Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Apocalipsis Crítica
Leonardo Girondella Mora
8 febrero 2007
Sección: ARTE, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


No soy un aficionado grande del cine —pero tengo un cierto gusto por tratar de encontrar casos curiosos y uno de ellos ha sido proveído por dos columnas de críticos de cine, los que hablaban de Apocalypto la película de M. Gibson ambientaba en tiempos de los mayas.

Si la película es buena o mala, allá cada quien y sus opiniones —excepto por una cosa notable: la sinopsis de la cinta, dentro de las instalaciones del cine, establece que se trata del mundo idílico de los mayas que es interrumpido por la llegada de los conquistadores. Si usted ha visto la película comprenderá que esa sinopsis es tan exacta como llamar playa tropical al desierto del Sahara.

Una de las columnas de crítica de cine, de Diana González (El Norte), dice que

“Desde que decidió recuperarse de su alcoholismo, Mel Gibson no ha dejado de meterse en problemas por aplicar a su oficio su muy personal catolicismo que, millones de dólares aparte, lo ha llevado a la polémica tanto en el cine como en la calle. Racista, ultraconservador y fundamentalista son sólo algunos adjetivos que se ha ganado a partir de La Pasión de Cristo, y que ahora (sin mencionar su bochornoso arresto) refrenda con Apocalypto”.

Yo buscaba información de la película, no una serie de opiniones personales acerca de su director y su persona —lo que me lleva a suponer que la persona que eso escribió debía a otras cintas hablando de sus directores, por ejemplo, diciendo que “es un homosexual de moral relajada que propone un ateísmo a ultranza”. Pero no, no creo que quien eso escribió acepte mi sugerencia.

En otra parte de su columna dice que “En cuanto a ideas… se reduce a una chata exaltación del catolicismo:… a través de una manipuladora promoción de la función evangelizadora de los conquistadores españoles”.

Aclaro que en la cinta, los conquistadores aparecen unos pocos segundos y los protagonistas se alejan de ellos. Invito a la columnista a escribir otra crítica que mencione que “Brokeback Mountain es una chata exaltación del homosexualismo en una manipuladora situación dentro de un ambiente improbable”.

Añade que “Claro que esta subterránea intención sólo se advierte hasta las últimas escenas, cuando ya el público se emocionó y solidarizó tanto con el protagonista…, que está por completo convencido de lo malo que eran los mayas, y entonces la simple visión de la Cruz portada por españoles se convierte en sinónimo de bendición”.

La visión de la crítica es conmovedora por lo simple —no creo que nadie haya sido convencido de lo malo que eran los mayas, pues tan mayas son los chicos buenos de la película como los malos. ¿Podría hablarse de lo malo que eran los romanos después de ver la película de Fellini?

Continúa el escrito con, “Vaya manipuleo de la historia, que no nada más oculta la espada de los conquistadores, sino presenta una visión distorsionada y degradante de los mayas que, en todo caso, estaría más cercana a los aztecas… no sólo desconoce la historia, sino echa por tierra el logro de ser la primera en recrear el mundo precolombino americano, al faltarle al respeto a una de sus civilizaciones más avanzadas…”.

¿Qué tienen que ver los conquistadores en la historia fuera de una fugaz presencia al final que sirve de ocasión para que el héroe escape de sus perseguidores? Y luego eso de faltarle al respeto a una cultura suena a un patriotismo desbocado que no acepta que efectivamente los mayas presentaron una estructura social de extrema división entre los miembros de la nobleza y el resto de la gente, posible causa de su desaparición sin factor externo. De lo de los sacrificios humanos en la cultura maya, el consenso histórico indica que sí existieron en esa cultura.

Y termina con, “resulta imposible tapar con un dedo la hipocresía de este neopapista, que pretende cambiar las verdades más obvias por un puñado de emociones fugaces (y muchos dólares, claro)”.

Esta mujer no realizó una crítica de una película, que era lo que yo buscaba, sino que dejó brotar una serie de opiniones personales de muy escasa utilidad que en una parte de lo escrito dice que “Como La Pasión, Apocalypto no está hablada en inglés (usa el maya yucateco) e impresiona no sólo por la destreza de Gibson como guionista, director de actores no profesionales (un aspecto destacable, sin duda) y productor, sino especialmente por la explosiva mezcla de ideología y espectáculo”. Y fue eso lo que me hizo ir a verla —una crítica tan poco crítica me provocó curiosidad.

&&&&&

El otro crítico, Justo Elorduy, escribió que

“Mel Gibson produciendo su nueva película, Apocalypto, una cinta que desde sus etapas iniciales se suponía iba a ser una metáfora de los Estados Unidos visto como un país decadente… Mel al principio se esfuerza en ligar la civilización maya con la norteamericana, que, a como va, llegará el momento en que la decadencia que sufre la mermará tanto por dentro que será susceptible a ser conquistada desde afuera”.

Son cosas que me recuerdan las ganas de ver símbolos por todas partes —la consecuencia de tener un arte que necesita explicación y que hace concluir que los mayas representan a los EEUU, para lo que hay tanta base en la cinta como hielo en el Sahara.

Sobre los mayas, dice que deja “la idea que la cultura maya era en realidad un bola de salvajes cuya civilización era la versión latinoamericana de Sodoma y Gomorra”. La realidad es que posiblemente sí lo era en el sentido de tener una nobleza de exigencias extremas a sus súbditos —la decadencia mostrada tiene buen soporte (ver Lowe, John W. G (1985). THE DYNAMICS OF APOCALYPSE : A SYSTEMS SIMULATION OF THE CLASSIC MAYA COLLAPSE. Albuquerque. University of New Mexico Press. 0826307655).

La cinta es eso, una película y nada más —no es mala, al contrario, me pareció bien hecha, diferente: una aventura ambientada en tiempos y situaciones no comunes. Se va a verla buscando diversión y no una lección de historia, ni mensaje ocultos y mucho menos para escribir críticas que no lo son.

ADDENDUM

• Gracias al editor por la referencia del libro de Lowe.

• Con respecto a los sacrificios humanos de los mayas, la posición de negarlos parece no tener sostén:

— El sitio de la Universidad Autónoma de Yucatán menciona inequívocamente la existencia de sacrificios humanos en la civilización maya: “Ah Puch es una deidad malévola. Su figura está asociada frecuentemente con el dios de la guerra y de los sacrificios humanos, y sus constantes compañeros son el perro, el ave Moán y la lechuza, considerados como criaturas de mal agüero y de muerte”.

Aquí se dice que: “The elite were obsessed with blood – both their own and that of their captives – and ritual bloodletting was a major part of any important calendar event. Bloodletting was also carried out to nourish and propitiate the gods, and when Maya civilization began to fall, rulers with large territories are recorded as having rushed from one city to the other, performing bloodletting rites in order to maintain their disintegrating kingdoms. Human sacrifice was perpetrated on prisoners, slaves, and particularly children, with orphans and illegitimate children specially purchased for the occasion. Before the Toltec era, however, animal sacrifice may have been far more common than human – turkeys, dogs, squirrels, quail and iguana being among the species considered suitable offerings to Maya gods”.

— También hay una nota aquí que dice que, “…including a Maya ceremony in which a grotesquely costumed priest is shown pulling the entrails from a bound and apparently living sacrificial victim”.

• El 22 de enero de 2008, El Economista, de la Ciudad de México, reportó que

“El arqueólogo Guillermo De Anda, de la Universidad de Yucatán, realizó estudios en los huesos de 127 cuerpos descubiertos en el fondo del cenote sagrado de Chichén… y concluyó que 80% eran de niños de entre tres y 11 años… Las víctimas de sacrificios humanos que practicaban los antiguos mayas en México y que arrojaban a los cenotes… eran en su mayoría niños y hombres jóvenes y no doncellas vírgenes como se creía… Los sacerdotes mayas… sacrificaban niños para pedir a los dioses por lluvia y campos fértiles… De Anda dijo que los niños eran a menudo arrojados vivos al cenote… Algunos eran despellejados y desmembrados antes de ser ofrecidos a los dioses, dijo…”


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Apocalipsis Crítica”
  1. priscila Dijo:

    talves no sea una experta en el tema pero talves deberian investigar un poco los antecedentes de mis ancestros los mayas,pues si si habian sacrificios mayas pero definitivamente no como los pinta mel gibson… eran ceremoniales… realizados en los cenotes… no eran obligatorios… princesas mayas que se ofrecian voluntareamente… les suplico que investiguen… no se dejen llevar por la locura y grandes ansias por polemica deeste señor mel gibson

  2. Yenny Ginori Dijo:

    AL VIVIR EN UN MUNDO CON PENSAMIENTOS VARIOS E IMAGINACIONES INMENSAS ES DE SUPONER QUE ALGUN INDIVIDUO PUDIERA IMAGINAR COMO HABRIA SIDO LA MAGESTUOSA CULTURA MAYA… A TI AMIGO QUE LEES TE INVITO A SABER SELECCIONAR MEJOR LA HISTORIAS QUE QUEREMOS VER PARA OPINAR Y NO VENGAN A PROMOCIONAR HISTORIAS QUE DENIGRAN NUESTRA ESCENCIA CULTURA…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras