Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Mágico Día 98
Eduardo García Gaspar
14 marzo 2007
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En la capital de México se está dando una situación en realidad crucial. Se trata de una legislación local que libera la posibilidad de abortar justificándola como un logro de la mujer. Entre las organizaciones que apoyan esto hay una por demás curiosa, la llamada Católicas por el Derecho a Decidir, que es tan absurda como una toalla que sólo puede ser lavada en seco.

De los partidos existentes, seis de ellos apoyan la ley que permitiría que una mujer aborte a un bebé de máximo catorce semanas de embarazo por la mera decisión de la madre, si es que ella juzga que el bebé podría ser un impedimento a “su proyecto de vida”.

Así de simple. Y se trata de un paso adicional a los dados antes en esa ciudad.

La historia comienza hace unos seis o siete años, con otra ley, la que legalizada el aborto en casos de violación, peligro serio de la madre, malformaciones severas del bebé e inseminación no voluntaria. Tiempo después hubo algunas modificaciones que en esencia mantuvieron esas causales. La nueva ley incluye como causal de aborto legal la decisión de la madre, si es que en su criterio se afecta su proyecto de vida.

La argumentación a favor es la de las frases usuales: derechos reproductivos, parte de la equidad de género, un paso adelante en el reconocimiento de los derechos de las mujeres y la basura común en estos casos.

Porque si a hablar de derechos nos vamos, tendríamos que considerar los del bebé, que también los tiene y como en otros casos, hacer compatibles los derechos de todos… porque al final de cuentas, yo no puedo matar al que sea que piense yo que altera mi proyecto de vida.

Si alguna vez se ha exaltado el egoísmo, no creo que haya sido más que en esta situación, cuando simplemente sería legal matar a una persona indefensa porque se piensa que ella altera un proyecto de vida que en cualquier momento puede cambiar por iniciativa propia. Y no creo que haya duda de que es el producto de mentes con un panorama muy reducido, el de creer que sólo se tienen derechos y que las obligaciones no existen.

Seamos lógicos. Todos tenemos derecho a vivir y eso representa la obligación del resto de los humanos a respetar esa vida. No puede aplicarse esa obligación a un animal salvaje, ni a un virus, pero sí a las personas.

Un derecho siempre equivale a una obligación. Vivir en un derecho natural, propio del ser humano y que nos impone obligaciones, tantas que en las leyes de los gobiernos los daños a las personas son castigados.

Ése es el principio central, legal, moral, religioso. Por lo que debemos preguntarnos qué es lo que hace que algunas personas piensen que sí puede matarse a alguien, violando ese principio de derecho legal y natural. No creo que pueda encontrarse una razón válida para hacerlo. Piense usted una posibilidad, la de matar al hijo de 19 años porque obstaculiza el proyecto de vida de los padres porque el costo de sus estudios es grande.

Desde luego en ese caso aplica la ley y sería considerado un asesinato claro, lo que nos lleva a especular sobre la posibilidad de que la variable que diferencie a un hijo de otro sea la edad. Los hijos ya nacidos, según los proponentes de la ley, serán respetados y su asesinato no se legalizaría incluso a pesar de que la madre lo desee. Bien, ahora vamos con los hijos no nacidos aún.

Obviamente el asesinato que desea legalizarse se refiere exclusivamente a los bebés no nacidos y no al hecho de que sean dependientes de otro, pues también lo son los hijos de cualquier edad, casi. Pero, según esa ley, sólo es posible matar a los bebés que tienen catorce semanas o menos en el vientre materno.

La pregunta a hacerse es por qué a esa edad y no otra. ¿Pasa algo extraordinario en el día 98 en una hora exacta para que ese bebé pueda ser matado antes?

Es decir, el peso de la prueba recae en quienes proponen esa ley para justificarla estableciendo sin lugar a dudas que antes del día 98 no se es un ser humano, pero que en cierto momento, exacto al minuto, ese bebé ya es un ser con derechos, pero no unos segundos antes.

Demostrar eso, mucho me temo, es imposible. Y es así que se recurre a la basura usual, como la de derechos reproductivos para violar un derecho humano en un ser indefenso, no diferente en realidad del que tiene 15 semanas en el vientre o fuera de él.

POST SCRIPTUM

• La paradoja es asombrosa. Si se acude a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se ve que las mujeres pueden acusar a otros de

“negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia [celos], insultos, humillaciones, devaluación, marginación, desamor, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas”.

Pero al mismo tiempo, la mujer en el DF podría hacer algo mucho peor, matar a un bebé, si afecta su proyecto de vida.

• yoinfluyo.com, dio la siguiente información:

“Durante el 2003, se registraron 1,334 defunciones que representó el 0.63% de los decesos totales de mujeres (3) por causas vinculadas al proceso del parto, esta cifra por si sola ya es menor a la manejada por los legisladores, sin embargo, solo el 6.4% de las muertes, está relacionada con el aborto espontáneo (aquel que ocurre de forma natural 50%) y con el aborto inducido (aquel que es provocado por terceros 50%).

Esto significa que el número de mujeres que murieron a causa del aborto inducido es de 43 contra los 3,000 que dicen los asambleistas que existen anualmente. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, por cada 100 mil abortos ilegales en el mundo, se registran mil muertes, esto representa el 1%. Si 43 mujeres murieron en México en el 2003 y estas representan el 1 %, el total de abortos realizados sería de 4,300 contra 1.5 millones con los cuales pretenden sustentan la información nuestros asambleistas.

Hay instituciones como Gire, que todavía exageran más la información, indicando que el 17.8% de las mujeres en edad reproductiva han interrumpido su embarazo, lo cual representaría en teoría 5 millones de abortos, porcentaje que es arbitrario pues tampoco está sustentado”.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras