto, desde los años 60 su población ha crecido unas cinco veces). La otra persona negó el dato y habló de la necesidad de detener toda emisión industrial.

No voy a entrar en la discusión ambiental del calentamiento global. La propaganda que se le hace me parece extrema y mal fundada. Preferiría una discusión más objetiva. Pero lo que quiero tratar es el tema de nuestras terquedades. Hace más de un año recibí un escrito de un grupo de personas, en el que pretendía demostrar que México tiene un sistema liberal de economía.

El escrito era admirable por lo selectivo de las pruebas. Sólo seleccionaron las evidencias más simplistas que demostraban su tesis ignorando las contrarias. Es en extremo dudable que este país sea liberal en su economía, y existen fuertes pruebas de esto, las que sin embargo no bastan para quien ya tiene una opinión inamovible.

En Psicología esto se llama “percepción selectiva” y en palabras simples consiste en sólo ver eso que está de acuerdo con mis ideas. Lo sufrimos todos en algún monto y una buena ilustración del padecimiento puede verse en las discusiones deportivas: si un árbitro marca un penal, será correcto para los partidarios del equipo favorecido, pero una injusticia para los del equipo rival.

El padecimiento llega a niveles graves en los partidos políticos. Un buen dato económico para el gobierno en turno se convierte en una prueba irrefutable de su éxito, pero para la oposición ese dato es al menos dudoso y seguramente una mentira. Naturalmente, esa situación se repite en los ciudadanos y sus preferencias políticas.

¿Podemos corregir esto? No totalmente, pero algo puede hacerse. Es una cuestión de disciplina mental y de humildad. Los buenos hábitos de análisis de la información son ventajosos porque evitan la terquedad: se trata de conocer más, no de defender a ultranza una posición. La humildad es necesaria para aceptar que uno se ha equivocado. Ninguna de las dos son virtudes naturales, sino adquiridas.

El ejemplo a seguir es el de A. Einstein: quiso que sus ideas fuesen probadas, por ejemplo con el análisis del eclipse solar en mayo de 1929. Sus ideas serían erróneas de no tenerse una prueba. Esta mentalidad es muy distinta a la de los que más que buscar la verdad, están creando dogmas para ser creídos sin cuestionamiento. Somos animales racionales, pero la terquedad anula ese poder pensar.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Animal Racional Terco”
  1. LILIANA Dijo:

    … busqué sobre este tema por padecerlo con mi esposo…muy bueno el sitio. Lo recomendaré





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras