Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desaparición del Problema
Eduardo García Gaspar
16 julio 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en:


El tema es caliente en ambos países, el de la emigración de mexicanos a los EEUU, convertidos en ilegales allá. Problema de los dos países sin duda y serio en verdad.

En México, se ha tratado de manera equivocada al centrar la atención en el debate que sucede en los EEUU tratando de influir en él. Lo que en México debería debatirse es otra cosa totalmente.

Lo que debía discutirse es la serie de condiciones que son causa de la emigración. Y una de esas causas, que he mencionado antes, es la ley laboral mexicana mucho más paternalista con el trabajador que la de los EEUU.

¿Ha producido la ley mexicana beneficios a los trabajadores del país? No, claramente no. Debe cambiarse con urgencia. Y ese debate es el que importa, no lo que sucede en los EEUU sobre su ley de inmigración.

Recientemente, un comentario de Robert M. Dunn Jr., profesor de economía de la George Washington University, añadió un elemento adicional: el problema desaparecerá a la larga para convertirse en un vago recuerdo. La razón: una tasa de crecimiento poblacional en México que ha caído fuertemente. Llegarán los años en los que México no tenga suficientes jóvenes en busca de trabajo, ni aquí ni en otras partes.

Las cifras del censo mexicano confirman la historia, al igual que las del Banco Mundial. En, por ejemplo, la tasa de fertilidad, se tenían 3.3 niños por mujer en 1990 y esa cifra llegó a 2.1 en 2005, el nivel de reemplazo que mantiene en números constantes a la población.

El reporte del más reciente censo indica que “La tasa de crecimiento promedio anual de la población ha continuado disminuyendo, de 2.06% en el quinquenio 1990-1995, a 1.58% entre 1995 y el año 2000. El ritmo de crecimiento demográfico entre 1990 y 2000 descendió en la mayoría de las entidades con excepción de Colima, Puebla, Chiapas y Oaxaca”.

Conforme eso suceda, la demanda de trabajadores será presionada por una menor oferta y eso significa mayores ingresos, es decir, menos presión para emigrar. En realidad, podría darse una gran escasez de trabajadores en ambos países, EEUU y México, donde esa caída en la fertilidad ha sido muy marcada.

El fenómeno es común en los países que son fuente de emigrantes ilegales a los EUU. La explosión demográfica que preocupaba tanto en los años 60 como el calentamiento global ahora, ha resultado lo opuesto de lo esperado.

No soy partidario de hacer pronósticos y no sé exactamente qué sucederá. Nadie lo sabe. Pero lo que sí podemos proyectar es el efecto de esa tasa menor de crecimiento poblacional. Llegarán tiempos en los que nuestra población no crezca y se estabilice y envejezca.

Pero sí soy partidario de la preparación para enfrentar eso que sí sabemos que sucederá, poniendo presión en los mercados de pensiones, trabajo, servicios de salud y otros. Debemos intentar prevenir y estar preparados.

En resumen, tenemos dos cosas que atender. Primero, examinar las causas que producen la emigración de México a otros países y esas causas son internas, producto de políticas gubernamentales torpes. Segundo, considerar que el problema es temporal dadas las cifras demográficas. Temporal en el largo plazo, porque aún así requiere que se revise eso que causa la emigración.

Cuando alguien emigra incurre en un costo que calcula como inferior al beneficio que logra con el cambio. Sea profesionista o campesino, el emigrante piensa que estará en una mejor situación al emigrar. Es decir, el sitio al que se emigra posee una serie de condiciones que el emigrante valora y que no se posee en su lugar de origen: un estudio de la emigración debe comenzar por conocer qué es eso que se valora en otras partes.

Y una vez armados con ese conocimiento se puede tratar de recrear esas mismas condiciones en el lugar de origen. No es física cuántica. Simple sentido común. Y esto, mucho me temo, llevaría a varias conclusiones.

Una de las principales sería la de que nuestra ley laboral no sirve para lo que fue creada. Habría sido de mayor beneficio para los mexicanos tener una ley laboral similar a la del país al que mayoritariamente emigran.

Otra conclusión, creo que inevitable, es el fracaso de los sindicatos: lo que sea que ellos han hecho en el país de nada ha servido para cumplir con su función.

Al final, la emigración ilegal hacia los EEUU es algo temporal, lo que no es temporal es el problema del desarrollo


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras