Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Así es el Mundo
Eduardo García Gaspar
12 diciembre 2007
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El hombre hablaba de manera categórica, narrando cuestiones con absoluta seguridad. Su tema, el desempeño de uno de los obispos católicos mexicanos. La crítica era dura, muy severa. Contaba detalles específicos de historias internas que prevenían de una fuente también interna a la que tiene acceso.

No escribo los detalles porque no he escuchado en otro lado de la historia, pero debo suponer que hay algo de cierto en lo que dijo y que ese obispo no es lo ejemplar que se espera de un personaje en esa posición. Hasta aquí no tengo problemas, pero sí los tengo con la conclusión a la que ese hombre llegó. Según él, la Iglesia Católica está podrida en su interior.

Obviamente él no sabe de momentos peores, como cuando los Borgia dominaban el papado. En fin, todo lo que deseo hacer es refinar un poco más lo que creo que es un error de razonamiento: que un obispo, un sacerdote, o varios de ellos tengan conductas muy lejos de lo ejemplar no es una situación de la que pueda concluirse que ya esa iglesia de nada vale. Concluir esto es como pensar que deben cerrar las escuelas de contaduría pública porque unos contadores han cometido fraudes.

No es mi ambición defender a esa iglesia, sino señalar una manera de razonar que me parece es incorrecta. Ni usted ni yo podemos decir que los gobiernos de nada valen porque en ellos han estado personajes de la calaña de tantos corruptos o tantos incapaces.

¿Existen ministros religiosos reprobables y de conductas dañinas? Negarlo sería tonto. Más aún, nuestros días no son los únicos que han presentado estos casos, que son de siempre. No debe extrañar que existan casos de personas reprobables, ni dentro de las iglesias ni fuera de ellas. Así es nuestro mundo, uno dentro del que la maldad existe y es causada por acciones humanas.

Pero igual que hay acciones malas, también las hay buenas y ellas son en general la mayoría. Hay cantidades enormes de ministros religiosos que son ejemplares, igual que de miembros de otras instituciones que también lo son. Ver sólo lo malo ayuda para resolver problemas, pero no es el panorama total ni el real.

Un juicio como el de ese hombre yerra en otro sentido, el de la confusión. No es lo mismo la jerarquía eclesiástica de una religión que toda su iglesia. En la concepción católica, la iglesia somos todos los católicos con Cristo como cabeza y si muchos de nosotros realizamos acciones malas, eso no anula al resto. Los sacerdotes son importantes, mucho, pero no son toda la iglesia. Si los mismos fieles fallan, lo mismo sucede con los sacerdotes. Que entre ellos existan conductas reprobables es un fenómeno humano, desafortunado, pero inevitable.

Si ese hombre, como lo dijo, no desea estar dentro de una iglesia en la que existe un obispo como el que describió, la verdad es que tiene una idea muy inexacta de lo que es una religión como la católica. Ese obispo no es la iglesia. Si el busca la institución perfecta a la que pertenecer la verdad es que no encontraría ninguna y tendría que verse forzado a dejar de trabajar en la empresa a la que pertenece… pues tampoco en ella todos son ejemplares. En ninguna lo son.

Mi punto es enfatizar que el encontrar a un sacerdote que haya cometido faltas serias no puede ser un motivo de aseveraciones tan drásticas y contundentes, aunque sí es motivo serio de preocupación y tristeza. Es decir, los juicios extremos y radicales en este caso y en muchos otros no son ni aconsejables ni exactos. No puede decirse que por los fraudes de algunos empresarios todos deben desaparecer, ni que por los abusos de algunos sindicatos todos ellos deben cancelarse.

Mi gran temor, uno de los más grandes que tengo, es el de los juicios superficiales que llevan a conclusiones extremas. Acepto la historia de ese hombre, aunque no la pueda corroborar, pero eso no puede llevar a conclusiones tan extremas como el creer que todo el catolicismo está podrido. Es un non sequitur de los clásicos. Y lo que me preocupa de todo esto es que tengo la impresión de que este tipo de juicios extremos sea un hábito nacional.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Así es el Mundo”
  1. Diego Paucar Dijo:

    Me parece que la gente ha llegado a esa conclusión por el ejemplo que ustedes han y están dando al mundo. Y no me refiero a lo de la pedofilia especificamente. Ésto último ha nacido de algo más profundo: desunion casi completa en la iglesia e hipocresia en los ‘altos cargos’ eclesiásticos. Por sus obras los conocereis, y lo dijo a quienes lo conocían a El y a sus Palabras…no digo más.Aclaro, me considero cristiano, sólo cristiano.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras