Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Economía y persona
Eduardo García Gaspar
27 junio 2007
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Mi afición por las cuestiones económicas, aunque no soy un economista, viene de muy atrás. De cuando en mis estudios universitarios cubrí materias sobre la psicología del consumo, en un plano muy disciplinado. Es admirable cómo ambas ciencias de parecen, aunque la Economía, sin duda, es más ambiciosa.

A lo que voy a a tratar un tema fascinante: la conducta de nosotros los humanos. Ante todo, creo, ésa es la materia prima de la Economía para tratar de explicarla y entonces mejorar nuestro saber. Esto contrasta fuertemente con la percepción común del economista, a quien se suele ver como un ser cuya misión en la vida es pronosticar cosas como crecimiento del PIB y tasa de inflación.

Esa percepción es errónea y en parte, ella deriva de la afición de algunos economistas por el uso de modelos predictivos. No digo que no deban intentarse, pero sí digo que reducir la acción humana a modelos matemáticos es demasiado limitado.

Al fin y al cabo, esta ciencia no nació así, sino de la observación de nuestras conductas por parte de personas con un muy fino entendimiento, como los Escoláticos Tardíos que pueden ser vistos como los originadores de la Economía.

Más aún, el padre oficial, no real, de la economía era un filósofo, un moralista, observador agudo de la conducta humana, y un escrito un tanto desordenado, como bien lo prueba su libro de 1776.

Adam Smith en realidad escribió un estudio del comportamiento humano , como lo hiceron otros antes yendo más allá de cuestiones económicas. Por ejemplo, tiene un capítulo en el que trata el comportamiento de fieles de diferentes religiones en diferentes lugares. Y esto es lo que creo que bien vale una segunda opinión.

Lo que quiero sostener es que la Economía nos provee con conocimientos que van bastante más allá de lo que usualmente pensamos de ella. Otro ejemplo, el estudio de la criminalidad por parte de economistas y cuyas ideas son de gran ayuda para entender al criminal y así combatirlo con mejores resultados. Todo, porque al final, el criminal es un humano que piensa y actúa de acuerdo a principios que la Economía ha descubierto y usado.

La cosa llega a tal nivel que algunos libros que son catalogados como de Economía podrían ser fácilmente vistos como filosóficos. El de Acción Humana de Mises es uno de esos casos: no sólo abarca la economía tradicional, sino que se expande a política y comportamiento humano en general.

Con una ventaja, la unidad central de análisis es la persona individual, la que piensa y es libre, un enfoque extremadamente superior a los de ciencias como la Sociología que pretenden usar como unidad de análisis a colectividades. Y es que al final una sociedad, por ejemplo, es la colección de acciones personales y no de una acción colectiva.

Más aún, es mi entender que esta ciencia nos provee con ideas que son básicas en nuestra vida, como la idea de costo de oportunidad: eso que perdemos cuando tomamos una decisión cualquiera, como comprar un coche o ir de viaje o contraer matrimonio. Como los principios de oferta y demanda y como el gran concepto de los incentivos que consideramos al actuar. Estas y otras ideas, nos vuelven mejores en nuestras vidas.

Durante las elecciones pasadas, un economista me comentó que de haber sabido un poco más de economía los ciudadanos habrían votado de manera diferente a como lo hicieron. Es decir, conocer siquiera unas pocas ideas que los economistas han descubierto nos hacen mejores ciudadanos, especialmente al evaluar las decisiones de nuestros gobernantes.

Me dijo que con un poco más de Economía en los ciudadanos, especialmente en los medios de comunicación, podrían haberse evitado crisis económicas o haberlas reducido. Y fue enfático al mencionar que eso incluía a los empresarios, cuyos conocimientos de Economía, dijo, dejan mucho qué desear. Tiene un buen punto mi amigo, especialmente cuando habla de cosas como controles de precios, salarios mínimos, planeación económica y demás absurdos.

La Economía es, a mi entender, una gran ciencia, accesible, divertida, ingeniosa e inteligente, que va mucho más allá de la percepción popular que ve a los economistas como pertencientes a la categoría de adivinadores del futuro. Se han convertido en filósofos de nuestro tiempo, con una ventaja, la mayoría de ellos piensa con los pies pegados a la tierra.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras