Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Del Rollo a la Realidad
Eduardo García Gaspar
5 junio 2007
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El alegato es esperado, el que ve la superficie y no más. El Universal reportó que “Cada vez es más frecuente que en México las empresas utilicen diversas figuras jurídicas para simular sus relaciones laborales… la práctica se resume en evitar o eludir las cargas tributarias y sociales, especialmente el pago de prestaciones y las cuotas patronales al IMSS, SAR e Infonavit”.

El tema fue resumido por Javier Lozano, secretario del Trabajo: “Consideró urgente regular el outsourcing, ya que so pretexto de que se contrata a una tercera empresa para hacer un servicio, los patrones dejan de ofrecer a sus empleados beneficios inherentes a la contratación como son las prestaciones de ley”.

También está el punto de vista opuesto. “Edmundo Escobar, de Rolling Personnel, comentó que las empresas outsourcing en México ‘están legalmente constituidas y pagan a sus trabajadores todas las prestaciones de ley y cumplen sus obligaciones’”.

En medio de esas posturas, desde luego, está la verborrea con las expresiones acostumbradas. “Enrique Aguilar Borrego, presidente del Congreso del Trabajo (CT)… [dijo] que los patrones cometen abusos en contra de sus trabajadores… Fernando Salgado Delgado, representante de la CTM [dijo que lo] que están haciendo es lucrar con los derechos de los trabajadores [y] van en contra del espíritu social del sindicalismo mexicano”.

Quitando la paja populista de la discusión, lo que tenemos frente a nosotros es algo sencillo: una forma de reducción de costos, no diferente en esencia a la que se podría tener usando máquinas más eficientes.

La ley laboral mexicana, se sabe, es costosa y obstaculiza la creación de empleos, por lo que se usa un instrumento por el que esos costos artificiales se reducen hasta donde es posible.

No es malo reducir los costos de las empresas. Después de todo eso provoca una reducción de los precios y con precios más bajos todos vivimos mejor. Quien exija elevaciones de precios de insumos argumentando que eso es de beneficio en realidad está diciendo algo tonto: que si los precios son más altos se vivirá mejor.

Nadie protestaría por causa de una mayor eficiencia en la producción. El problema aquí es que se trata de cuestiones laborales, que afectan a personas. La preocupación es muy natural y admirable.

Pero el problema, mucho me temo, no se entiende correctamente. Por ejemplo, se cree que una alta indemnización por despido protege al trabajador, pero en realidad los lastima: obstaculiza la creación de empleos al elevar el costo del trabajo. El resultado de una alta indemnización por despido es menos empleos creados.

Estamos frente a una herramienta que ha permitido reducir los costos de creación de empleos y, por eso, los ha creado en mayor cantidad de la que hubiera sido posible sin ellos. Es decir, retire usted la facilidad de usar procesos de outsourcing y elevará el desempleo. No son cuestiones ideológicas. Son leyes de nuestro mundo y no hay manera de evitarlas.

¿Quiere usted elevar en empleo y tener empleos mejor pagados? El remedio es conocido, hay que facilitar la apertura y el crecimiento de las empresas, que son las que crean los empleos, y darles regulaciones sencilla y escasas.

Eso creará demanda de trabajo y tenderá a subir el salario… con una muy posible consecuencia, los más preparados tenderán a ganar más que quienes no lo sean. Y entonces, el problema de fondo surge de inmediato.

Para tener más ingresos se debe estar mejor preparado dentro de una situación en la que existe creación de capital, que es lo que nos hace productivos. Puesto de otra manera, si se pretende tener prosperidad por decreto, con leyes y reglamentos, que por ejemplo prohiban el outsourcing, lo que se logrará es simple de prever, menos empleo y productos más caros.

No propongo que se violen las leyes, ni que se evadan ilegalmente impuestos. Sólo afirmo que ante una situación artificial y miope, se han encontrado formas para crear empleos que de otra manera no existirían. Lo que hay que desmantelar no es la creación de empleos por nuevas formas, sino las estructuras que dañan esa creación.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras