Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Confianza Ciudadana
Leonardo Girondella Mora
24 abril 2007
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


Tomo datos de encuestas de Consulta Mitofsky y comento sobre ellas —sobre los resultados de mediciones de confianza en las instituciones, como le llama el reporte reciente que utilizo ahora.

• La medición de confianza incluyó instituciones que van desde las universidades, la iglesia, el ejército, los medios, hasta los partidos políticos, los senadores, los diputados y el presidente —me concentraré en las instituciones políticas.

• De entre la presidencia (6.8), los diputados (5.4), los senadores (5.6) y los partidos (5.6), el primero de ellos es el mejor evaluado y se encuentra en la parte media baja de la tabla. Diputados, senadores y partidos políticos ocupan los últimos lugares y eso ha sido un patrón consistente desde que la medición se reporta en julio de 2005.

• Todo el aparato gubernamental estudiado es reportado como de muy escasa confianza. Los resultados menos bajos son los de la suprema corte (6.7) y la presidencia (6.8) —partidos, diputados y senadores son los peor evaluados en términos de confianza.

• En eso están de acuerdo hombres y mujeres, gente de todas las edades y de todo nivel educativo, rurales y urbanos y de todos los niveles de ingreso —pero los partidarios del PRD tienden a dar resultados aún más bajos que los partidarios de partidos contrarios.

Los datos de la encuesta pueden ser vistos en PDF y de ellos pueden sacarse conclusiones más allá de los datos.

Desconfianza ciudadana

De todas las instituciones estudiadas emerge un patrón, las gubernamentales generan una confianza muy escasa, especialmente diputados, senadores y partidos políticos. La presidencia y el poder judicial tienen posiciones superiores pero menores a los de otras instituciones como las universidades, los medios en general y la iglesia.

Más aún, el ejército (8.0) y la iglesia (8.2) están entre los primeros lugares. Sin duda, el gobierno mexicano está dentro de una crisis de confianza, o quizá mejor dicho de credibilidad. Y las peores de las opiniones las sostienen los partidarios del PRD, quienes confían más que el resto en la iglesia o el ejército que en los partidos mismos.

Una investigación similar fue realizada por Grupo Reforma —el ejército y las iglesias también estuvieron en los primeros lugares de confianza, la presidencia y el judicial en la parte media y en el fondo los partidos, senadores y diputados. La misma historia confirmada por dos lados y que apoya una de las ideas sostenidas en esta página: la inconveniencia del socialismo, lo puede demostrarse por medio de lo siguiente:

• Las autoridades muestran ser poco merecedoras de la confianza del ciudadano.

• El socialismo eleva las funciones y responsabilidades de los gobiernos.

• Por tanto, el socialismo pide confiar al ciudadano en las instituciones de las que más desconfía.

El fundamento del socialismo es el incremento de las funciones de un gobierno, con variaciones que pueden ir a extremos muy marcados —pero que están fundamentados en colocar más responsabilidades en los gobiernos. Hacer eso, sin embargo, enfrenta un problema irresoluble: significa colocar funciones y responsabilidades en los gobernantes, personas en las que no se confía. El socialismo, por tanto, propone confiar en quien no se confía.

García Gaspar escribió en enero de 2006 que las plataformas socialistas tienen

“… varios problemas serios. Quizá el mayor de sus problemas es que en este mundo no hay ángeles… porque el problema de los gobiernos grandes es que son manejados por personas y las personas tienen defectos y sucumben a tentaciones… Los riesgos de un mal manejo gubernamental son mayores conforme crezca el tamaño del gobierno. Ésa es la realidad y es por ello que quienes saben de teoría política se inclinan por gobiernos limitados. Y es que de por sí, los gobiernos tienen mucho poder y si ellos crecen, colocarán más poder en más manos de gente con defectos… La posición del PRD es ésa, la de querer un gobierno más grande, con más poder y con mayores facultades para intervenir en la vida de los ciudadanos”.

Y lo que es la vida, según la encuesta, los perredistas que son los que sostienen que el gobierno debe crecer haciéndose responsable de la felicidad de los ciudadanos, son precisamente quienes menos confían en diputados, senadores, presidente, partidos —gran paradoja.

&&&&&&

ADDENDUM

Podría argumentarse que el socialismo entonces sería viable en el caso en el que los ciudadanos tuvieran índices elevados de confianza en sus gobernantes. Sin embargo, el principio central sigue vigente: para implantar medidas socialistas debe presuponerse que los gobernantes serán siempre personas de la más alta moralidad —creer que eso puede llegar a tenerse es en extremo infantil.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras