Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
En la Cuerda Floja
Eduardo García Gaspar
10 diciembre 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en:


Es un clisé más o menos repetido que los grandes cambios que se piden y realizan provienen de las personas que están en las partes superiores de la sociedad, en ingresos y en preparación. Es es sus mentes donde se fraguan las ideas que podrían cambiar a la comunidad; mentes de personas con ingresos al menos satisfactorios y capacidad mental.

Si eso es cierto, quizá también lo sea lo opuesto. Las personas en los otros segmentos de la comunidad no generan las ideas, pero las siguen viéndose influidos por personas que no conocen y a las que no han leído. Las personas en las más bajas escalas de la comunidad tal vez sean esas que más necesitan los cambios propuestos por los de arriba y esos que están en medio es posible que muestren renuencia a las ideas propuestas.

Hay algo, entonces, de conservador en las clases medias, de querer dejar las cosas como están. Me parece que pensar así es positivo y que este conservadurismo será un buen contrapeso a las ideas extremas en las que pueden caer los de arriba. A lo que voy es a defender, por el papel que juega, al conservadurismo.

Las ideas generadas por la elite de los más preparados y menos preocupados por la vida diaria, suelen ser las más aventuradas y extremas; las que piden los cambios más atrevidos y revoluciones que llegan a pedir la destrucción de lo existente con la promesa de un mundo futuro mejor. Estas ideas las encuentra usted en Marx, lo mismo que en Hitler, en Comte, o en Lenin. Y también en las utopías que describen sociedades perfectas en las que las personas han dejado de ser los seres llenos de defectos que ahora existen.

Desde luego, esos utopías, sean fantasiosas o serias, son reales revoluciones que destruyen lo actual y prometen lo imposible, ante lo que terminan peor que antes o en el mismo lugar en el que empezaron. Han pedido un cambio total para al final terminar en el mismo lugar. Esos que están en medio, generalmente criticados por poseer mezquinos intereses y moral burguesa, son en todo esto un gran freno a los sueños desenfrenados de las revoluciones propuestas.

Para realizar cambios deseables que mejoren nuestro bienestar tenemos dos perspectivas o enfoques, con una gama enorme de posibilidades intermedias. De un lado, están los grandes revolucionarios que solicitan no sólo cambiar, sino destruir todo lo anterior a lo que consideran un freno a sus propuestas. Esta visión de las cosas no suele darse cuenta de que ella está sostenida precisamente en todo lo anterior y que destruirlo es igual a caer con todo ello. Es como estar en el piso 20 de un edificio y para renovarlo pedir que sean destruidos los 19 pisos más bajos.

De otro lado, en una posición conservadora extrema están las propuestas que se oponen a los cambios, que prefieren mantener el status quo. No es una visión realista pues ignora a la acción humana, que cambia a las cosas independientemente de la voluntad de las personas.

Para implantar esta visión estática, pero también para realizar la del cambio total, es necesario un poder tiránico que las fuerce. En medio de esas dos visiones hay posiciones más razonables que aceptan los cambios, las innovaciones y las nuevas ideas, sin irse a los extremos y esta posibilidad es uno de los beneficios de la democracia, el de poder realizar cambios sin necesidad de destruir lo anterior.

Y es gracias a los que están en medio que pueden contenerse en un sano límite los deseos revolucionarios de otros, al mismo tiempo que estos pueden frenar las ganas de permanecer sin cambios que preferirían tener los de en medio. Mi punto en esto es señalar que somos personas que viven en precarios equilibrios con los que es peligroso jugar. Equilibrios entre la nada y el caos.

Y entre esos dos extremos nos movemos en equilibrio, no diferente al que camina por la cuerda floja en un circo. Para México esto es claro, porque además de esa cuerda floja está en una delicada transición, que es cuando más precaución debemos tener evitando que existan personas que quieren hacernos perder el equilibrio. Por una razón o por la otra.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras