Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Deseos de Año Nuevo
Eduardo García Gaspar
31 diciembre 2007
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La Navidad y el comienzo de un año nuevo tienen varios efectos claros en los estados de ánimo. Uno de ellos es el de la mejora personal. Deseamos quitarnos malos hábitos y adoptar buenos. Ansiamos mejorar. Esperamos hacerlo. En el fondo, todo es un deseo de liberación. Mejorar es liberarse de las cosas que juzgamos indebidas, de las que nos esclavizan.

Este sentimiento de libertad es un rasgo humano no encontrado en otra criatura. No puedo imaginarme a un perro deseoso de libertad como la quiere el humano. Un perro querrá correr en amplios espacios y quitarse la cadena que lo ata, pero más allá de eso no comprende el sentido de la libertad para mejorar. Ningún perro, por ejemplo, tiene la noción de establecer un sistema de votaciones en las decisiones de la jauría.

El humano, en cambio, ansía la libertad para ser lo más humano posible, lo que lleva a la idea de conocer más de la libertad. Ningún perro ha escrito nada al respecto, pero sí los humanos. En esencia la libertad es como el despojo de las cadenas que nos atan, igual que al perro. Pero son otras cadenas. Libertad es poder ser en la máxima expresión posible y por eso son despreciables los sistemas sociales que limitan ese potencial.

Pero, ¿liberarse de qué? Supongo que la mejor manera de expresar esto es decir que ansiamos liberarnos de lo que nos impide ser. ¿Ser qué? ¿Lo que queramos? No, porque entonces sería admisible y loable la persona que quisiera ser, por ejemplo, un ladrón. Su liberación sería poder robar sin ataduras. Más bien, la libertad es poder ser humanos en su máxima expresión, lo que significa contestar la pregunta de qué es un ser humano.

La respuesta cristiana es universal y está expresada en eso de poder liberarse de dos cosas, el pecado y la muerte. No está nada mal la repuesta, incluso para los que no son cristianos. Lo que aquí se encierra es algo muy profundo: somos seres libres y pensantes, dos cualidades que necesariamente van juntas. Podemos decidir, usando la libertad entre mantener esa libertad o encadenarnos perdiéndola.

Cuando con libertad cada persona decide mantener su libertad, ella se mantiene humana. Cuando decide encadenarse, pierde su humanidad. Es fácil de ver esto en el caso de quien es glotón y se encadena a los placeres de la comida en exceso. Podemos con libertad decidir atarnos, por ejemplo, a las últimas modas, a los bienes materiales, a la pereza, a lo que usted se le ocurra. Pero también podemos con libertad decidir seguir siendo libres y sin ataduras a cosas como ésas: mantenernos humanos, es decir, libres como humanos, atados sólo a nuestra naturaleza.

Esa es la libertad de la que se habla en el cristianismo. No es la libertad sin límites de la que se suele hablar justificando el derecho a hacer lo que nos venga en gana, porque lo que se nos puede venir en gana no necesariamente es humano y puede atarnos indebidamente. Libertad, en otras palabras, es realmente el optar voluntariamente por hacer lo que debe hacerse y lo que debe hacerse es eso que nos mantiene como humanos.

Y mantenerse como humanos es lo que está en el fondo de los deseos de año nuevo, incluso en los que se proponen bajar de peso, o hacer ejercicio. Todo eso es en el fondo un deseo de libertad, como el del que se propone dar más atención a sus hijos, que en realidad es un deseo de ser más humano: liberarse de lo que no lo es para serlo más.

Este es el punto de la columna, el señalar que en los propósitos de año nuevo se expresa un sentido de mejorar y que esos deseos en realidad son ansias de libertad para mantenerse como humano siendo congruentes con nuestra naturaleza. No se comprendería un propósito de año nuevo que fuera el de comer en exceso o no hacer ejercicio o el de dejar de ver a la familia.

En esos propósitos de año nuevo se encuentra siempre un deseo de libertad, de quitarse las cadenas que amarran a algo indeseable. Por mi parte, entonces, lo que mejor puedo desearle es libertad que para usted por decisión propia decida ser más humano.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras