Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dieta Infalible
Eduardo García Gaspar
17 abril 2007
Sección: SALUD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue reportado en la prensa mexicana (Grupo Reforma) el caso de una niña de 9 años cuyo peso es de 82 kilos. Se trata de obesidad extrema, el doble del peso normal para su altura y que por eso sufre hinchazón en piernas y pies.

Según la fotografía del reportaje, la madre tiene un problema similar, aunque no tan extremo. Ignoran la causa del sobrepeso.

En otro medio (El Universal) se trató otro tema, el de la extrema delgadez. Fue el mismo día 10 de abril. Se dijo que

“la anorexia y la bulimia… afectan a entre 1% y 5% de la población mexicana joven, donde 95% son mujeres… La anorexia, según datos de la Secretaría de Salud, es uno de los trastornos de la alimentación más frecuentes entre el sector femenino: nueve de cada 10 son mujeres entre los 12 y 25 años”.

Dejo a los especialistas el análisis médico de las causas de tales trastornos. Ellos son los que más saben. Pero sí puedo acudir al mero sentido común para hablar del tema. Y pocas cosas mejor que lo dicho por un médico hace muchos años. Me dijo, “Estás pasado de peso y debes bajarlo. No te pongas a dieta. Come entre semana una dieta normal, balanceada, y el fin de semana puedes excederte algo. Entre comidas nada de nada”.

No está mal el consejo y su sabiduría me fue confirmada por una secretaria, también hace tiempo. Pasada de peso, ella acudía a una dieta después de otra, sin resultados. Quería milagros, pues no importando la dieta, ella seguía comiendo entre comidas diversas golosinas. Así no se puede bajar de peso.

Es como el caso del que come el doble de galletas de las que tienen la mitad de calorías y se sorprende de no reducir su peso.

En otro lado leí que los expertos se pasan del límite y que usan gráficas que no reconocen la estructura individual de las personas, unas más corporales que otras. Entonces piden demasiado a quienes no deben adelgazar más allá de lo que su propio cuerpo pide.

En fin, el asunto es uno, me imagino, al que se le ha visto más complicado de lo que es. Y, más aún, se ha convertido en una fuente de negocio para dietas y productos ligeros.

Un médico, amigo mío, me dijo un día, “¿Quieres adelgazar de verdad? Come menos, tres cuartas partes o menos de la ración normal. Come variado e incluye vegetales. Pero sobre todo, no comas entre comidas, nada. Y haz eso por meses. Si no da resultado, venme a ver”. Esto y lo que decía el otro doctor dan dos pistas muy razonables: nada entre comidas y comida variada.

En otras palabras, la gordura está en la mente y es una cuestión de voluntad el adelgazar. Y esto lleva al otro problema, el de la delgadez excesiva y enfermiza que tan de moda se ha puesto. Desde luego, el primer remedio propuesto es el de la intervención estatal, no diferente al del remedio de la gordura: prohibir ciertos alimentos, prohibir talla cero, prohibir modelos esqueléticas y otras prohibiciones más.

Desde luego debe haber problemas somáticos independientes de la voluntad de la persona y que merecen tratamiento médico. Lo que trato de apuntar es que razonablemente puede decirse que muchos de esos problemas corporales son problemas de voluntad, de fuerza de voluntad. Me recuerda el caso de un hombre que llamó a un programa de radio.

Uno de esos programas de consultas psicológicas por teléfono en los que todos pueden enterarse con morbo de los problemas ajenos.

El hombre explicó que no podía mantener noviazgos por largo tiempo. La razón: era en extremo celoso y llamaba para que le recetaran una medicina que le quitara los celos. No sé si existe tal remedio, pero los celos se curan de base por voluntad propia, fuerza de voluntad.

Y eso me lleva a la idea que bien pienso que vale una segunda opinión: en busca de remedios mágicos dejamos de ejercer la voluntad, eso que nos dice que no debemos hacer algunas cosas.

Y con una voluntad amortecida, sin fuerza, se emprende la búsqueda de la dieta mágica, de la píldora milagrosa, la que nos adelgace o nos engorde o nos quite los celos o que haga lo que nosotros nos negamos a entender como un acto propio que es nuestra responsabilidad.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Dieta Infalible”
  1. MARIA ELENA RODRIGUEZ Dijo:

    Mi segunda opinión (la “filosófica”) es que vivimos en una época que parece regirse por el principio del placer. Las renuncias cada vez son más difíciles. Mi primera opinión (la de una simple mamá) es que nos equivocamos cuando hacemos hasta lo imposible por evitarles incomodidades a los niños, privándolos así de un entrenamiento para la privación, la frustración, la renuncia, la incomodidad, el displacer, el sacrificio. Todo esto lo van a tener que vivir, tarde o temprano.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras