Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cultura y Creencias
Eduardo García Gaspar
23 marzo 2007
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cultura es nuestra forma de pensar. Eso dijo una persona a la que escuché hace tiempo tratando de aclarar una de esas palabras que todos utilizamos y pocos pueden definir.

Creo que hay algo de razón en esa definición, al menos en ese sentido, el de tener una manifestación en la manera de pensar que las personas tenemos.

Cultura es algo acumulado en la sociedad, producto de la suma de ideas personales de actualidad, pero más importante, de muchos años atrás.

Cultura sin tradición es impensable: cultura debe hacernos pensar en historia y lo que ella ha dejado en la actualidad en cada una de las personas que forman a la sociedad. Quizá sea algo como los rasgos comunes que con variaciones tenemos los humanos.

Y si lo anterior es cierto, entonces una buena parte de la cultura tiene que ver con nuestras ideas, actitudes y creencias.

Ninguna persona por separado puede crear los elementos suficientes de la cultura, pero un cúmulo enorme de ellos se ha creado con contribuciones pequeñas. Y esa cultura al final tiene una utilidad práctica diaria: es una herramienta que permite entender al mundo.

Dentro de ella, por tanto, se comprenden las acciones humanas, desde las más pequeñas hasta las mayores, dando explicaciones a realidades específicas.

Por ejemplo, en buena proporción la cultura puede explicar la pobreza y el subdesarrollo. Si acaso en alguna sociedad la cultura es laxa en su reprobación de la corrupción, o en ella prevalecen el fatalismo, el miedo a lo nuevo, o el machismo, esa comunidad tenderá a ser menos rica que otras con ideas contrarias.

Lo que digo no es nuevo. La asociación íntima entre las creencias de una cultura y su prosperidad es un tema de muchos años.

Si acaso en una sociedad predomina la desconfianza entre sus habitantes, allí habrá menos oportunidades de prosperidad que en la que acontezca lo contrario. Si en alguna cultura de comparten fuertes sentidos de honestidad y respeto a la ley, entonces allí habrá más posibilidades de mejorar.

El asunto bien vale una segunda opinión por las consecuencias que tiene en nuestras vidas.

Sin duda la cultura así vista, tiene impacto en nuestro bienestar. Es otra manera de decir que las ideas que tenemos nos afectan y lo hacen más allá de lo que solemos pensar. Sí, todas esas ideas abstractas que vemos como inútiles, en realidad nos afectan la vida diaria.

Alguien ha mencionado que si acaso en una sociedad prevalece la envidia por encima de la admiración del éxito ajeno, allí habrá menos probabilidad de crecer y prosperar. Es cierto. Quien envidia la fortuna de un tercero tendrá una actitud diferente de quien la admira y desea lograrla por él mismo.

La cultura, desde luego, nos provee con una explicación de la realidad y sobre eso nos establece reglas de comportamiento que son deseables o que no lo son. En este sentido, creo sinceramente, una cultura sin fundamentos religiosos se torna en extremo débil y sujeta a inestabilidad.

Es decir, no creo que una cultura atea pueda sobre vivir tanto como lo hace una que incorpore elementos religiosos.

Las grandes explicaciones de nuestra vida no las puede dar una cultura sin religión. ¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Que sentido tiene nuestra vida?

Preguntas como ésas, necesarias partes de una cultura, no tienen respuesta humana definitiva. Más aún, esas respuestas nos dan principios sencillos que guían nuestros actos, por ejemplo, con obligaciones como las de los 10 mandamientos… accesibles a todos, desde las mentes más primitivas hasta las más refinadas.

Mi punto es, al final, destacar a la cultura como una variable de consideración en el bienestar material. Es decir, creer que la adopción de las políticas económicas correctas de mercados libres es suficiente para crecer, es un error monumental.

Del mismo tamaño que creer que teniendo una democracia todo será resuelto. Las amplias libertades de nuestros días necesitan un sentido y un significado.

Mucho de ese sentido viene dado en la cultura, donde debemos reconocer que existen formas de pensar que no son propicias al crecimiento y donde también hay maneras de pensar que desperdician a la libertad.

Para prosperar, mucho me temo, es necesario también examinar la cultura… de seguro nos podrá explicar, por ejemplo, algunas de las razones por las que México no crece como debiera.

POST SCRIPTUM

• Un libro clásico sobre el tema es el de Harrison, Lawrence E (1985). UNDERDEVELOPMENT IS A STATE OF MIND : THE LATIN AMERICAN CASE. Lanham, MD. Center for International Affairs, Harvard University and University Press of America. 0819146854. De esto existe un resumen en Subdesarrollo mental.

• La mención del sentimiento de envidia como factor de subdesarrollo está en Sheaffer, Robert (1988). RESENTMENT AGAINST ACHIEVEMENT : UNDERSTANDING THE ASSAULT UPON ABILITY. Buffalo, N.Y. Prometheus Books. 0879754478. De esto hay un resumen en Moral del resentimiento.

• La idea de la religión como guías necesarias de conducta es de Tocqueville y existe un resumen en Brújulas de la mente.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras